Top
Inicio | Principesa de Preslav
fade
6396
home,page-template,page-template-blog-standard,page-template-blog-standard-php,page,page-id-6396,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.6,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Carta de un conductor de BMW

Querida Principesa,

Es por todos los que leemos tu blog sabido, que no siempre mucha empatía por los que tenemos un BMW en nuestro poder. Te escribo estas líneas para que comprendas lo que se siente conduciendo un BMW y puedas llegar a entender por qué creemos que la carretera es nuestra. Porque no te equivoques, ¡es nuestra!

¿Y por qué? Pues por esto:

Crean un BMW propulsado por la prepotencia del conductor (El mundo Today)

Mejor BSO – semifinal – Star Wars vs Gladiator

Hace un par de semanas poníamos en marcha la votación de la primera semifinal y Superman se imponía a Indiana Jones por muy poco. Esta semana tenemos otra vez a John Williams, con Star Wars y a Hans Zimmer con Gladiator. Una semifinal épica entre dos grandes bandas sonoras: la más laureada de la historia del cine y una de las más vendidas de la historia del cine.

Estamos a un paso de la gran final y el vencedor de este duelo se enfrentará al súper héroe más poderoso (según hemos sabido por un reciente estudio realizado durante 7 años. Verlo aquí) de todos: Superman.

Así queda el cuadro:

El momento en el que el final de curso conlleva regalos

Estamos con los últimos coletazos antes de que termine el curso y eso se traduce en una palabra: regalos. Y me pregunto, ¿por qué? ¿Por qué esa obsesión casi desesperada de los grupos de padres y madres por celebrar el final del curso haciendo regalos a los y las maestros de sus vástagos?

Cuando yo era pequeña (A long time ago in a galaxy far far away) y se acercaba el final del curso, teníamos clases de manualidades dónde le hacíamos un detalle a la maestra. A ver, poniéndome en la piel de dicha maestra, me preguntaría qué coño hacer con treinta “objetos” hechos de papel, cartón y purpurina. Todos sabemos dónde terminaban la mayoría, sino todos, de ellos.

Quizá se me esté yendo la olla, pero estoy totalmente en contra de los regalos al personal docente al finalizar el curso.

Madrefuckers II: educando con un mando a distancia

Antes que nada me gustaría decir que el otro día me comporté como una madrefucker y vengo aquí a confesarme para redimirme y poder empezar de nuevo. Si no sabéis qué es una madrefucker, en este post de aquí lo explicaba. Para los que ya estabais al día del asunto, aquí mi confesión:

El otro día estaba tan cansada que deseé que terminaran las vacaciones de Semana Santa para que volviera el colegio.

¡Ya lo he dicho!

La sensación me duró un par de días. Durante esos días, coincidió una larga racha de berrinches por parte de la cría (totalmente justificados si tenemos en cuenta el cambio de rutina y alguna crisis de crecimiento y mocos y tos y malestar general), dormir como el culo (porque no conseguía conciliar el sueño), cabreo y alguna otra cosa más que me tenía completamente agotada.

El Rey León 2: hay segundas partes que no son necesarias

El auténtico y genuino Rey León se estrenó en 1994. Después, como fue un éxito de taquilla y crítica y su banda sonora ganó un Oscar y después decidieron hacerlo musical (que a su vez fue otro auténtico éxito y llena todas sus actuaciones en Broadway y desde hace seis años en Madrid) decidieron seguir dándole a la palanca de generar dinero y decidieron hacer el Rey León 2.

Sin embargo, para la secuela no debían tener el mismo presupuesto y mucho menos interés, que en la primera y os voy a decir por qué.

Por cosas de la vida a mi hija (2 años y medio) le encanta El Rey León y por desgracias de la misma vida, su favorita es la segunda parte porque está enamorada (todo lo enamorada que se puede estar a esa edad) de Kobu, el protagonista. Sus ganas de verla en bucle, del mismo modo que suena Despacito en la radio, me han convertido en una experta en la película y hoy voy a destrozarla para vosotros.

¿Te gusta nuestro Instagram? ¡Pues vente!