Carta abierta a los ancianos del pueblo

posted by Principesa de Preslav 5 noviembre, 2015 7 Comments

Sí, ancianos, ustedes saben quienes son. Ustedes saben a lo que me voy a referir porque llevan 10 meses acosando a mi bebé en su carro, con premeditación y aburrimiento, porque creen que, junto con el descuento en el bonometro, el calendario gratis del banco y observar las obras y dar consejos; es un derecho inalienable del anciano.

Es a ustedes a quienes escribo este post para pedirles, por favor, que dejen respeten el espacio vital de mi hija cuando pasea dentro de su carro y no tiene opciones para defenderse de sus ataques. No somos un servicio municipal para su entretenimiento.

Actualmente, puedo recomendarles una serie de obras que se están llevando a cabo en el pueblo donde podrán dar órdenes a los obreros para licuar más el cemento, colocar mejor una viga o simplemente recordarles que lo están haciendo todo mal.

Sé que son muchas horas de auto-entretenerse y que en la primavera y el verano se les hace larga la espera hasta que empieza la película de vaqueros en la ETB o 13tv.

carta-abierta-a-los-abuelos

Están deseando que llegue el otoño y apuntarse al imserso (aunque este año esté complicado) y evadirse de la rutina del pueblo. Lo sé. En Benidor o Canarias no habrá muchos bebés a los que asustar y volverán con ganas de aleccionar a una madre con los procesos de crianza llevados a cabo en 1936.

Si se aburren en la cola del supermercado y ven dormir a un bebé, no es necesario que se le acerquen hasta que note su respiración en la cara. No quiere ser despertado como usted cuando echa la siesta viendo el Tour. Esto es también aplicable al metro, la espera en un paso de cebra con semáforo o cualquier punto donde se detienen a esperar junto a un capazo o silla de bebé.

Y algo que pensaba que no haría falta decirles: SI UN BEBÉ SE ECHA A LLORAR CUANDO LE GRITAN, es que no quiere oírles gritar. Y no, no conocen ningunas técnica especial o remedio de la abuela para que un bebé deje de llorar o se tranquilice. Es tan sencillo como retroceder, meter las manos en los bolsillos y alejarse.

Aviso especial a los tocones

Voy a intentar decir esto lo más sutilmente posible: ¡¡ NO SE TOCAN LOS BEBÉS AJENOS !!

A sus nietos y biznietos pueden tocarlos hasta desgastarles la piel, pero aunque vean a otros coetáneos hacerlo, NO SE DEBE HACER. El hecho de haber vivido una guerra no implica que tengan carta blanca a hacer lo que les plazca los largos años que les quedan de saludable vida (aunque se empeñen en quejarse todo el tiempo). Así que no se extrañen si una madre, se vea obligada a soltarles un manotazo al ver que alargan ese brazo suyo para tocar a un bebé. A mí personalmente, no me va a temblar la mano a la hora de cachetear cada mano arrugada que quiera llegar a rozar la piel de mi hija.

¿Acaso les da por acariciar adultos de 40 años? (No me respondan a esto ahora, viejos perversos) Si no lo hacen (que espero que no) piensen que un bebé es un adulto, un ser humano como otro cualquiera que, salvo que le una a usted algún lazo de sangre o amistad, NO VA A QUERER QUE LE TOQUEN DE NINGUNA MANERA.

Atentamente,

Principesa de Preslav.

PD/ Nos vemos por el pueblo.

Puede que te guste también...

7 Comments

Con Ñ d Cariño 6 noviembre, 2015 at 11:43 pm

Jijiji, hay algunos que son cansinos los pobres!!!! Yo se lo digo a mi madre, que ya está en esa edad de gritar y ver obras, que no los toque ni les grite. Jijiji

Reply
Principesa de Preslav 6 noviembre, 2015 at 11:47 pm

Yo ya he dado un par de manotazos y lanzado miradas laxantes

Reply
5 momentos en los que decir basta 23 noviembre, 2015 at 12:04 pm

[…] poco escribí una carta abierta a los ancianos del pueblo, pero en realidad es perfectamente aplicable a todo ser humano que hace lo que le da la gana ante […]

Reply
Maria 27 abril, 2016 at 10:34 pm

Jajajaj como siempre genial!!
Yo añadiría más. Estamos todos los días diciéndoles a los niños que no hablen con extraños. Situación: parada del autobús, esperando, viene una señora mayor y ya empieza con sus preguntas: ¿y como te llamas? ¿Cuántos años tienes? ¿Como se llaman tus hermanos? Etc, etc, etc…. A ver señora, que no quiero que mis hijos hablen con extraños, aunque tenga pinta de abuelita adorable.
Y también los que estarán todos los días diciéndoles a los nietos que no cojan nada de extraños. Situación 2 (real): jugando en la calle, se acerca un señor y le da a uno de los tres una piruleta, a lo que contesto:”no, no, muchas gracias “. El señor insiste, y yo insisto. ¿Que hizo el niño? Coger la piruleta.
Si… Más de una vez he pensado en abrir dos perfiles: ” madres de grupo de wassap petardas que…. ” y “viejis pesados que …”.
Muy divertido el post.
Gracias!!

Reply
Principesa de Preslav 27 abril, 2016 at 10:52 pm

¿Y los que ofrecen caramelitos a los pequeños? Coño, tu haciendo lo posible para que no coman esas cosas y no se atraganten y zasca! Alguien le ofrece algo que no debe comer.

Reply
Natalia 27 abril, 2016 at 11:30 pm

No puedo parar de reirme. Es tal cual lo explicas. Imaginate en el pueblo con el carro gemelar que es un pedazo de trasto que llama muchísimo la atencion…y yo con las capotas hacia atrás para que les de el solecito en la cara y las viejecitas bajando las capotas para que no les de…creo que voy a imprimir tu carta y pegarla en todos los árboles y postes que vea jaja

Reply
Principesa de Preslav 28 abril, 2016 at 8:47 am

Es que el carro gemelar es como un tanque y a los mayores les llama mucho la atención un tanque.
Besos!

Reply

Leave a Comment