Top
Cosas archivos | Página 4 de 4 | Principesa de Preslav
fade
3
archive,paged,category,category-peripecias,category-3,paged-4,category-paged-4,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.6,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

El momento de la mudanza II: la casa de tus pesadillas

Los que leísteis el anterior post de la serie ya sabréis de qué va esto. Si hay algún rezagado, aquí tenéis el link al post anterior.

Probablemente todos habréis oído hablar de los programas de Divinity sobre casas y lo más seguro es que algunos de vosotros estéis enganchados a La casa de tus sueñosTu casa a juicioLos invendiblesVender para comprar… seréis de este grupo de viciados si ya sabéis que Vancouver es más caro que Toronto y que en Canadá siempre quieren un concepto abierto, isla en la cocina, acabados de primera calidad (nunca vitrocerámica, siempre gas) y casas con personalidad pero gigantescas y modernas y en su barrio.

Ahora les ha dado por las tinyhouses (que para los que tenéis inglés tipo Emilio Botón, significa minicasas). En este programa lo habitual es ver a familias con casoplones de 300 metros cuadrados preguntándose cómo debe ser vivir con los metros justos (o como un español medio) y al final terminan cagándose en todo porque no pueden ni ponerse de pie en la ducha. He visto episodios en los que la tinyhouse ha terminado teniendo 80 metros cuadrados.

En resumen: para un canadiense, una mini casa viene a ser lo que nosotros soñamos tener.

El momento de la mudanza I: el origen

Si lo hubiera producido Hollywood tendríamos a Hans Zimmer arañando violines mientras amanece en mi pueblo y se abre el plano para descubrir una pila gigante de cajas de 72 litros de Leroy Merlin (3,95€/unidad). La voz de Don LaFontaine anunciaría: creían que podrían con ello, no pensaron que fuera para tanto, cuando el tiempo se te echa encima, cuando has perdido toda esperanza, cuando descubres que tiene una tira de calcetines desparejados en el fondo de un cajón que no has abierto en 2 años…

El 8 de marzo y las mujeres

Es 8 de marzo y si el otro día hablaba de minimismos contra los hombres hoy toca hablar de las mujeres. Es una de estas cosas que siempre me he repetido, convencida de que son cierto: la forma de acreditar que no se ha terminado con algún tipo de discriminación o que aún se debe recordar un asunto, es que tenga un día internacional. Si tenemos un Día Internacional en contra de la explotación infantil, es que sigue habiéndola aunque los medios de comunicación sólo lo mencionen una vez al año.

En el caso del Día Internacional de la mujer, es obvio, a pesar de los avances que se han conseguido en muchas sociedades modernas, que mucho más por hacer para que la igualdad entre hombres y mujeres sea una realidad en todo el Mundo.

No quería hacer un post recordando cuáles han sido los avances y qué camino nos queda por recorrer sino hacer mención a algunos aspectos de nuestra vida cotidiana donde son las propias mujeres las que entorpecemos el avance a otras mujeres.

¿Te gusta nuestro Instagram? ¡Pues vente!