Crianza con desapego III: llevar el bebé siempre encima

posted by Principesa de Preslav 11 abril, 2016 24 Comments

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Hace tiempo desde la última vez, pero esta semana tenemos nueva entrega de Crianza con desapego. Sí, amigos, esta sección donde desgrano la llamada crianza respetuosa que se basa en las 8Bs y que tantos quebraderos de cabeza me da.

En anteriores entregas hablé del colecho y de los lazos afectivos. ¿Lo recordáis?, si no es así, tenéis los links un poco más abajo donde os recuerdo los 8 pasos que debéis seguir para realizar una crianza basada en el respeto. Yo, como soy vasca y tal, sólo he cumplido con uno de los 3 puntos vistos hasta la fecha y encima con ( * ), así que vengo a ser la vergüenza de la crianza respetuosa. ¡Qué se le va a hacer!

Recordamos en qué consiste la crianza con apego por si hay algún despistado en clase. Se basa en 8Bs (del inglés) que son las siguientes:

Todavía estamos en ascuas intentando adivinar en qué consiste “Ambos”, pero para eso tenemos que esperar al punto 8, porque hoy tratamos: llevar el bebé encima. Solo como nota personal, deciros que si en algún sitio hay que llevarlo, mejor encima que debajo, por lo que pueda pasar.

Llevar el bebé encima

Antes de empezar permitidme hacer referencia a las fotografías que ilustran el artículo que sigo para esta sección. Me recuerdan a esas fotos que salen cuando metes “aseguradoras” en Google y te sale gente súper feliz que para nada pensarías que necesitan tener un seguro de defunción, ¿verdad?. Pues esto es igual, la gente que practica la crianza con apego es tan feliz que cuando camina escuchan violines y eso se contagia a sus bebés. Seguro que todos ellos duermen de fábula y colechando.
A alguno le llevará a confusión, que es lo que suele pasar cuando te venden algo tan genial sobre el papel, que al probarlo te das la ostia padre.

Resultado de imagen de mujeres porteando bebes en el trabajo

Gisele siempre va con su bebé a cuestas y no tiene problemas para trabajar

Esto es lo que dice el artículo sobre llevar el bebé encima:

Llevar al bebé encima: se considera que allí donde más tranquilos están los bebés es al cobijo de su madre o su padre y por eso se promueve el uso de portabebés, fulares o sistemas para que los bebés estén con sus padres, como se ha hecho toda la vida, y no en un cochecito, que en realidad son un invento reciente.

Y ya me chirrían cosas, pero es porque soy una escéptica y no por otra cosa. Seguro que a vosotros os parece todo muy normal (y ya sabéis que a mí la palabra “normal” me produce resquemor). Pero decir que como se ha hecho toda la vida, me parece demasiado decir. Porque si se refiere con “toda la vida” a desde que existe la vida en este planeta… pues teniendo en cuenta que en los inicios sólo había amebas y las amebas probablemente no colechaban, ni daban pecho (porque no eran mamíferos) y, me juego el cuello, a que no entablaban lazos afectivos con sus vástagos… la afirmación cojea.

¿Sabéis qué más cojea? que si ese “toda la vida” se refiere a los años 80, debo decir que se haría así en otras comunidades autónomas porque lo que es en Euskadi, íbamos todos en cochecitos. Cochecitos ingleses para ser más exactos, de esos que no se podían doblar fácilmente para meter al coche o que pesaban una tonelada. Así íbamos y nada de en brazos de nuestros padres o porteados en fulares y mochilas.
Si se refiere a otros mamíferos, entonces me callo hasta cierto punto. Bien es cierto que los monos portean a sus crías hasta que éstas se valen por sí mismas y los marsupiales llevan a sus crías dentro hasta que se emancipan (esto no es posible con los humanos porque hablamos de una media de 30 años para emanciparse de los padres), pero para de contar. ¿Habéis visto a las aves portear y a un león? y esto poniendo sólo un par de ejemplos.

Resultado de imagen de chimpances madres hijos

He de decir que adoro a los monos y los simios porque les tengo un respeto terrible al ser nuestros ancestros (los simios) (foto de guiainfantil.com)

Esta imagen bien podría servir para el análisis de los lazos afectivos.

Decir que los cochecitos son un invento reciente también es jugar con la relatividad del tiempo. Si que son recientes con respecto a cuando se inventó la rueda, por ejemplo, pero más que un asunto de tiempo, me parece que es un tema más dirigido a las sociedades en las que nos criamos. Si vas a África (siempre tengo que mentar África en esta sección) seguramente lo más habitual sea no ver carritos de bebés y verlos a espaldas de sus madres (más que de sus padres, me atrevería a decir), sin embargo, en Europa diría que lo más habitual es ver carros para los críos, aunque sí que es cierto que mucha gente portea (lo cual me parece fantástico)

Es curioso, pero en mi pueblo veo más porteo con el segundo bebé que con el primero y se debe, la mayoría de las veces, a la facilidad que implica poder hacerse cargo de ambos.

Los bebés que van en brazos o en portabebé se sienten más tranquilos, pueden incluso dormir por más tiempo (precisamente porque se sienten seguros) y tienen más ratos de vigilia tranquila, que ayuda a su desarrollo: como no tienen que preocuparse de peligros que no entienden pueden dedicarse de aprender de su entorno y de nosotros, observando y escuchando cuanto sucede a su alrededor.

He de decir que este artículo es una mina de oro. Se ve que mi hija sabe perfectamente donde ha nacido porque es capaz de dormir en cualquier parte y se puede pegar siestas de hasta dos horas en su silla (no en mis brazos, donde siempre se despierta mucho antes).

Os tengo que decir que horrorizada me hallo de pensar por qué calles pasea el autor del artículo cuando usa el carrito de bebé. Será que mi pueblo es muy tranquilo y mi hija no tiene que preocuparse de los peligros que entraña ir en carrito. Porque una cosa os digo, estos peligros desaparecen todos cuando los llevamos en brazos. Y cuando va en silla, como le ponemos una capucha negra porque no queremos que nadie la vea, se pierde todo lo que la rodea. ¡Es una vergüenza! ¡Qué malos padres somos! ¿en serio? pero si sentados en sus carros los críos ven todo lo que les rodea.

Recordad: en el carro rodeados de peligro, fuera de él, a salvo. Lo recordaré para el próximo Call of Duty.

No tengo nada contra el porteo

Faltaría más. Es más, lo confieso, cuando la niña creció un poco y queríamos más libertad de movimiento para nosotros y para ella, le compramos una mochila Thai para llevarla con nosotros a pasear etc. ¡Fue un fracaso! ¿Por qué? pues por lo que vengo contando desde que empecé el blog, mi hija es muy suya para las manos y la cabeza. No se las toques allá te corten las manos y si encima la colocas apretujada contra tu pecho, la has liado parda. A ella le gusta ir libre, por mucho que eso entrañe peligros varios.

Pero por si alguno tiene dudas de las ventajas de llevar al bebé encima, he encontrado un artículo de una marca donde no tienen reparos en listar todo lo que podéis hacer si porteáis (vais a flipar de lo útil que es):

  1. Leer un libro
  2. Peinarte
  3. Escuchar música
  4. Maquillarte
  5. Fregar el suelo
  6. Ordenar los armarios
  7. Comer
  8. Responder tus emails
  9. Cepillar a tus animales
  10. Sacar el lavavajillas

¿Queréis saber las otras 40? pues aquí tenéis la lista.

Ya es que peco de mala leche, pero no me digáis que las que están en negrita no son cosas que estáis deseando hacer. ¡Gracias al cielo que todo eso y mucho más se puede hacer gracias a las mochilas ergonómicas! ¿Qué haríamos sin ellas? ¡Oh wait! que también lo puedes hacer dejando a los críos en la cuna o mientras duermen o juegan en el parquecito del salón. ¡Qué locura! ¿No os entran ganas de coger una de esas aún sin tener hijos para ser capaces de hacer todas esas cosas?

Igual es como el cable de aprender de Matrix, te enchufas la kangarunga y ya sabes coser, hacer punto o crochet.

Cuando se saca de quicio

Ya sé que la sección tiene ironía para parar un tren, pero cuando se desató la polémica por Bescansa llevando su bebé al Congreso, una publicación muy conocida escribió un artículo al respecto y después publicó en su Facebook unos cuantos ejemplos más de mujeres que llevaban al trabajo a sus hijos. Después de las quejas esas fotos y el post fueron eliminados, pero como soy una profesional, os voy a poner ejemplos similares a los que ponían en Bebés y Más (el post se borró después de las quejas y no hay galería de fotos)

Resultado de imagen de mujeres porteando bebes

En el caso de la publicación que os comento, eran más imágenes y todas ellas protagonizadas por mujeres trabajando en condiciones bastante extremas en campos de arroz, labrando o cargando objetos. Todos salvo la ejecutiva, que como veréis no es una foto real sino de fototeca (en el post también lo era) y donde lo artificial echa por tierra cualquier argumento de que llevar el bebé porteado al trabajo sea lo mejor.

No sé a vosotros pero a mí, poniéndome seria, cualquier referencia a civilizaciones donde las condiciones laborales son precarias y donde no tienen más opciones que desempeñar esos trabajos llevándose a sus hijos para defender el apego me parece una aberración.

Y si hablamos de la ejecutiva: yo soy informática, trabajo con mi portátil y el día que tuve a mi hija sobre mis piernas trabajando, tecleó más código que yo en una semana (lleno de errores) y me invirtió la posición de la pantalla dándole la vuelta.

En resumen

Recordad que hagáis lo que hagáis bien hecho estará si a vosotros y vuestros hijos os funciona.

Puede que te guste también...

24 Comments

Maria 11 abril, 2016 at 9:28 am

Como siempre tus post me alegran las mañanas, y más de un lunes gris.
Los míos mayores son gemelos así que en silla doble todo su primer año y medio de vida. Pero la peque como no teníamos silla individual y me regalaron un foular de porteo decidí probar y he de decir que me encantó, me encantaba llevarla, traerla, apuchurrarla conmigo, … Intensificando los lazos afectivos que dicen se intensifican con el portero. El primer día que me incorporé al trabajo según llegaba a casa iba con la emoción de pensar que mi niña me estaba buscando, después de 4 meses pegada a mi….. Metí la llave en la cerradura, la emoción me embargaba… ¿Y qué es lo que dijo mi niña al entrar yo? PAPÁ!?! SIIII igual que los otros dos, papá!!!
Así de triste es mi vida… 🙁 pero bueno, no lo cambiaría, la verdad que la experiencia me gustó, pero efectivamente para gustos… Los colores.
Gracias por la alegría mañanera!

Reply
Principesa de Preslav 11 abril, 2016 at 9:31 am

jajaja mi hija empezó pronto a decir ama… yo toda emocionada hasta que descubrí que para ella “ama” es todo y todos. QUe vamos por la calle y ve una señora, la llama ama; a su padre, lo llama ama también. Todo Dios es ama.
¡Pero lo divertido que es!
Un beso y ánimo con el lunes

Reply
Maria 11 abril, 2016 at 11:29 am

Ay maja…. Es que desde que me fui de Deusto… Lo he intentado pero no paso de mamá… Cada vez que vamos a casa de mis aitas cuando estamos en el parque: MAMA!!! Pues claro, todo el parque mirando… Jajajajajjajaaj
Buena semana y arriba con ese ånimo!

Reply
Principesa de Preslav 11 abril, 2016 at 12:35 pm

Pues parece tontería eh, pero aquí más de uno se le gira la cabeza que parece que se desnuca al escucha “mamá” o nombres que no son en euskera. En fin 😀

Reply
Principesa de Preslav 11 abril, 2016 at 12:53 pm

Por cierto, Consorte es de Deusto de toda la vida. Hasta que le he hecho irse a mi pueblo jejeje… el matriarcado vasco, que tira mucho.

Reply
Maria 13 abril, 2016 at 9:05 am

Pero qué malota que sois Principesa! Mira que sacar de la República Independiente de Deusto al Consorte…. Angelito!
Buena semana

Principesa de Preslav 13 abril, 2016 at 10:49 am

A 20 minutos de Deusto vive ahora el pobre

Montse morte 11 abril, 2016 at 1:18 pm

Muy bueno!! Cuando el Cucu era más bebé si use mucho el fular y me fue de maravilla, pero ahora parece que le gusta más ir sentado en su carro. Como dices la clave de todo esta en hacer lo que funcione mejor!! Un abrazo!!

Reply
Principesa de Preslav 11 abril, 2016 at 1:19 pm

¡Hay que tomárselo con humor! Un besote

Reply
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) 11 abril, 2016 at 2:09 pm

Esto es como todo, no quedarse en un polo. A veces porteo, a veces la dejo en su carro/parque; según mis necesidades y las suyas.

Pero sí, hay madres que se polarizan y se estresan en uno y otro polo.

Un beso guapa!

Reply
Natalia @mamadedosmasdos 11 abril, 2016 at 4:38 pm

Está claro que lo mío y el “apego” es una relación destinada al fracaso. Mis gemelas van en su carro…siempre y los mayores también han ido igual este donde este…en el pueblo o en un centro comercial y oye, raras que son mis niñas, porque es ponerlas en el carro y quedarse fritas. Con respecto a la lista de actividades que puedes realizar mientras porteas…sin palabras, no se si en la lista dirá también sentarte en el vater porque es lo que falta…con el niño hasta el infinito y más allá…En fín, un post estupendo como siempre (voy a tener que crear tu club de fans). Me encantan tus ironías y el buen rollo.

Reply
Enrique 11 abril, 2016 at 6:07 pm

Como con todos los puntos anteriores de la lista, lo importante es lo que dices al final: que cada uno se quede con lo que le sirve en su situación y con sus hijos. Y a ser felices.

Con respecto a que el cochecito es un invento «reciente», yo lo interpreto más en el sentido de que no hace falta volverse loco comprando, que se pueden hacer las cosas de muchas maneras y los niños no nacen con un sentimiento de vacío debajo del culo por no tener un carrito :). A lo mejor no a todo el mundo le merece la pena gastarse 1.300€ en una silla de paseo; las hay mucho más baratas y hay alternativas que ni siquiera son una silla de paseo. Se puede vivir muy feliz sin una, incluso.

Nosotros nos quedamos con lo mejor de cada cosa. Viviendo en una gran ciudad con una accesibilidad que a menudo deja mucho que desear, es un coñazo llevar una silla al centro en transporte público, por ejemplo. Nos limitamos a utilizarla para los paseos por el barrio, y cuando vamos al centro, porteamos. Y a veces la niña no quiere ir en la silla y a veces no quiere ir en la mochila; pues no pasa nada, se cambia de método de transporte, brazos incluidos, y todos contentos.

Y en nuestro caso, si no queremos vivir en un mar de gritos, portear sí nos ayuda a hacer muchas cosas en casa. La peque no es muy dada a quedarse contenta encerrada en un parque ni durmiendo siestas largas, así que la forma más práctica de hacer las tareas si estamos uno solo en casa es con ella a cuestas. Entendiendo la más práctica por la que menos dolor de cabeza nos produce, claro está. Perfectamente podríamos optar por escucharla gritar constantemente mientras fregamos los platos, pero preferimos escuchar la radio, jejeje.

Reply
Principesa de Preslav 12 abril, 2016 at 9:41 am

Enrique! Siempre vienes a desmontar mi humor forzado para dar alegria al post jajaja
Te diré que lo de los carros caros es como en el resto de cosas de la vida. Los hay quienes quieren lo mejor y creen que es un carro de 1000€ de marca y los que queremos lo asequible que no es malo y no te sablea (250€ de carro que no pesa, se dobla y aguanta de todo)
También creo que si hubiera tenido que moverme por una ciudad como Madrid el porteo habría sido lo mejor. En Bilbao tenemos opción de llevar carro.
Ahora que está aprendiendo a andar el carro solo lo quiere cuando esta agotada o quiere dormir.
Besos

Reply
Enrique 12 abril, 2016 at 10:58 am

Jajajaja, perdón. Es que normalmente coincido en un 80% de media con cada entrada XD. Aunque no estemos de acuerdo en todo, hay que tomarse las diferencias con humor y enriquecerse con ellas.

Reply
Principesa de Preslav 13 abril, 2016 at 8:39 am

Lo sé jajaja yo me lo tomo todo con humor por eso no te preocupes.
No podemos coincidir en todo, sobre todo si intento sacar chicha a las Bs a costa de reirme de ello.
Un beso y no dejes de venirte de visita!

Reply
El Papá Cavernícola 11 abril, 2016 at 9:36 pm

Pues yo he hecho las dos cosas y a partir de que empezó a andar ni carro ni mochila… Que prefiere eso de esquivar peligros, un amante de la aventura.
He de decir que tanto en carro como en mochila se ha dormido tan tranquilo y la mochila mientras quiera viene bien para ciudades complicadas como granada cuando estuvimos 🙂

Reply
Principesa de Preslav 12 abril, 2016 at 9:42 am

Depende mucho del bebé, la ciudad y la comodidad. Nosotros en Bilbao no tenemos problemas de accesibilidad, pero en Madrid no podríamos coger el metro con carro en la mayoría de transportes.
Un beso!

Reply
Mamá en Bulgaria 13 abril, 2016 at 8:24 am

Yo tengo dos mochilas de Kangarunga y me han venido genial. Las aceras de Sofía son una mierda y el carro se enganchaba cada dos por tres en las baldosas sueltas o inexistentes. Obviamente el porteo no es para todo el mundo, depende de cada persona, pero eso tampoco significa que sea malo ni que las que usamos mochilas portabebés seamos unas locas talibanas de la crianza con apego.

Reply
Principesa de Preslav 13 abril, 2016 at 8:38 am

¿Tienes kangarunga? Entonces puedes sacarnos de duda si nos dices si al ponértela has aprendido a coser, hacer punto y crochet 😛
Gracias por pasarte! Un beso!

Reply
Cyball Brigitte - Mami 507 24 mayo, 2016 at 1:42 am

¡Me ha encantado tu serie! Aunque hago algunas cosas de la llamada ‘crianza con apego’ las hago porque son convenientes para nuestra familia, no porque estén en una lista que hay seguir al dedillo. Sería interesante que quienes son fans, también apliquen el concepto de ‘respeto’ a quienes por una u otra razón no seguimos sus instrucciones.

Reply
Principesa de Preslav 24 mayo, 2016 at 11:00 am

Hola!
El tema está en que no se puede creer que alguien pueda seguir a rajatabla 10 pasos para saber si hace apego o no.
Me alegro haber recibido tu visita! un beso!

Reply
Crianza con desapego IV: el llano como lenguaje - Principesa de Preslav 26 mayo, 2016 at 12:39 pm

[…] Llevar el bebé encima […]

Reply
Papás casi primerizos 3 febrero, 2017 at 3:54 pm

Como siempre pasa, cada niñ@ es diferente de otr@y lo que a un@s les va bién a otr@s no. Para mí bendito porteo, porque mi hijo no aguantaba ni diez minutos en el carro, y menos encerrado en un parque. Y gracias al porteo hemos aliviado cólicos cuando era muy bebé, he podido hacer algo en casa, y no nos hemos partido la espalda; gracias al fular y luego a la mochila. Desde que anda, ni mochila ni carro ni ná… Pero vamos, el respeto o el apego es mucho más que porteo, colecho… Es atender a tu bebé cuando lo necesite y respetar los ritmos. Aunque el tono de humor que le das está muy bién

Reply
Principesa de Preslav 3 febrero, 2017 at 9:21 pm

Y yo me alegro de que fuera lo que os sirvió. En nuestro caso todo lo contrario porque la niña solo queria carro, nada de brazo.
Un beso

Reply

Leave a Comment