Cuando no se respetan los tiempos de cada niño

posted by Principesa de Preslav 30 junio, 2016 25 Comments

La semana pasada os hablaba de la reunión en el colegio. La primera toma de contacto con la AMPA y con los futuros tutores del aula de Infantil de 2 años. En esa ocasión os comentaba como los profesores nos habían dado una lista interminable de “sugerencias” que pedían fueran cumplidas para facilitarles el trabajo. De primeras, entiendo perfectamente que nos pidan que no vistamos a los críos con petos o con zapatos de cordones para facilitarles el vestirlos. Sin embargo, hubo cosas de la reunión a las que he dado vueltas que me llevan a reflexionar sobre el hecho de que no se respetan los tiempos de cada niño/a.

¿Queréis saber por qué?

La que había sido la tutora del aula de 2 años este curso, nos comentó la rutina de la clase. Nada fuera de lo normal salvo por algunas apreciaciones en las que incidieron mucho y que son las que me llevan a escribir este post:

En el comedor: todos tomarán comida sólida

Amparándose en que es una norma de Educación, nos comentaron que en el comedor de Infantil de 2 años sólo se servía comida sólida (salvo los contados purés que toquen en el menú). Se nos aconsejó, de no darles ya comida sólida, que aprovecháramos el verano para ir introduciéndola y estableciéndola como rutina en los críos. Podría parecer correcto, ya os digo que por amparo de Educación, sino fuera porque he descubierto que no es así en muchos otros colegios públicos.

Por supuesto no voy a valorar lo que se haga en los privados, pero si en los colegios públicos de otras zonas se da la posibilidad de adaptar la comida a la situación de cada niño, no entiendo por qué en nuestra escuela nos dicen que Educación les “obliga” a hacerlo así. ¿Es que pasa como con Sanidad, que cada uno aplica la norma como le da la gana?

Juguetes especiales y chupetes

Ay el chupete. Es el diablo en muchas religiones de la maternidad. Habréis escuchado que deforma el paladar, los dientes, que crea dependencia, que impide la adaptación a la lactancia materna. Para mí, para bien o para mal, es el mejor invento de la infancia temprana. Me la bufa si se me echan encima diciéndome que quizá por eso mi hija no se cogió el pecho (más que nada porque no tendrían ni idea de lo que hablan) o si me listan un decálogo de fatalidades que conlleva ese trasto. A mi hija le ayudó en su momento y, sin tener dependencia de él, a sus 18 meses sigue usándolo para dormir y calmar el dolor de los dientes o los berrinches.

No sólo usa el chupete, sino que tiene una gasita especial. Sí, no solo es petedependiente sino que también necesita su gasita para echarse la siesta o dormir. El amor que le profesa a esa gasa es tan incondicional, que me atrevo a decir que es el objeto que más ha besado y achuchado en estos 18 meses de vida.
Por suerte no tiene que ser siempre la misma y podemos limpiársela. Básicamente es así:

linus-blanket

Esa es la misma cara que pone ella cuando la ve y la coge

Total, ¿todo esto para qué? pues porque en la reunión nos dijeron que Infantil de 2 años es el único curso donde se permiten chupetes y jueguetes especiales. De hecho, a continuación lo que nos dijeron fue “tienen que acostumbrarse a estar sin ellos”. Y yo me pregunto ¿por qué? porque tienen que decidir en la escuela si ha llegado o no el momento de que las criaturas que tienen estos “vicios” los dejen aparcados. Y además, ¿es sencillo quitarle su gasita? ¿qué habría de malo en que la siguiera usando para dormir la siesta? La única respuesta que se me ocurre es la incomodidad que produciría en sus tutores (en exceso de trabajo)

He consultado a una amiga que trabaja en Infantil en una escuela concertada y me ha dicho que ellos no marcan los tiempos en los que los críos deben desprenderse de chupete y juguetes especiales y por eso me da rabia que en nuestra escuela hagan tanto hincapié en que esto DEBE ser así SÍ o SÍ. Realmente pienso que no se respetan los tiempos de los críos que se les quiere obligar a hacer que, quizá, no quieran hacer.

Retirada del pañal

Por supuesto este momento debe llegar, como todo en la vida, pero ¿por qué en la clase de Infantil de 3 años no se permitirán los pañales? Cuando hablamos de estos cursos hablamos de críos que no tienen por qué haber cumplido ni los 2 ni los 3 años.
Por ejemplo: mi hija es de diciembre y no tendrá los 2 años al comenzar el curso. Habrá niños que se lleven 11 meses con ella y 11 meses en estas edades es un mundo. En 11 meses pueden haberse acostumbrado a los sólidos, pueden haber dejado el chupete, pueden haber dejado el pañal una vez pasen de los 24 meses. Pero puede que no. Y ya volvemos al dichoso deber de comunicarnos que en Infantil de 3 años NO habrá pañal que valga.

Los mordiscos son euforia

Particularmente esto me dejó muy tocada. Tengo una niña que no ha crecido rodeada de primos ni hermanos (porque no los hay en la familia) y que sus vínculos con otros críos de su edad o similares, se han reducido a quedadas con amigos o cuando empezamos a ir al parque. Es bastante tímida y cuando sale de estar enferma, los críos vuelven a darle miedo. Todo lo que avanzamos en meses, lo retrocede en algunas ocasiones. No sabemos por qué, pero supongo que es parte de su personalidad y consecuencia de su entorno.

Por eso, cuando la tutora nos comentó que es normal que los primeros meses vuelvan a casa arañados y mordidos, pues me dio por preocuparme. Así somos las madres.
Puedo aceptar que un día la muerdan o arañen (que no saben controlar las manos), pero si me viene, una, dos, tres, cuatros veces mordida… lo siento señora tutora, pero me tendrá en el aula preguntando el por qué. Quizá esto también se deba a mi ignorancia.

Sea como sea, en el Facebook hubo una maestra que me dio una explicación a este tema: podéis leerlo todo aquí.

Soy plenamente consciente de que en un aula con 23 niños, dos tutores y una auxiliar, no se puede estar a todo ni evitando situaciones de este tipo constantemente. De ahí que haya comentado que podría aceptar que pasara un par de veces, pero si fuera una situación que se repitiera varias veces ya empezaría a preocuparme. Entiendo que los críos están desarrollándose, que algunos no controlan la fuerza, que no saben qué está bien y qué mal; pero supongo que, como en todo, habrá que empezar en algún momento a decirles qué está bien y qué no.
También entiendo que los maestros están para enseñar y los padres están para educar, por lo que no es responsabilidad de estos tutores educar a estos niños si son pegones (llamémosles así)

Aún así, insisto: si le muerden una vez y otra y otra, ¿cuándo tengo derecho a quejarme al respecto y pedir que se abra una investigación? (esto es una exageración, por supuesto) Es decir, me gustaría saber si le muerde siempre el mismo crío, si es jugando o no (que se sabe perfectamente) y, sobre todo, cómo evitarlo. Porque me vais a perdonar, pero yo no mando a mi hija al colegio para que la muerdan y esté acojonada todo el día. Que habrá situaciones y situaciones donde se producan esos mordiscos y ya la veo como reacciona en el parque ante manotazos, tirones y empujones (no amigables ni por sobre exaltación de la amistad)

Conclusión

La verdad es que partiendo de la base de que soy una ignorante de la maternidad más allá de lo que llevo a cabo con mi hija, que es básicamente seguir mi instinto y ver sus necesidades a medida que crece, me pregunto si esto es normal o si estoy exagerando. ¿Me podríais ayudar en este sentido? ¿Qué opináis vosotros?

Puedo llegar a entender que la comida sea sólida, aunque realmente si estás ofreciendo un servicio de comedor y se pueden dar casos en los que haya críos que aún no toleren bien el sólido (me da igual la razón), creo que deberían ser menos estrictos en este sentido. Sobre todo si me están diciendo que en otros colegios de la zona se otorga cierta flexibilidad en los menús.

Recuerdo una crítica feroz a David Beckham porque su hija de 4 años seguía usando chupete. Podéis leerlo aquí. Y claro, ya sabemos, esto es ma/paternidad y todo lo que se haga, más siendo famoso, es susceptible de ser juzgado y sentenciado sin ningún pudor. Así que digo yo, ¿basándose en qué concretamente se decide que no habrá chupetes a partir del aula de 2 años? ¿es por alguna recomendación de la AEPED? ¿es porque da menos trabajo a los tutores? ¿es por el bien de los críos?

Y lo que si no tolero es lo del jueguete especial. Yo estuve enganchada a la funda de mi almohada hasta no recuerdo cuando y mi pediatra jamás les dijo a mis padres que sería perjudicial. Además, debe haber algo en los genes familiares porque mi prima estuvo enamorada de un pañuelo que le acompañaba a todas partes hasta que lo destrozó. Os aseguro que es una niña bien normal. Entonces, ¿a qué esa obsesión por que les quitemos estos caprichos? ¿por qué?

 

Puede que te guste también...

25 Comments

Opiniones Incorrectas 30 junio, 2016 at 3:32 pm

A mi que soy de BLW se me hace rarísimo ver niños de 2 años a purés, la verdad.

Pero en general estoy de acuerdo, vaya puñetera manía de que quemen etapas rápido para la comodidad de a saber quién.

Besos, flor

Reply
Principesa de Preslav 30 junio, 2016 at 3:48 pm

Hola amor,

Mi hija come solidos ya, eso no me preocupa.
Me preocupa que parece que todo se quiere aplicar para favorecer el trabajo de los educadores y no es para eso para lo que se va a la escuela.
Por esa regla de tres que mis clientes se adapten a mí, que sino me estreso.
Besis

Reply
@_Nines - Angeles Martinez 30 junio, 2016 at 3:33 pm

Hola Principesa, soy educadora infantil de 0 a 3. Aunque hace tiempo que no ejerzo, creo que las cosas no han cambiado tanto desde que trabajaba. Creo que en la mayoría de los temas que has tratado hay una única explicación: reducir el trabajo en clase para las educadoras.
Sí que es cierto que recomiendan que el uso del chupete no se prolongue más allá de los 2 años para evitar deformaciones en el paladar y en los dientes, pero tanto lo de los juguetes especiales, la retirada del pañal y el tema de la comida sólida debería adaptarse al tiempo de los niños. Últimamente las escuelas infantiles, en vez de adaptarse a los niños, obligan a éstos a adaptarse al trabajo de los educadores y a la política de educación de la escuela. No sé cómo funcionará en Euskadi pero desde luego donde yo he trabajado lo normal es adaptarse al niño y no intentar forzar una conducta que desde luego no tendrá adquirida como la retirada del pañal. Luego nos extraña que los niños se traumaticen y o bien no quieran a ir a la escuela o la retirada del pañal se prolongue durante un tiempo innecesario cuándo sería mucho más fácil esperar a que el niño esté preparado y lo pida él.
Bueno ya me he enrollado bastante

Reply
Principesa de Preslav 30 junio, 2016 at 3:46 pm

Gracias por tu comentario.
Desde luego, lo ideal seria Que fuera así: adaptarse a los niños, por mucho que de más trabajo.
Entiendo lo del chupete y yo pretendo ir quitándoselo poco a poco, pero en el caso de la gasa, desde luego que no voy a forzarla de ninguna manera a dejarla.

Un beso!

Reply
Escondite de Mamá 30 junio, 2016 at 5:21 pm

Creo que es todo una cuestión de reducir tabajo. Es más sencillo que cada padre se las apañe en casa para quitar pañales, chupete e introducir sólidos que poner más personal de apoyo y ayudar a los peques a que poco a poco vayan adquiriendo ciertos hábitos y se vayan acostumbrando a otras cosas. Lo veo un poco cruel. Bastante difícil es el tema de la separación para encima quitarles todo lo que les tranquiliza.

Reply
Principesa de Preslav 30 junio, 2016 at 5:28 pm

Pero ojo, le tenemos que preparar un album de fotos para que si está mal se lo den y pueda tranquilizarse.
Yo son cosas que no entiendo y que me hacen plantearme muchas cosas y sentirme triste.

Reply
Escondite de Mamá 30 junio, 2016 at 10:12 pm

Poco a poco. La verdad es que en la mayoría de los casos sufrimos mas los padres que los niños. A veces esto nos crea la sensación de estar abandonando a nurstros hijos, pero en el cole se lo pasan genial. También t digo que las normas son muchas veces cuestion de cada maestro. Mis dos hijos mayores fueron al mismo cole y la seño de uno no tenia problema por ej en cambiarles si se hacían pipi y sin embargo la otra t llamaba para que los recogieras y la norma del cole era no cambiarles.

Reply
Principesa de Preslav 30 junio, 2016 at 11:18 pm

A ver que me entere: si se hacía pis llamaban a sus padres (vosotros) para ir a recogerlo, ¿eso has dicho?

Reply
Escondite de Mamá 1 julio, 2016 at 11:14 am

Eso mismo. Tenian prohibido “tocar” a los niños…Te hablo de p3, que mi hijo es del 30 de noviembre asi que tenia 2 años y a veces se le escapaba el pipi y lo dejaban asi hasta que mi marido, la abuela o yo llegásemos

Principesa de Preslav 2 julio, 2016 at 12:27 am

Me parece increíble que pueda pasar esto.

Aprendemos con mamá 30 junio, 2016 at 6:24 pm

Habiendo tenido tres hijos lo que puedo decir es que yo no me guío por nada, observo a mis hijos y les hago los cambios cuando los veo preparados guste o no a los demás. Y si alguno tiene tres años y en el cole no lo aceptan, pues no irá al cole pero crearle presión por algo que tiene su tiempo yo no lo consiento.

Aunque mi hijo fue a un cole en el que en p3 dejaban llebar pañal, la maestra se lo cambiaba, solo pedía que trajera psñales y toallitas. Han sido muy comprensibles.

Reply
Ainhoa 30 junio, 2016 at 10:11 pm

Hola Principesca! Soy madre, y soy educadora en una escuela infantil, y sobre mi experiencia debo decir que no estoy de acuerdo en las opiniones que dicen que es para facilitar el trabajo a las educadoras. De hecho , por ejemplo, es más fácil, rápido y cómodo, dar a un niño un puré, que un estofado de carne. Tener a un niño con un objeto de apego o con chupete, no supone más trabajo, salvo el vigilar las medidas de higiene que se vigilan igual que de otros objetos ( juguetes del aula, sábanas para sus camitas, ropa o baby..)el pañal a lo mejor un poco si, pero cuando se controla esfínteres también hay que estar pendientes y llevar una correcta higiene. Todas esas “medidas” que señaláis, son porque durante el curso, a esos pequeños hay que ” prepararles” para el colegio, hay que fomentar su autonomia, y OS puedo asegurar, que en los colegios no están tan pendientes ni dedican su tiempo a estos aspectos, como en las escuelas. Lo de los mordisco es algo ” típico” de esa edad, por ello se avisa a los papas de que puede suceder. ( Dentro de una normalidad) Yo tengo claro , que en esta profesión y en concreto en esta etapa de 0-3 años, las personas que nos dedicamos a esto, somos gente con vocación y que ante todo nos gusta nuestro trabajo y velamos siempre por el bienestar de los niños

Reply
Principesa de Preslav 30 junio, 2016 at 11:18 pm

Hola Ainhoa,
No dudo que sea algo vocacional y realmente admiro vuestra profesión.
Ya comento que probablemente sea una exagerada y que lo más seguro es que tenga miedo de lo que pueda ser y después no será.
Tu comentario me deja más tranquila y te lo agradezco.
Muxu bat!

Reply
El Papá Cavernícola 1 julio, 2016 at 10:19 am

Hay cosas que dan miedo y como dices 11 meses es mucha diferencia como para tenerlo en consideración en ciertos aspectos.
Yo tengo bastantes traumas y malos recuerdos de aquellos primeros años en la guardería y sobretodo en el comedor, muchas comidas no puedo ni verlas por aquellos días.

Reply
Principesa de Preslav 2 julio, 2016 at 12:32 am

A mí me pasó igual, por eso me dije a mí misma que no obligaría a mí hija a comer algo que no quiere. Insistir una vez y pu to, sino quiere, otra cosa.
Un abrazo!

Reply
Enrique 1 julio, 2016 at 10:21 am

Hola, Principesa:

Hoy sí que vengo a estar al 100% de acuerdo contigo, jajaja.

Más allá de las decisiones que tome cada familia sobre cómo hacer las cosas (si chupete o no, si BLW o purés, etc.), creo que una de las cosas que más clara me ha dejado mi hija es que hay que respetar el ritmo de cada niño, que, tarde o temprano, todos llegan.

Me quema mucho esa obsesión por encajarlos a todos en una cuadrícula fija de percentiles y edades de desarrollo. No sé cuántos siglos de evolución humana son necesarios para que nos demos cuenta de que todos los niños son diferentes. Obviamente habrá que estar atentos a desviaciones que puedan indicar alteraciones en el desarrollo, pero ¿alguien conoce a alguna persona adulta sana que sea incapaz de comer sólidos / dormir / consolarse sin un chupete o un juguete de apego?

Como apuntaba una educadora en los comentarios y como sugieres tú en la entrada, estoy convencido de que —casi— todo se reduce a una cuestión de recursos. Con las cuotas de alumnos por educador que tenemos en nuestro país me imagino que tiene que ser un infierno ocuparse de una clase de niños que aún se caga encima, o que no saben comer solos o que yo qué sé. Respetar el ritmo de cada uno requiere una atención mucho más personalizada, lo que a su vez demanda más tiempo y más personal. Ahora bien, no sé por qué hay tanta diferencia entre las exigencias de unas y otras escuelas, según comentas. Si algunas han sido capaces de encontrar una solución y no presionar tanto a los pequeños, ¿por qué no se aplica en las demás? Ya son ganas de hacer sufrir innecesariamente a padres y niños.

Mi padre es profesor de secundaria y creo que la situación es en cierto modo extrapolable. Se encuentra a veces con que de repente le ponen en clase a un alumno extranjero a mitad de curso que no habla castellano. No conozco un profesor que se desviva tanto como mi padre —igual es porque es mi padre, jajaja, pero bueno, se lo curra mucho—, pero para él es un dolor. Para atender en condiciones a un alumno que necesita clarísimamente otro ritmo de enseñanza, una dedicación mucho más exclusiva, etc., sería necesario algún tipo de apoyo en el aula, y lo más habitual es que ese apoyo no exista. Mi padre, por mucha voluntad que ponga, difícilmente podrá enseñarle matemáticas a un chino de 13 años que acaba de llegar a España y no sabe ni leer nuestro idioma. Es un caso extremo, pero lo cuento como ejemplo de cómo los educadores se encuentran a veces con una falta de recursos flagrante que difícilmente pueden suplir por sí mismos por mucha voluntad que le pongan.

¡Un saludo!

Reply
Principesa de Preslav 2 julio, 2016 at 12:31 am

Hombre Enrique! Por fin estamos de acuerdo 🙂
Efectivamente creo que es tema de recursos, pero como dice la maestra: también vocación. Porque hay educadores que con la misma situación, dejan que los niños sean más libres.
Hoy comentaba con las amigas que ahora se imparte mucho el libre albedrío de los críos: no incitarlos a pintar, sino esperar a que ellos quieran hacerlo (esto en las guarderías)
Mi padre ha sido maestro de primeria y siempre ha seguido el plan de estudios más un plus de su ingenio para estimularles de otras maneras. Ya te digo que también tendrá que ver el tipo de maestro que quieras ser.
Un abrazote y hasta la próxima!

Reply
Mamás al borde de un ataque de besos 1 julio, 2016 at 9:04 pm

Efectivamente el paso de la guardería al colegio conlleva toda una serie de normas que hacen ir de culo a padres e hijos durante el verano, sobretodo en niños de final de año. En mi caso, mi hijo es de enero, por lo que no he tenido problemas a la hora de entrar en el cole sin chupete, pañales, comida, etc… pero mi futuro bebé nacerá en noviembre y con él supongo que me encontraré con los mismos problemas que ahora tu nos detallas.
Mi hijo tiene 5 años, y todavía duerme con el doudou, un muñequito verde (tuvimos que comprar 3 de iguales por si se perdia uno tener otro de recambio, etc). Ellos solos se desprenden de sus muñequitos, telas, chupetes…por ejemplo mi hijo ahora no llevaría el doudou de colonias porque ya le da vergüenza pero en casa duerma la mar de gusto con él.
Estoy totalmente de acuerdo en que se deberían respetar los ritmos de cada niño y que en P3 no es lo mismo un niño de enero que de diciembre, la diferencia marca mucho. Pero es lo que tenemos, una educación pública con clases abarrotadas y pocos profesores, que tienen que simplificarlo todo porque no pueden estar con la misma atención que por ejemplo pueden tener en las guarderías (con menos ratio por clase).
En fin, una lucha más…
Espero que le vaya genial a tu peque en su nueva etapa.

Reply
Principesa de Preslav 2 julio, 2016 at 12:26 am

Totalmente de acuerdo contigo. Te deseo un embarazo muy feliz.
Sabes qué creo? Que se ponen muchas espectativas en el verano, de conseguir muchas cosas, como si el verano fuera milagroso.

Reply
Aprendemos con mamá 2 julio, 2016 at 5:14 pm

Yo soy muy parcial, actúo según el niño, no voy con un manual en mano tratando a todos acorde a él.

Si el niño tiene dificultad en dejarlo o mejor dicho no está preparado, yo le dejaría tal cual y por sí solo con el tiempo lo dejará.

Mis hijos hasta los tres no dejan el pañal. Me gasto dinero en pañales pero yo no voy a anteponer el deseo de ahorrar a sus tiempos. Si no están preparados no los voy a forzar ni los voy a castigar.

Aunque en el cole concertado de mi hijo me han dejado llevar pañales y toallitas y la maestra le limpiaba. Me gustó mucho la comprensión.

El chupete no creo que sea algo malo, depende de cada niño si lo quiere o no, los míos ninguno ha querido. Pero es algo que es especial para muchos niños. Y no tiene nada que ver la lactancia, mi lactancia ha ido mal y no utilicé chupetes.

Se presiona mucho a que todos sigan la norma sin excepción y hace pasar malos ratos a muchos niños lamentablemente.

Reply
mamacuchufleta 3 julio, 2016 at 3:23 pm

Madre mía! Acabo de alucinar, claro que mi peque aún tiene 1 año y no lo llevaré todavía, pero hay cosas que me parecen exageradas. Puedo entender que son muchos niños para pocos profesores pero de ahí a cambiar los hábitos de cada niño… No le veo el problema a usar su gasita ni su chupe la verdad! Aiiiiix en fin cuanto nos queda por pasar!

Reply
Principesa de Preslav 4 julio, 2016 at 11:01 pm

Ya sabes, son cosas que tarde o temprano llegarán estas cosas. Además cada crio lo vivirá de forma diferente.

Reply
mamacuchufleta 4 julio, 2016 at 11:43 pm

Pues si, todo llega! Besitos guapa

Reply
Rocio 6 septiembre, 2016 at 3:33 pm

Hola!
Depende mucho del colegio, el de mis niñas es público y a parte de lo de la comida, que yo no he necesitado, lo demás dejan un poco a los niños a su bola y sus tiempos. Si que te recomiendan que vayan sin chupete, sin juguete y sin pañal( en p3) pero no obligan…si van las profesoras entienden que es porque el peque de verdad lo necesita y ya…sin dramas ni nada….y si tu hija se hace pis la cambian y la limpian.
Un saludo

Reply
Diario de la escuela I - la adaptación - Principesa de Preslav 7 septiembre, 2016 at 8:30 am

[…] Durante el verano os comenté como en Junio habíamos tenido el primer contacto con la escuela de cara a Septiembre, donde empezaría el curso en el aula de Infatil de 2 años. Lo recordaréis porque os hablaba de cómo no se respetaban los tiempos de los crios. […]

Reply

Leave a Comment