El momento en el que descubres las sectas de la maternidad

posted by Principesa de Preslav 5 diciembre, 2014 21 Comments

Ay las sectas. Llega un momento en el que la información te satura e intentas filtrar qué es lo que más puede convenirte a ti y a tu futuro bebé; pero las frases célebres y lapidarias que he ido escuchando a lo largo de los meses que he ido a preparación al parto (tanto en Osakidetza como por privado) me han dejado ojiplática.

Por de pronto hay dos sectas muy definidas (a parte de foro chifladas, donde tocan todos los palos):

  1. La secta de la lactancia
  2. La secta del parto natural

La primera deriva de la absoluta necesidad de dar pecho sí o sí a los bebés. La segunda es la imperiosa necesidad de vivir el parto de forma natural y sin estupefacientes.

Llegados a este punto del embarazo, me puse seria.

La secta de la lactancia:

Resultado de imagen de robin arryn game of thrones

Esto es un poco como que vean fumar o beber alcohol a una mujer mientras está embarazada.

En las clases de preparación nos pusieron un precioso vídeo donde todo el mundo era súper feliz y donde las mujeres, maquilladas y preciosas, estaban encantadas de ser esclavas de sus bebés y sus pechos porque todo es color de rosa y suenan violines y los pedos huelen a chuches.

Apuntar que era un vídeo sobre lactancia y maternidad en Noruega, donde la baja por maternidad es de más de un año, tienen ayudas para la crianza y los hospitales debe ser como la nave Enterprise de modernos.
Mientras se sucedían las bellas imágenes de bebés lactando en el parque (en Noruega, eh), de niños de unos tres años pegados a las tetas de sus madres y de frases memorables como “Me siento bella dando el pecho a mi bebé”; me acordé del manual de la buena esposa de los años 50.

Recuerdo como pregunté la forma de compaginar lactancia materna con la vuelta al trabajo 4 meses después y la respuesta fue: “pues te coges 1 mes más de vacaciones y dos semanas más de lactancia. Y que siempre podía llevarme mi bebé al trabajo”

Decidí terminar ahí mi inquietud porque me parece mentira que a día de hoy haya quien te diga que esa es una opción.
Soy empresaria. Una autónoma con un negocio propio desde hace dos años donde cada día me peleo junto a mi socia para ganarnos la vida con dignidad. Una autónoma que a pesar de saber que dispondría de 16 semanas de baja, sabía que al poco de nacer su bebé, tendría que dedicar varias horas del día a trabajar.
Aunque mi idea original era dar pecho a mi bebé, ¿acaso no puedo saber qué hacer si no puede ser así? ¿y la idea de llevarnos los hijos al trabajo? ¿En qué clase de mundo vive una persona que se cree que eso es factible?

He oído cientos de veces eso de que las hormonas durante el embarazo nos vuelve histéricas, pues no. Lo que a mi particularmente me vuelve histérica es la estupidez y, en este caso, preferí morderme la lengua y envenenarme a soliviantar a un grupo de embarazadas que no tenían la culpa de la tontería que padecía la matrona.

Aún con todo, el momento cumbre fue cuando una chica preguntó por la lactancia artificial: se paró el tiempo, hubo cuchicheos, miradas inquisitorias y los clásicos juicios a por qué alguien en su sano juicio iba a rechazar dar el pecho. Pasó una bala de heno como en el oeste y sonaron grillos para después volver al tema que nos ocupaba: la lactancia natural.

A eso se le llama informar de todas las opciones.

La madre que decide no dar pecho a su bebé, está criando un bebé enfermizo bajo su responsabilidad.

“La madre que decide no dar pecho a su bebé, está criando un bebé enfermizo bajo su responsabilidad”, ésa es la frase más lapidaria y dañina que he escuchado en todo este proceso de preparación para ser madre.

Que conste que soy partidaria de dar el pecho todo el tiempo que sea posible, pero soy consciente de las limitaciones que tendré por mi trabajo, mi negocio y la imposibilidad de alargar todo lo que me gustaría mi baja.

Hay que respetar esta y todas las opciones y, sobre todo, no hacer juicios de valor a la ligera.

Mirad sino Lysa Arrin, dando pecho a su hijo hasta los 9 años y no se percibe ninguna virtud respecto a cualquier otro niño de Juego de Tronos (que también puede ser por que el Ministerio de Educación del Nido de Águilas ha impuesto la LOMCE)

Ah, la primera vez que escuché el término Liga de la leche, me evadí por completo para pensar en Superman, Batman, Flash y toda la banda.
Pensé que como en La liga de la Justicia, que nadie quiere ser Aquaman. En la vida real, Aquaman es la mujer que tiene los ovarios de decidir dar lactancia artificial y decirlo delante de la secta de la lactancia natural sin miedo.

La secta del parto natural:

Vaya por delante que me parece fascinante que haya mujeres capaces de hacer frente al parto con la capacidad mental de aguantar el dolor y seguir adelante hasta tener a sus bebés.

Dicho esto, me repatea que se de por hecho que todas las mujeres somos iguales y estamos mentalmente preparadas para afrontar el parto con su respectivo dolor.
Creo sinceramente que hay que informar de todas las opciones y que, en caso de querer un parto natural, ayudar a mentalizar a esas mujeres a afrontar el momento.

Las que, como yo, sabemos que tanto dolor nos acobarda; debemos saber las opciones para pedir la analgesia que queramos y cuando la queramos; con la misma dignidad que la que pare de forma natural.

He oído cientos de veces lo de “el parto es algo muy personal”, pues siendo así, habría que respetar todas las decisiones.
Es un poco como la Iglesia. Los agnósticos debemos respetar las corrientes religiosas de los demás, pero la Iglesia no se pone en la piel del agnóstico. Coño, pero si hay países donde es peor reconocer que se es ateo que decir que eres musulmán.

Que conste en acta que el alegato del parto natural nos lo dieron en las clases de gimnasia pre-parto privadas, promovido por una fisio que nunca ha parido (creo que esto es importante) y fiel defensora de la teta.

NOTA: más adelante publicaré un post sobre mi experiencia con la liga de la leche y dar el pecho a mi bebé

Ir a la segunda parte: el biberón.

Puede que te guste también...

21 Comments

Cómo me vendieron la lactancia y lo que me encontré | Principesa de Preslav 27 abril, 2015 at 8:23 am

[…] su momento, escribí un par de posts sobre las sectas que me había ido encontrado a lo largo del embarazo. Hablé de cómo tanto en las clases de […]

Reply
El reportaje de las Doulas | Principesa de Preslav 16 junio, 2015 at 12:25 am

[…] del parto natural y de otras prácticas naturalistas. Ya lo dije en su momento en un post (descubriendo las sectas), todas estas creencias me parecen fantásticas, siempre y cuando no se intente inculcar a las […]

Reply
Mamá Adanyl 28 junio, 2015 at 11:40 am

Yo cuando nació mi hijo, intente ir a un grupo de esos de lactancia materna, para que me asesoraran, tener apoyo.. contradecir todas las chorradas y mitos que me iban diciendo. Pero cuando me dijeron que era un grupo de mujeres que se reunían simplemente para hablar y dar de mamar a sus hijos, yo que era muy pudorosa pasé de ir. Además de que las reuniones las hacían a las 9 y media de la mañana y a esa hora yo solo queria dormir! jaja Aún así le di pecho 11 meses, lo que creo es fue un gran premio para mi.. aguante todo eso! jaja Creo que esta bien que se defiendan los derechos de las mujeres lactantes, pero sin ser sectarios. Que el biberón no es nada malo, y las hay que no pueden por los motivos que sean y no pasa nada! Luego estan los que defienden que des pecho aunque lo estén pasando canutas.. Como ya leíste en un par de Tuits míos.. Que te muerde? da igual, la teta es lo mejor!! Venga ya!! Ahora que estoy al otro lado, con amigas o familiares con bebés y dando el pecho lo único que hago es darles apoyo y desmentir todos los mitos y dudas que les van surgiendo. Pero si dejan el pecho no me parece el fin del mundo leñe!! jajaja Ains que mundo este… Un beso!

Reply
Principesa de Preslav 28 junio, 2015 at 2:46 pm

Los ha explicado tal cuál es o debería ser: que quieres y puedes dar pecho, adelante y hasta cuando quieras porque todos sabemos que es lo mejor.
Que no puedes, pues hay que superarlo porque la artificial no es droga.
Y el resto lo que tiene que hacer es respetarlo la decisión de los demás y punto.
Besotes!!

Reply
Madre 12 agosto, 2015 at 4:37 pm

Me encanta!!

Reply
Principesa de Preslav 12 agosto, 2015 at 8:31 pm

Gracias Madre!!

Reply
Edel 17 noviembre, 2015 at 2:29 pm

Hola!
Seré una futura mamá en mayo y ya me da miedo la lactancia. NO paran de darme consejos, sobre todo amigos (???) y amigas que ni han sido madres. Me desespera.
No se si le podré o no podré dar el pecho, pero si decido (en mi sano juicio y por razones básicas de ayuda, y control de la situación con mi pareja) no darle el pecho, SOY TAN HORRIBLE? De verdad?

Reply
Principesa de Preslav 17 noviembre, 2015 at 2:33 pm

Hola!
Enhorabuena por tu futura maternidad.
Es complicado decirte que no escuches lo que te digan en este tema porque los consejos te van a seguir llegando.
Llegado el momento tendrás que tomar muchas decisiones: te equivocarás en algunas y en otras acertarás. Ten por seguro que todo lo harás pensando en lo mejor para tu bebé y por eso NUNCA podrás ser una PERSONA HORRIBLE.
Si decides darle pecho perfecto, si no, también perfecto.
Un beso grande!

Reply
Gema 10 febrero, 2016 at 10:03 am

Cada madre hace lo mejor que cree para su bebe, sin faltar al resto. La lactancia natural, el parto sin medicar….no creo que sean sectas sino modos de crianza que cada una elegimos si va acorde a nuestras creencias, y a veces incluso nuestro bebe ya nacido nos guia, rechazando una u otra modalidad. lo importante es tener la información, elegir y ser respetuosas con quienes eligieron otra opción, sin resentimientos. En el caso del trabajo y la conciliación familiar España esta muy pero que muy verde, esto no existe así que no queda mas remedio que trabajar si no puedes permitirte económicamente no hacerlo mientras crias a tu bebé…..no es necesario que te lo diga ninguna matrona…..

Reply
Principesa de Preslav 10 febrero, 2016 at 10:09 am

Hola Gema,
Yo no quería que una matrona me dijera qué debía hacer, pero tampoco que me intente decir que la opción es llevarme al trabajo a mi bebé para conciliar. Y ya de paso, que informara de todo y no sólo de lo que ella fomenta. De hay la falta de información.
Lo de “secta” es sólo una calificativo para esa gente (profesionales como los que nombro) que no informan sino que te intentan llevar por su corriente y eso es lo que critico.
UN saludo y gracias por comentar.

Reply
anni 30 marzo, 2016 at 2:31 pm

Totalmente de acuerdo. Tengo un bebé de cesárea y bibe. Ni os imagináis la de explicaciones que tengo que dar y que encuentro tontas. Niño sanísimo. Y sí,es una secta cuando toda opción alternativa es excluída

Reply
Principesa de Preslav 1 abril, 2016 at 7:11 am

Pues eso es lo importante, que esté sano. Un beso!

Reply
Montse morte 7 abril, 2016 at 9:07 pm

Yo fui al parto pensando “a ver si soy capaz de aguantar sin epidural” pero sabiendo que la podía pedir y vaya que si lo hice y al final fue cesárea…y también tuve que darle lactancia mixta, por suerte hoy en día tenemos un abanico de posibilidades, porque no aprovecharlo? Saludos!

Reply
Principesa de Preslav 8 abril, 2016 at 8:55 am

Hola!
Es que lo que no entiendo es la reticencia de algunos a entender que hay quien no quiere parir de forma natural.
Yo, teniendo el umbral del dolor alto, la pedí nada más llegar al paritorio porque me daba unos ostiazos serios cada contracción. No pasa nada.
Besos

Reply
Natalia @mamadedosmasdos 9 abril, 2016 at 4:47 pm

Soy muy fan de tus post(no se cuantas veces he dicho esto) Me repatea cuando te preguntan le das el pecho? Y tu no, bibe y te dicen ah…y se hace un silencio…es como si estuvieses diciendo le meto vodka en el bibe. Lo del parto natural ole por quien tenga la capacidad física y mental de soportar…yo no he podido. No entiendo como se puede ser tan radical. Es innecesario sobre todo para las primerizas y esa frase de criar niños “enfermizos” por el bibe…tremenda, ofensiva y completamente irreal.
Enhorabuena por el post!

Reply
Principesa de Preslav 9 abril, 2016 at 10:10 pm

Hola Natalia! Gracias por tus palabras. Yo opino como tú, a estas alturas teniendo diferentes opciones a nuestro alcance, creo que lo mejor es que cada uno haga lo que quiera. Yo por ejemplo, nunca pariría en casa, pero si hay quien quiere hacerlo adelante.
Un saludo

Reply
Teacher Nerea 15 junio, 2016 at 7:39 am

¡Me ha encantado!
Las que hacen comentarios como tu matrona me alucinan. Yo soy muy pro alimentación sana y no se me ocurre ir al parque a decirle a una madre que le da dulces a su hijo “estás criando un obeso enfermizo bajo tu responsabilidad”. Entonces ¿por qué con la lactancia opina tanto la gente? Parece que hay que seguir el manual de la mamá perfecta o se te tiran al cuello.

La verdad es que yo en la Seguridad Social tuve suerte porque me indicaron muy bien qué hacer si no quería dar pecho. De las madres de alrededor tampoco recibí malos comentarios. En general las mamis trabajaradoras y con más de un niño entienden que una elija el bibe y no juzgan tanto.

Reply
Principesa de Preslav 15 junio, 2016 at 2:04 pm

Sí, es una cosa que me crispa un poco. Si eres pro lactacia materna a muerte, no me explico como luego les dan aspitos a la primera de cambio o Foskitos o lo que sea. Es como que a partir de X meses ya da igual la alimentación porque ya le has dado pecho.
Un beso!

Reply
María 4 julio, 2016 at 10:19 pm

Es un excelente post. A veces la sensación es que en el momento en el que te embarazas ya no hay barreras en cuanto al respeto de los demás hacia ti. De pronto hasta la señora de la fila del súper te viene a decir lo que TIENES que hacer en el embarazo, cuando el bebé nazca y cuando cumpla los 18 si la dejas… A mí es algo que me molesta particularmente.

Una cosa es que puedas esgrimir argumentos que defiendes y que apoyas, sin ofender a otras personas que piensan distinto y otra es ponerte como una gallina sin cabeza cuando alguien dice algo que no va con tu forma de parir o de criar. Lo primero me encanta, porque aprendes mucho intercambiando pareceres, lo segundo me molesta profundamente y lo he cortado de raíz desde el principio, incluso cuando eso viene de mis padres. Que “por qué no le das el pecho? Pues porque ¡a ver si se lo lleva y no me lo devuelve! ¡que es mío! y santo remedio, porque encima se sienten ofendidos cuando estás respondiendo con sarcasmo, humor o ironía a sus preguntas absurdas y con un ánimo absoluto de juzgarte y de hacerte sentir culpable (y de que ellos se sientan superiores, claro).

Y lo del parto natural pues solo comentar que una cosa es el parto natural y otra el parto sin medicación. Quiero decir, que se puede dar a luz mediante un parto natural con epidural sin problemas. Y siempre defenderé la capacidad de decidir de la mujer, sea cual sea su decisión, ya decida dar a luz de forma natural, usando o no medicación, por cesárea, metiéndose en una bañera, en casa, en la clínica o retransmitiéndolo en Facebook live, cada quien es libre de vivir ese momento como desee, siempre que no ponga en riesgo su salud y la de su bebé.

Eso sí, siempre recordaré las palabras de mi madre, que tuvo su primer parto natural y del dolor que vivió prefirió el segundo por cesárea y siempre me dijo que si pudiera elegir, mejor el natural, que la recuperación de la cesárea puede llegar a ser mucho más dolorosa y prolongada en el tiempo. Pero como me lo dijo a modo de consejo lo atesoré como tal y no lo dejé de lado como un comentario absurdo más de gente que disfruta de hablar por hablar.

¡Saludos!

Reply
Principesa de Preslav 4 julio, 2016 at 10:59 pm

Hola María,
Gracias por tu comentario.
Decirte que estoy de acuerdo en que cada mujer debe tener derecho a elegir cómo parir.
Sin embargo, un parto natural te garantiza una recuperación rápida y buena. Es decir, natural hasta que de necesitó de instrumental, en mi caso. Supongo que en ese momento dejó de ser natural, pero necesité de un mes para levantarme y sentarme.
Por supuesto una cesárea es cirugía, es diferente.
Un abrazo fuerte!

Reply
El momento en el que descubres las sectas de la maternidad II: el biberón 20 septiembre, 2017 at 8:57 am

[…] Ir a la primera parte: sectas de la maternidad. […]

Reply

Leave a Comment