El momento en el que descubres que todo el mundo es facultativo

posted by Principesa de Preslav 21 octubre, 2014 1 Comment

Al principio me di cuenta que en Foro en Femenino campaban a sus anchas facultativos de todos los ámbitos. Después supe que se habían graduado en la escuela de la vida y que tan pronto tenían facultades para aconsejar sobre un resfriado, que sobre cómo quedarse embarazada, que sobre arreglar una termomix.

Con lo difícil que es encontrar un ginecologo que te haga sentir lo suficientemente bien para no importarte que te meta la mano hasta la muñeca y resulta que cuando te quedas embarazada, los facultativos crecen a tu alrededor como la pampa.

Resulta que quien creías que era funcionario, de repente sabía más de ginecología que tu propio médico. Aquella que era peluquera, sabía más de suelo pélvico que los fisioterapeutas a los que estabas pagando. Crecían las matronas como setas en el campo, cada una de una corriente (como pasa con las realmente tituladas, donde no importa tanto atender al paciente como inculcar sus ideas dejando de lado el objetivo final que es preparar a las madres para el parto)
Estos facultativos, además, se permiten aconsejarte qué debes tomar para hacer frente a todas las dolencias que pueden producirse durante el embarazo y no creas que mejora cuando has dado a luz porque entonces, ya no son ginecólogos, matrones o fisios; entonces se teletransforman en: PEDIATRAS (pero ya trataremos este tema más adelante con las primeras visitas en el hospital, donde todo el mundo opina sobre todo)

Otra de las profesiones que más prolifera y se aprende en la universidad de la vida es la profesión de futurólogo. Estos hacen cábalas para dar a conocer la fecha del parto: nacerá el día previsto por los médicos, tienes cara de que se retrasará una semana, esa barriga baja (combo de facultativo y futurólogo) significa que se te puede adelantar el parto, este bebé no pasa del fin de semana… pero en algo coinciden todos ellos, al tiempo, cuando la criatura nazca, todos habrán acertado.

Como tenemos por costumbre entre los amigos, hicimos una porra para acertar el día en que mi bebé vería la luz. Estaban todos sugestionados por mi afán de que fuera en Diciembre de 2014 y no después (más por egoísmo que por otra cosa ya que las ayudas del Gobierno Vasco al primero ojo se reducían en 2015) así que todos nos movimos en la horquilla de los últimos días del año.
Yo confié ciegamente en mi futuróloga particular: mi ginecóloga. Y aposté todo al 26 de diciembre (y gané claro, que para algo estaba en simbiosis con ella)

Otro de los temas favoritos de los futurólogos es si el bebé será niño o niña, pero ya hablaremos de esta discriminación más adelante.

Al final, me he dado cuenta de que opinar sobre tu embarazo es tan de interés general como la política y el fútbol. Al fin y al cabo, ahora que hay tantos programas de televisión donde se debate de política con políticos; ¿quién no es capaz de hablar de la prima de riesgo, de Podemos, de Inda o de su Borja Sémper está saliendo o no con Bárbara Goenaga? No hace falta ser politólogo o tener idea de nada.

¿Y en el fútbol? Al final un campo de fútbol está lleno de entrenadores de fútbol y todo el mundo es capaz de dar una rueda de prensa con los tópicos comunes: el fútbol es así, no hay rival débil, somos once contra once (contra cuarenta mil si estás en San Mamés)… además, las redes sociales nos han dejado al alcance de nuestros móviles, la capacidad de comunicarnos con los verdaderos profesionales y darles consejos (o insultarles, claro). ¿Quién no ha escrito alguna vez a la cuenta oficial de sus equipos que el entrenador traiga a un jugador concreto? que para algo hacemos todos scouting, oiga.

Los facultativos que te aconsejan durante el embarazo y una vez has dado a luz, son directamente proporcionales a los entrenadores que hay en las gradas de los eventos deportivos.

Puede que te guste también...

1 Comment

Vero de La Opinión de Mamá 30 mayo, 2017 at 3:25 pm

De ” facultativ@s” está lleno el mundo…
Genial post!

Reply

Leave a Comment