Top
El momento en el que el final de curso conlleva regalos | Principesa de Preslav
fade
6676
post-template-default,single,single-post,postid-6676,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.6,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

El momento en el que el final de curso conlleva regalos

El momento en el que el final de curso conlleva regalos

Estamos con los últimos coletazos antes de que termine el curso y eso se traduce en una palabra: regalos. Y me pregunto, ¿por qué? ¿Por qué esa obsesión casi desesperada de los grupos de padres y madres por celebrar el final del curso haciendo regalos a los y las maestros de sus vástagos?

Cuando yo era pequeña (A long time ago in a galaxy far far away) y se acercaba el final del curso, teníamos clases de manualidades dónde le hacíamos un detalle a la maestra. A ver, poniéndome en la piel de dicha maestra, me preguntaría qué coño hacer con treinta “objetos” hechos de papel, cartón y purpurina. Todos sabemos dónde terminaban la mayoría, sino todos, de ellos.

Quizá se me esté yendo la olla, pero estoy totalmente en contra de los regalos al personal docente al finalizar el curso.

Tengo que decir que en la escuela a la que va mi hija estamos encantados con el grupo de whatsapp que formamos los padres del curso de infantil de 2 años. Lo usamos para lo estrictamente necesario y no se nos va la olla en juzgar, aconsejar, dar por el saco con temas extraescolares o hablando (mal) de las profesoras (que tenemos 2 tutoras). Partiendo de esta base, continúo diciendo que somos un colegio muy pequeño, de una clase por curso, dónde hacemos muchas actividades conjuntas entre cursos para que los más mayores interactúen con los más pequeños y así todos se conozcan y relaciones.

Los mapadres y personal docente participamos de todo y así pasamos el curso, entre diferentes actividades, bailes en grupo, excursiones y demás fiestas.

Ahora llega el fin de curso y, ¡sorpresa! Nadie ha mencionado nada de hacer regalos a las maestras. Ni en nuestro curso, ni en cursos superiores.

No quiero frivolizar ni desmerecer el trabajo del profesorado, ni mucho menos. Pero precisamente, es su trabajo y, por lo tanto, no creo que sean merecedores de un regalo cuando finaliza el curso. Es como que un policía te pare el tráfico para pasar un paso de cebra antes de entrar al colegio y al finalizar el curso le hagas un detalle por haberte ayudado todos esos días. O como si un médico te receta, por fin, el ansiado antibiótico y le regalaras bombones para darle las gracias.

Aún así todo. No es que me vuelva loca con el tema y puedo comprender que haya quien quiera hacerle un detalle a dicho profesor o profesora que ha dedicado tiempo de calidad a tus hijos. Lo entiendo, vale, tampoco soy una neandertal sin sentimientos. Por lo que no pasaré jamás, será por organizar la timba del año por conseguir el regalo de los regalos, las bolas de dragón, esas locuras que organizan algunas madrefuckers para dar con el regalo perfecto para los educadores. ¡Esto es una puta locura!

Me decían por ahí que 35€ por profesor para el regalo de final de curso, que si zuecos pintados a mano, que si bolsas personalizadas, que si una pulsera de plata con los nombres de los alumnos grabados en círculo, la estatua de una virgen para poner el patio al graduarse los de infantil (que ya decir que los de infantil se gradúan me hace perder el conocimiento)… ¿nos hemos vuelto locos? ¿y esto año tras año hasta que cumplan los doce y vayan a secundaria? ¿o es infinito hasta que terminen sus estudios? ¿podemos plantarnos en la universidad y tener que hacer un regalo a cada profesor de cada asignatura? ¿o como la crianza con apego, tiene fecha de caducidad?

Os diré que si bien en infantil y primaria, lo poco habitual es encontrar profesores que dejen mucho desear (aunque haberlos haylos como en todas las profesiones), si encontráramos profesores motivados y con ganas de enseñar en la universidad (cosa que a mí no me pasó) sí que serían merecedores de, no regalos, pero si una mención especial.

Casos excepcionales

Evidentemente, considero que habrá casos excepcionales donde cada uno querrá demostrar su cariño hacia el docente por algún motivo. Tampoco es que sea una jodida desagradecida, pero imagino que todos sabéis a qué tipo de situaciones me puedo referir.

Mi padre ha sido maestro toda la vida. No recuerdo que le hicieran regalos a pesar de ser un maestro muy querido por sus alumnos de primaria (alumnos con los que se cruza a día de hoy y tiene muy buena relación). En mi familia hay varios maestros más e incluso mi prima estudia para educadora infantil. Nada de regalos a final de curso y mucho menos estos regalos de vuelta de tuerca que al final se traducen en caprichos de algunas madrefuckers que se creen Paloma Cuevas en el bautizo de su hija.

Dónde si le hicieron regalo a mi padre fue en su jubilación (ejemplo de caso excepcional) y dónde me recuerdo haciéndole un regalo a mi maestra de primaria fue después de recuperarse de una larga enfermedad y volver al cole con nosotros (otro ejemplo de caso excepcional)

Es decir: que cada uno haga de su capa un sallo, pero que no me vengan con que hacer regalos a final de curso está de moda porque también están de moda las baby showers y celebrar Halloween y yo paso. Que a este paso celebramos el 4 de julio.

Graduaciones

Lo dejo como tema pendiente para otro post dónde airear mi opinión, pero: ¿No os parece que se está yendo de madre decir que los críos se gradúan constantemente? se gradúan de Infantil (en serio), de Primaria (¿graduarse?), de Secundaria, de Bachillerato (hombre, aquí termina realmente la primera etapa antes del gran salto y son mayores de edad… esto ya es muy yankee también, con birrete y todo), de la Universidad (lo mismo, con la orla, etc. pero también siendo el final de una etapa y el comienzo del paro y eso hay que celebrarlo)

Será que hoy estoy de esa manera o será que ha muerto Adam West y me siento triste.

6 Comentarios
  • Vero de La Opinión de Mamá

    Ayyyy, ojalá lo leyeran en el cole de mi peque…

    15 junio, 2017 at 12:06 pm Responder
    • Padres Frikis

      Envíales el link al post por Whatsapp 😛

      16 junio, 2017 at 6:33 am Responder
      • kruspex-preslav-2015

        Por suerte, en nuestro grupo de clase somos gente muy tranquila y ni ha surgido el asunto.

        16 junio, 2017 at 7:30 am Responder
    • kruspex-preslav-2015

      Te autorizo a que les mandes el link al post 😀

      16 junio, 2017 at 7:31 am Responder
  • Maria L.G

    Muy buen post… Personalmente creo que cada cual se debe ver con la libertad suficiente como para decidir si regalar o no. Este año mi hijo termina la escuela infantil, y por segundo año realizaremos un regalo a las profes. Y cuando digo regalo, digo detalle, recuerdo de sus alumnos, y cada cual ha sido siempre libre de decidir si regalaba o no.
    La situación es muy sencilla (al menos para mi), ¿a quien no le gusta que le agradezcan su trabajo, por mucho que sea su trabajo? Sinceramente, a mi me gustaría. Y me da igual si es un agradecimiento de palabra o material, pero sí estoy de acuerdo con los regalos.

    15 junio, 2017 at 1:51 pm Responder
    • kruspex-preslav-2015

      Para mí también es sencillo: valoraré la situación individualmente y decidiré qué hacer de la misma forma. Nada de volverme loca con imposiciones de otros. SI se da el caso, porque ya digo que nuestro grupo de clase es muy tranquilo.

      16 junio, 2017 at 7:31 am Responder

Escribe un comentario

¿Te gusta nuestro Instagram? ¡Pues vente!