El inculto al cuerpo: Swift, Llasera y la piscina de mi pueblo

posted by Principesa de Preslav 19 octubre, 2016 13 Comments

Hace tiempo que tengo pendiente escribir sobre este tema que, parece, se ha puesto de moda a raíz de que unas bloggeras con relativa fama hayan escrito u publicado fotos de sus cuerpos “al natural”. Nada cambiará alrededor del inculto al cuerpo mientras seamos una sociedad como la que somos, es decir, donde se adoran a personas como Kim Kardashian, futbolistas como Ronaldo, actores, actrices… donde programas como “Mujeres hombres y vice” sean líderes de audiencia en su franja horaria. Mientras esté más valorado tener una cara bonita que un cerebro bonito. Entonces, ¿a qué tanta repercusión ahora con aceptar el cuerpo de la mujer después de haber dado a luz?

Por ponernos un poco en contexto de la sociedad en la que vivimos: a mí me choca que una mujer como Vanessa Romer haya sacado un libro donde denuncia que de pequeña sufrió acoso escolar y dónde dice de sí misma que “fue un patito feo”. He leído tantas veces que famosos que hoy en día son considerados sexys y guapos, decir que de pequeños eran patitos feos que el término ha quedado totalmente desvirtuado. La última vez que lo leí fue sobre Gisele Bundchen, ¿os imagináis una Gisele Bundchen fea en el instituto?

¿Diríais que este es el aspecto de un patito feo?

Dando por hecho que no nos podemos creer todo lo que se publica sea cierto, no me imagino a alguien como Scarlett Johansson (a quien considero que tiene criterio y coherencia) decir que de pequeña era fea. Es más, creo que aunque Scarlett es una mujer muy bonita, que hay cientos de mujeres igual o más bonitas que ella en las ciudades en las que vivimos. Pensadlo, al final ¿qué te queda de estas celebridades que tienen que pasar por chapa y pintura cada vez que van a ir a un acto? (recordad a Gisele Bundchen dando pecho a su bebé mientras cinco personas se encargan de sus uñas, pelo y maquillaje). No te queda más que una persona normal que pasaría totalmente desapercibida si no fuera conocida.

No hay persona fea, sino gente sin dinero

Alicia Keys se presentó hace poco en una gala de premiso sin maquillaje y muchas otras famosas la imitaron en sus redes sociales. Era una especie de reivindicación en contra de “lo establecido” en la industria, pero después vuelves a ver a esas mismas famosas subidas a sus tacones de 15 centímetros, con sus lustrosos vestidos y sofisticados pendientes y con mucho maquillaje (que si corrector, que si eyeliner, que si rimel, que si brillos, que tal y cual Pascual).

¿Sería tan terrible que una actriz apareciera con zapato plano o descalza en una alfombra roja? Claro, lo sería para las marcas si se pusiera de moda. Buscad a las famosas sin maquillaje en Google y me decis si no habéis visto mujeres así en el metro cuando vais a trabajar.

Volviendo al inculto al cuerpo, resulta que vivimos en una sociedad donde la gente vierte críticas y comentarios jocosos sobre una mujer que ha engordado y sigue saliendo en televisión como es Tania Llasera. Por cierto que Tania Llasera se sumó a la moda de mostrar su cuerpo post parto y se hizo a sí misma la pregunta de “¿Es que soy la única con este aspecto después de haber tenido un bebé?”

El cuerpo de la mujer después de dar a luz

Me parece de género bobo, sin andarme por las ramas, que a día de hoy haya que explicar lo que sufre el cuerpo de una mujer durante el embarazo y cómo queda después de haber dado a luz. Recuerdo que la matrona nos comentó los meses que el cuerpo requiere para volver a su estado normal antes del embarazo y cuando digo “estado normal”, me refiero a que los órganos vuelvan a su sitio, las hormonas se estabilicen y el biorritmo se reestablezca.

Personalmente guardo un recuerdo muy desagradable de los días posteriores al parto. No sólo por la episotomía (más puntos que Edurne en Eurovisión) sino por mi aspecto. Que no debía avergonzarme era evidente, que no me sentía a gusto con mi propio cuerpo también. Sí, sabía que volvería a su estado normal y que tendría un globo de helio descinchado por cuerpo durante muchas semanas. ¿Y qué? ¿hace falta salir en redes sociales diciéndolo? ¿De verdad hace falta concienciar a la gente de cómo queda el cuerpo de la mujer después de un embarazo?

Un ejemplo actual: la mujer de Alec Baldwin, Hilaria Baldwin, mostraba su barriga 24 horas después de haber dado a luz y hacía un alegato al respecto. Tenéis aquí tanto la noticia como la imagen en cuestión. Por un lado, deberíamos “dar gracias” porque no sea la famosa de turno que pierde el culo por mostrar que su vientre vuelve a ser plano 1 semana después de haber parido (como ya hiciera Malena Costa, que decíamos sería genética, y lo será siempre y cuando hacer boxeo 6 horas al día sea congénito), pero no nos engañemos, porque si buscáis fotos de Hilaria Baldwin la encontraréis lista para la alfombra roja, peinadísima, maquilladísima y con un cuerpo de escándalo (debido al yoga). ¿Con esto qué quiero decir? que habrá que defender la naturalidad del cuerpo todo el tiempo y no sólo cuando has parido, que parece que cuando pasa el tiempo si mantienes el flotador es que ya te has abandonado y ese cuerpo es el del 90% de las mujeres del Mundo.

Lo de mujeres como Malena Costa es lícito, que conste. Estas personas se ganan la vida con su imagen y como he dicho antes, vivimos en una sociedad donde ver a una mujer fea dando las noticias nos parece desagradable pero tener a Pedro Piqueras no, porque es un profesional. Donde vemos normal que ellas vayan embuchadas en vestidos ceñidos para contar las noticias y ellos solo en traje. Menos mal que la vuelta de María Rey a los telediarios ha puesto un poco de cordura en el estilismo (veremos lo que dura). Así que lo que decía, es lícito, pero no refleja para nada a la mayoría de la sociedad.

El último filón del ya mencionado Huffington Post (qué últimamente se dedica más a cebar las noticias en Twitter que a contar historias de verdad) es un post escrito por una bloggera australiana donde habla de su cuerpo: aquí tenéis el post.
Efectivamente Laura Mazza está en lo cierto: cuando era una joven mujer de cuerpo esbelto, piernas delgadas, vientre plano y ombligo en su sitio, era más “agradable” a la vista. Sin embargo, después de haber tenido hijos y haberse desplazado su ombligo, tener estrías y ver los surcos de la celulitis; la gente no “desea” ver ese tipo de cuerpos. La inmensa mayoría tenemos uno de esos cuerpos, pero no quedan bien en las redes sociales donde queremos que todo sea “perfecto” y ese perfecto, descarta de plano la piel de naranja o una cicatriz de cesárea o de parto en general.

Que tenga que venir una mujer a explicar el por qué y la importancia de que otras mujeres con influencia normalicen esos cuerpos, es casi tan subrealista como que haya que explicarle a una política la importancia que tiene que disfrute íntegramente de su baja de maternidad para dejar claro que es necesario y que nos corresponde por derecho (y aún así, es un tiempo escaso). Pero ya veis, aunque es lógico, hace alta recordarlo.

Guerra feminista entre mujeres

Es curioso como hoy en día las mujeres se dedican a pelearse verbalmente con otras mujeres para ver quién es más feminista. parece mentira que pueda haber mujeres de nuestra generación que a día de hoy no quiera defender al resto de mujeres en pos de la igualdad de derechos. Pero pasa ¿y sabéis por qué? pues Demi Lobato tiene la respuesta.

Resultado de imagen de taylor swift squad

Aquí parte del escuadrón: como veis todas son muy normales

Hace unas semanas saltaba la noticia de que la cantante criticaba a La Reina de las redes sociales, que no es otra que Taylor Swift. ¿Y por qué? porque Swift, una mujer poderosa en la industria y en las redes, una verdadera influenciadora de masas, se dedica a reivindicar a la mujer de verdad, a que no nos dejemos llevar por las apariencias, a ser nosotras mismas… todo esto, con el apoyo de su “squad” (escuadrón), compuesto por ángeles de Victoria Secret, otras cantantes y actrices demás famosas. ¿Sabéis? ninguna mujer de ese escuadrón se levanta con la apariencia con la que las vemos en la tele o las revistas, ninguna de ellas usa una talla cuarenta. Y eso criticaba Demi Lobato, quien siempre ha tenido “problemas” de talla por su cuerpo voluptuoso. ¿Y quién no es voluptuosa bajo ningún concepto? pues Taylor Swift que siempre va inmaculada, impoluta, perfecta.

Por una parte veo necesario que alguien como Swift pretenda aleccionar a sus fans repitiéndoles que deben querese como son, pero ella proyecta una imagen totalmente contraria a eso que les pide.

Si quieres vender tus imperfecciones no puede ser cosa de un día, que te hayas despertado harta de tener que pasarte mil horas en peluquería, maquillaje y vestuario. Eres una mujer poderosa, pues lucha cada día por dejar claro que no es obligatorio subirse a unos tacones para estar bella.  ¿Cuántas veces hemos oído quejarse a las famosas por la presión de ser mujer y tener que estar perfecta siempre? ¿y cuántas de ellas han dejado de lado esa “moda” para ir como realmente quieren? Que digo yo que se puede estar en una alfombra roja descalza o sobre zapato plano sin miedo a que te insulten.

La piscina de mi pueblo

Aquí quería llegar yo. La piscina de mi pueblo es como un rayo de esperanza. ¿Y por qué? pues porque aunque la sociedad nos ha marcado cómo debemos ser y vestir, al parecer ante el calor del verano nos da exactamente igual qué aspecto tengamos. Lo he comprobado este verano cuando, un poco avergonzada de los resquicios de más que le sobran a mi cuerpo un año después de haber dado a luz, me enfundé mi bikini para ir a la piscina.

Allí no hay ángeles de Victoria Secret ni escuadrones escuálidos que temen comer (aunque nunca lo reconocerán). Allí hay bullicio de niños de corta edad y más mayoes que juegan con sus progenitores sin importarles, a estos últimos, el aspecto que puedan tener. Dejas de lado el miedo a sentarse en el bordillo de la piscina pequeña porque hay más padres y madres que, como tú, están sentados y mostrando pliegues. ¿Y a alguien le importa? pues aparentemente no.

Te das cuenta que allí hay mucha gente, que cada uno es de su padre y de su madre, que el 50% son progenitores y el otro 50% sus propios hijos u otros chavales pasándolo bien y que todos enseñamos carne sin importarnos los cuerpos de los demás. Es un alivio, la verdad, pero me preguntó por qué esta “empatía” no se extrapola a la vida cotidiana y sólo perdura entre las vallas de la piscina del pueblo (o en la playa, si te descuidas, pero creo que en menor medida)

Puede que te guste también...

13 Comments

Marta- mamá d gemelos 19 octubre, 2016 at 3:09 pm

Luego termino de leerlo pero Alicia keys se ha hecho todo el programa “la voz” sin maquillaje!! Luego comento el resto

Reply
Principesa de Preslav 19 octubre, 2016 at 3:12 pm

Me alegro porque sería de las primeras en marcar tendencia prolongada y no en una queja puntual! Besos!

Reply
Escondite de Mamá 19 octubre, 2016 at 5:29 pm

A mi sinceramente las famosas no me venden el modelito de “mujer normal”. Hay muchas que van de naturales y luego se ponen 5 capas de maquillaje, la faja y el wonderbra para la publicidad o evento de turno. Lo bonito vende, está claro, pero muchas veces no es real.
Lo malo de todo esto es que hay personas susceptibles de caer en trampas que pueden llevar a problemas serios y la verdad es que a nadie le importa.
Me quedo con la piscina del pueblo, con sus griteríos y gentío, pero más real y con menos posturita.

Reply
Principesa de Preslav 19 octubre, 2016 at 6:04 pm

Bueno, si entramos ya en la publicidad entonces nos caemos de cuelo: cremas antiedad con chicas de 20 años, champús de volumen con modelos con pelazo, crema anticelulitis con modelos famélicas…
Me preocupa más esta gente en el día a día, cuando se vuelven normales un momento y vuelven a ser celebrities al minuto.
Un abrazo!

Reply
Mamá d Gemelos 19 octubre, 2016 at 10:12 pm

ay si! me meo con los anuncios de Shisheido con niñas que no llegan ni a la veintena. yo un día voy a hacerme una foto con mis cartucheras, mi cicatriz de cesárea no se ve porque tengo un pliegue tras parto gemelar que no me lo quito ni con caminar, ni con natación ni hipopresivos, una foto en primer plano de mis estrías y mi cuerpo fofete, ese que he lucido sin que me importase un pimiento lo que pensasen de mi en la piscina.

A veces incluso confundimos estar delgado con estar sano. te aseguro que en natación le llevo 20 kg a más de una y no me alcanzan nadando ni de coña! 😛

Mi frase de toda la vida es… si al levantarme por la mañana me lo hiciesen todo y me dedicase a entrar en el baño seguida por mi maquilladora y mi peluquera, y luego sesión con mi preparador físico exclusivo, yo también estaría monísima; pero sabes qué!? me siento bien con mis ojeras, con mi corte de pelo que seco y dejo despeinado y mi ropa de hace 3 ó 4 años atrás porque no me gasto un duro para gastármelo en mis peques!! XD

En definitiva, 100% de acuerdo con la publicación en todo, de la primera a la última línea!

Reply
Paula Lago 21 octubre, 2016 at 10:27 am

Princesa, me enamoré de este post porque has puesto excelentemente en palabras lo que yo siempre digo.
A mi jamás de los jamases ni la publicidad ni joligud me han vendido lo de la imagen. He tenido sobre peso la mayor cantidad de años de mi vida, y nunca estuve más feliz con mi cuerpo que luego de ser mamá.
La única pela por la que ahora quiero bajar de peso es por mi cirugía de columna (por la que no debería haber tenido nunca estos 15 kg de más) que me está pasando factura a mis casi ya 45 años.
No uso cremas, no suelo maquillarme salvo alguna que otra vez y apenas tengo delineador y rimel.
Creo que la autoimagen y la seguridad en uno mismo, la autoestima digamos, lamentablemente no la tenemos al 100% toda nuestra vida, hay que ir armándola y fortaleciéndola; pero va muy ligado también a cómo nos han criado y cuán valorados en general nos hemos sentido. De ahí la importancia de hablar mucho con nuestros hijos sobre estos temas.

Reply
Principesa de Preslav 21 octubre, 2016 at 12:00 pm

Hola Paula,
Muchas gracias por pasarte a dejar un comentario. Me alegráis el día cuando os parece que lo que escribo está bien… ¡para eso está este blog!
Tienes toda la razón en lo que dices. Yo sí que uso crema, pero porque tengo la piel seca y me maquillo nada, cero, sólo la bb cream y no por coquetería. Ni rimel ni eyeliner ni nada. Pero tengo el pelo fino y es algo que me ha hundido muchos años. He probado de todo y por eso me duele, me enferma, que la publicidad sea tan engañosa.
Lo dicho, un besote fuerte y espero volverte a ver por aquí.

Reply
Mamacuchufleta 22 octubre, 2016 at 12:50 am

Así es esta sociedad, que marca como perfecto, muchas veces, un cuerpo extremadamente delgado, o un cuerpo bonito que, como decían por aquí arriba, tienen, tras poner el pie en el suelo nada más despertar, un maquillador, peluquero y entrenador personal…
Un post muy divertido y real como la vida misma, enhorabuena 😉

Reply
Principesa de Preslav 22 octubre, 2016 at 5:45 pm

Gracias!!

Reply
Rocio 23 octubre, 2016 at 1:47 pm

Un tema fácil de ver y difícil de explicar. El culto al cuerpo femenino nos invade y nos condiciona desde pequeñas, por mucho que quieras dejarlo es imposible…con los años te vas dando cuenta de las cosas e intentas no hacerlas pero la sociedad es muy cansina y nos tiene bien enseñadas y socializadas…Intentar mostrar el cuerpo normal en público es una especie de moda para las famosas, famosas que son obligadas por el mundo en el que viven a cuidarse, depilarase, maquillarse y vestirse de la forma menos cómoda posible…y el resto de las mortales también lo vivimos aunque en menor medida en nuestro entorno. Claro que vas a la piscina y ves cuerpos de todo tipo…pero siempre dentro de la mujer depilada con un bikini más o menos adecuado…al lado de un hombre con el bañador que le da la gana y con pelos por todas las partes de su cuerpo.
En cuanto a los presentadores y presentadoras de TV es algo que me tiene muy quemada (como todo este tema, que no se nota, no???) como tu dices no hay lo contrario en chicas…está Piqueras, Pratt o cualquier otro que no son Adonis…y luego están las chicas, que no pueden ser más monas…. y jóvenes.

Siento el rollo…igual debería escribir un post…no se, igual me hostilizo más.
Un abrazo.

Reply
Principesa de Preslav 24 octubre, 2016 at 9:56 am

Como te decía ayer, este tema da para libro, de hecho, estoy pensando una segunda parte el por qué de algunas de nuestras decisiones al respecto: depilarse, teñirse las canas, etc. Porque en este tema tengo opiniones encontradas entre lo que me impone la sociedad y lo que me hace sentir bien.

Reply
Verónica de La Opinión de Mamá 19 enero, 2017 at 1:12 pm

Muy de acuerdo con lo que de cides en el post, suscribo 100% cada palabra pero una cosita… Dicen que realmente la Keys no iba del todo con la cara lavada, como no lo hizo en su día la Kardashian o como se escriba para imitarla pero bueno, que da igual, que el modelo referente en nuestra vida deben ser nuestros padres, por sus actos y no por si están gordos, flacos, guapos, maquiullados o no porque un día, esos modelos seremos nosotros, proyectando hacia nuestros hijos una imagen, por fuera y por dentro…

Los famosos al final, no son más que publicidad para todo, marcas de ropa, maquillaje, etc y no son verdaderamente ellos…

Reply
Icalle Ilustracion 29 julio, 2017 at 10:01 am

Me ha gustado mucho y me he sentido identificada con el momento piscina. Han pasado dos años y medio y sigo teniendo mis lorzas. A veces pienso que debería ponerme a plan. Pero es que me cuesta tanto y disfruto tanto comiendo. Luego está lo del deporte que no encuentro el momento, ni que practicar, de todo me aburro.
Sobre las celebridades es curioso como bien dices, que anuncien que hay que quererse y aceptarse y luego ellas invierten tiempo y dinero para estar divinas. Es totalmente contradictorio.

Reply

Leave a Comment