La alimentación del bebé los primeros 6 meses

posted by Principesa de Preslav 5 octubre, 2015 6 Comments

Aparentemente parece un tema bastante sencillo porque todos sabemos que los bebés en sus primeros meses de vida comen leche. Puede que esa leche sea materna o artificial, pero poca discusión existe sobre si hay que darle algo más a la criatura: ni agua, ni dulce, ni salado, ni un filete con patatas fritas. Los primeros meses comerá leche.

Pero, ¿qué pasa cuando llega al tercer mes? ¿se le puede empezar a dar de comer algo más? ¿cuándo empiezan con los cereales? ¿y las frutas? ¿y los purés?
Pues es la etapa en la que empieza la controversia porque no depende en absoluto del propio bebé, ni de la propia madre o el padre; depende de los enfermeros de pediatría y de los propios pediatras.

Y la pregunta del millón: ¿No podría haber coherencia entre los facultativos y decir todos lo mismo?

A continuación mi experiencia respecto a la alimentación de mi bebé.

alimentacion-del-bebe

La infografía lo describe perfectamente:

Primeros 3 meses

En mi caso, el drama vino las primeras dos semanas, donde el problema fue que el bebé no cogía bien el pecho y nadie nos explicó cómo poder alimentarlo de forma alternativa. Podéis leer al respecto en este post.

Para alguien que pueda estar en la misma situación y no sepa qué hacer, un de consejo al respecto adquirido con la experiencia:

  1. Antes de anteponer qué es más importante, si la lactancia materna o la lactancia artificial (debate a todas luces absurdo porque sabemos que la materna es la mejor) antepón las necesidades de tu bebé: el bebé tiene hambre, tiene que comer, y si está resultando imposible alimentarlo dándole pecho, no hagas los imposible por conseguirlo, dale de comer mediante jeringa o con un biberón.
  2. Hay bebés que después de tomar biberón se enganchan al pecho. No está todo perdido si le das un biberón y ¿sabes qué? si está inquieto, llorando, si se pone nervioso al intentar darle pecho y te golpea y se vuelvo loco de rabia… ¡es hambre! y vale más calmar esa hambre y alimentarlo hasta que se sacie, que seguir haciéndole sufrir. No hagas caso de lactivistas que antepondrán su afán por dar pecho a los bebés a las necesidades de tu propio bebé. Y si se da el caso que no puedes retomar la lactancia materna, NO SE ACABA EL MUNDO, crecerá sano y fuerte con las leches artificiales de hoy en día.

El cuarto mes

Aquí empieza el debate y la respuesta es “le voy a dar más alimentos siempre y cuando mi pediatra o enfermera me lo permita”, ¿y por qué? pues porque al igual que no sabías nada de bebés cuando tuviste a tu primer hijo, tampoco sabes nada de alimentación, así que te dejas llevar.

En la revisión de los cuatro meses se nos dijo que teníamos que esperar a los 6 meses (ya que no había revisión de los 5 meses) para empezar con la alimentación complementaria. Bien, pensé, tiene sentido si le estás dando pecho porque no hay nada mejor que eso pero, ¿dándole leche artificial tiene sentido? para mí no lo tenía.

La opinión de un alergólogo

Al final, la introducción tardía y lenta de nuevos alimentos se reduce a evitar alergias y diagnosticarlas si las hubiera. Así que os voy a contar lo que un alergólogo le dijo a una de mis amigas.

Su niña tenía una posible intolerancia a la lactosa. Tenía 6 meses y había empezado el destete para darle biberón y cereales. Entonces le salió una erupción y le dieron cita con las alergias. Le hicieron las pruebas pertinentes y el día de los resultados el doctor le dijo una cosa que me hizo reaccionar: “Los pediatras no tienen ni idea de alergias“.

Hay alimentos más alergénicos que otros, eso es verdad. Pero sinceramente pienso que la alarma por la alimentación de los bebés es equiparable a la alarma de tenerlos limpitos y bien asépticos. ¡Es una exageración! tampoco os voy a decir que haya que dejarles chupar un chupete que ha caído en un charco, pero no es cuestión de tener hirvieron una olla todo el día.

Como anécdota: mi enfermera de pediatría es naturalista y como tal, sólo entendía la lactancia materna como medio para alimentar al bebé. Después de asimilar que nuestro caso no iba a ser ese, su lucha fue para evitar a toda costa que usáramos medicamentos cuando la niña tuvo conjuntivitis. Nos recomendó usar manzanilla, pero llegados los 4 meses nos dijo que nada de alimentación complementaria por miedo a las alergias. ¿Y qué pasa con el polen de la manzanilla? porque la alergia al polen es una de las más extendidas. Sólo quería mostrar la ironía de todo este asunto.

Al final hicimos lo siguiente: después de que otra amiga me pasara las explicaciones en papel que le dieron en otro ambulatorio de otro municipio de Bizkaia, decidí seguir esas instrucciones.
Le seguimos dando la leche artificial de continuación y empezamos a darle zumo de naranja cuando ya tenía 5 meses después de la siesta. Le encantaba.

6 meses

En la revisión de los seis de repente todo eran prisas para empezar con la comida: patatas, zanahoria, calabaza, calabacín, vainas, puerro, cereales sin gluten, cereales con gluten… todo de uno en uno y durante una semana para ver si lo toleraba.

¿Cómo le haces comer a un bebé, que sólo sabe lo que es la leche, un puré de patata soso? pues de ninguna manera lógica. A nosotros nos vomitó lo invomitable, así que me reafirmé en mi plan.
Así que recurrimos a las instrucciones de la otra pediatra: juntamos 4 verduras y puré al canto. Lo empezó a comer a gusto. Después sumamos calabacín, después vainas, después tomate, después puerro… cada vez que hacíamos un puré nuevo metíamos un nuevo alimento y controlábamos que le sentara bien y no hubiera anomalías. Nunca las hubo.

Es curioso porque de 4 a 6 meses no quieren que cambies su dieta, pero de los 6 a los 9 (que en esos 3 meses no vuelven a haber revisión de pediatría) quieren que a toda ostia empieces a meterle de todo.

A la vez que las verduras empezamos con las frutas: naranja, manzana, plátano y pera. En eso sí que fuimos estrictos hasta los 9 meses, pero hacíamos trampa de vez en cuando y una vez a la semana le metíamos una galleta maría. La niña se volvía loca ese día.

de cenar: cereales.

Estreñimiento

Si tienes un bebé poco dado a hacer sus cacas nucleares, échale un biberón de 240 de leche y 4 cazos de cereales sin gluten y verás el resultado. Las lloreras a la hora de intentar soltar un güito por el culete eran antológicas. ¿Por qué? porque los cereales sin gluten son de arroz.

Si este es el caso, os recomiendo coger los Hero Superfibra sin gluten, que llevan más fibra de la habitual y les sienta mejor a la tripa.

Después vendrían los cereales normales donde seguimos cogiendo los de Hero. No era una cuestión de marca, sino que miramos cuáles tenían más fibra añadida y esos eran los que más. Así que cereales de Miel y Galleta María para cenar.

Carnes, pescado y huevo

En lo que nos comentó la enfermera no se incluía el huevo ni de casualidad, claro. ¡El huevo es el enemigo de los niños! ¡No al huevo! ¡HUEVO MALO!

Empezamos a añadir carne al puré: ternera por ejemplo o pechuga de pollo. Después seguimos con el pescado blanco: gallos, merluza, bacalao. Por último el pescado azul: las anchoas. Y nos la jugamos con el huevo cuando tenía 7 meses y medio. Primero la clara sola con el puré, para ver si le sentaba bien, y después solo la llema. Cuando todo estuvo asimilado: un hueco cocido entero. ¡También le encanta!

Ahora con 9 meses ya han entrado las legumbres, más pescado, más fruta (ciruelas, nectarinas…)

Conclusión

Mi duda es por qué la Asociación Española de Pediatría no hace una homologación de las corrientes e ideas que tiene cada pediatra en España y saca una guía unificada de alimentación para bebés.

Vas a un parque y descubres que un bebé de 6 meses aún está sólo con biberón, otro ya tomaba cereales desde los 4, nada de lácteos la niña del fondo, yogur de postre todos los días el moreno de la esquina, sin huevo teniendo 12 meses… y así en todos los municipios. Nosotros fuimos a la reunión de la guardería y lo primero que nos dijo el profesor fue: “mi hija ya come yogur y es un mes más pequeña que la vuestra” ¡pues yogur al canto esa semana!

Yo creo que habría que dar una serie de indicaciones entre pediatras y alergólogos para orientar a los padres y a partir de ahí que cada cual haga lo que crea más conveniente para sus bebés. Me parece bastante sencillo de llevar a cabo teniendo en cuenta la de protocolos de conducta que se aprueban día a día.

Puede que te guste también...

6 Comments

Mamá se escribe con K 6 octubre, 2015 at 11:46 pm

Hola Principesa! Tienes toda la razón, a mi me están volviendo loca y me recuerda a la alimentación de la mujeres embarazadas, tan difícil es que se siente un comité y haga una guía de alimentación?

Yo estoy sólo con 5 verduras (patata, puerro, zanahoria, judías verdes y calabacín) pollo, ternera y de frutas manzana,pera y naranja, normal que Brutote ya no quiera abrir la boca en la merienda, me aburro hasta yo…

Reply
Principesa de Preslav 7 octubre, 2015 at 9:13 am

Puedes añadirle calabaza al pure, que le ayuda a hacer caca y también tomate quitándole la piel.
Y de frutas, nosotros ahora ya le damos ciruela y plátano y nectarina.
Ánimo! Que ellos al no conocer más sabores no se aburren.

Reply
Beliebers, veganos y cristianos - lo que otros consideran normal 29 octubre, 2015 at 11:16 pm

[…] Ya os he hablado alguna vez al respecto de este tema y lo mucho que me escama que no haya consenso entre pediatras para dar unas pautas concretas que seguir con tranquilidad. Por supuesto, las creencias de los padres tendrán mucho que ver en la alimentación del bebé. […]

Reply
Véronique Lesoinne 1 marzo, 2017 at 5:52 pm

Este artículo demuestra una falta de conocimiento de la lactancia materna y de los lineamientos en relación a la alimentación de los infantes. La Organización Mundial de la Salud establece claramente que es lactancia materna exclusiva (ni agua, ni suero, ni leche artificial) hasta los 6 meses, seguido por la introducción paulatina de la alimentación complementaria. La leche materna sigue siendo el alimento principal hasta el año, y debe seguir hasta POR LO MENOS dos años, según la misma organización. Las asociaciones de pediatría recomiendan lactancia materna exclusiva por 6 meses y seguir hasta por lo menos el primer año, junto con alimentación complementaria. Favor de informarse adecuadamente. Para la lactancia materna pueden acercarse a La Leche League o la Liga de La Leche. http://www.llli.org.

Reply
Principesa de Preslav 1 marzo, 2017 at 6:36 pm

Para empezar, decirte que este post no pretende adoctrinar a nadie y que se basa en mi experiencia. La infografia describe qué tuvimos que hacer nosotros al fallar la lactancia materna.
Me la bufa que la OMS diga que la LM debe ser exclusiva durante los 6 primeros meses. Igual la OMS tenia que haber venido a ayudarme cuando la LM falló.
Igual tu puedes ilustrarme ya que si lees más el blog, verás que la famosa Liga de la Leche no nos ayudó en nada.
Pero no importa tú y la OMS sabéis de todo y mejor que nadie. Gracias.

Reply
Soymadreyahoraque 2 marzo, 2017 at 5:25 am

No está mal lo que propones, Tener un criterio unificado para no volvernos locos y que no dependa del pediatra/enfermera que te toque de turno. Si buscas información sobre la alimentación complementaria, es un caos (o por lo menos a mí me lo pareció) hay “estudios” de todo tipo, unos dicen que retrasar la introducción de ciertos alimentos puede aumentar el riesgo de alergia, otros dicen todo lo contrario. Al final te decantas por seguir las indicaciones del pediatra que te toca.

Reply

Leave a Comment