La maternidad subrogada

posted by Principesa de Preslav 5 septiembre, 2016 6 Comments

Acabo de leer este articulo en el Huffington Post de Yolanda Domínguez (que firma como artista visual y activista). Podéis leerlo aquí para saber de qué va esta reflexión sobre un tema complicado de legislar y que conlleva mucho debate ético y, sobre todo, moral.

Todo surge a raíz de la fotografía que ha colgado Jaime Cantizano en su Instagram donde presenta a su bebé (fruto de la maternidad subrogada). Sin embargo es un tema que lleva sobre la mesa desde hace tiempo: por un lado, las familias monoparentales, homosexuales o con problemas de fertilidad piden su legalidad en España; pero lo cierto es que a día de hoy sigue siendo ilegal.

La nueva forma de someter a las mujeres ya está aquí y se llama maternidad subrogada

No sé exactamente de qué es activista Yolanda Domínguez, pero creo que mezcla temas en su reivindicación de que las mujeres deben hacer lo que quieran con su cuerpo. Por supuesto, estoy de acuerdo con eso, pero si vamos a darle un matiz moral a este debate, sobre si es “decente” o “inmoral” gestar el bebé de otro insinuando que se borran ciertos límites éticos, lo mismo deberíamos debatir también si es “moral” o no “jugar” con los genes en las clínicas de fertilidad. No seré yo quien censure a quiénes recurren a estos centros en busca de ser padres y madres o sólo madres (porque de momento los padres solos no pueden conseguirlo de esta forma)
Sin embargo creo que disfraza una reivindicación feminista detrás de una practica que no tiene por qué conllevar la explotación del cuerpo de la mujer y tratar de defenderlo diciendo que no es normal gestar un bebé para que después te lo arranquen de los brazos me parece un error.

Me pregunto desde cuándo todo aquello que deseamos adquirió la categoría de derecho y, a la falta de recursos y oportunidades, decidimos llamarla libertad

En tal caso, donar semen u óvulos por el mero hecho de ganar dinero y no por altruismo, ¿cómo se le llama?

Quiero decir, que entiendo que se refiere a la desesperación que conducirá a muchas mujeres a prestarse a acceder a que se subroguen sus úteros, pero en este tema tan serio, pensar que esa es la situación general de las mujeres me parece muy arriesgado. Para empezar, porque comprar a Tailandia con Estados Unidos (por poner dos ejemplos) ya me parece excesivo.

Otra cosa es que Jaime Cantizano exija que los hombres tienen derecho a ejercer la paternidad de esta forma. Como bien dice la autora, se puede recurrir a la adopción. Sin embargo, entiendo que este tema no será sencillo para familias monoparentales, y siendo la subrogación legal en otros países se recurra a ella (con matices claro, porque todos sabemos que hecha la ley hecha la trampa y habrá quien se lucre de forma cruel y se aproveche de muchas mujeres)

Sin embargo, dentro del ámbito que marque una ley (que entiendo estará hecha por gente experta y no por opinadores de a pie) deberíamos aceptar que es un método viable para que personas que no pueden ser padres/madres por métodos “tradicionales” consigan serlo.

No quiero herir a nadie, pero no me imagino a un médico diciéndoles a una persona (pongamos mujer) que desea ser madre, que recurra a la adopción porque hay muchos niños por ahí que necesitan que los cuiden. Pues sí, los hay, pero no se puede obligar a alguien que quiere ser madre de forma natural a tener que “conformarse” con adoptar SINO ES LO QUE DESEA.

Granjas de mujeres

Por supuesto esto es una aberración se mire por donde se mire que, efectivamente nos retrotrae a La Isla o Matrix o Gattaca, pero la India se caracteriza por esta y cientos de miles de vulneración antes más y no sólo hacía la mujer, sino hacia la infancia o las personas en general por el mero hecho de ser más pobres que otras.

Esto no quiere decir que si se gestiona como dicte la ley mande no sea llevado de forma correcta. Si una mujer está dispuesta a prestar su cuerpo para gestar el bebé de otros y recibir una compensación económica por ello, ¿qué hay de malo?

La autora compara la maternidad subrogada con la donación de semen. Como he dicho antes, no veo que estas donaciones conlleven debates Morales y ya puestos, me temo debería compararse con la donación de óvulos, cuyo caso conlleva algo más de esfuerzo que a los hombres y de ahí que la compensación económica sea mayor.

En un mundo perfecto las adopciones de niños y niñas de todo el mundo sería más accesible y no conllevaría esperas de años y burocracia hasta cansar. Pero en un mundo perfecto no habría niños que adoptar, ¿no? Y en ese mundo perfecto no habría personas infertiles… Pero si habría mujeres y hombres que querrían ser madres o padres y no tengan forma de serlo sin “ayuda”, ¿qué harían en ese mundo perfecto dónde tampoco se vulnerarían los derechos humanos? Nunca lo sabremos.

Aún así, aplaudo el alegato final reivindicando la lucha para que la adopción sea más accesible y que esté permitida a cualquier persona dispuesta a hacerlo (a toda persona individual o familia, sea del tipo que sea), lo cual no creo que tenga mucha relación con atacar sin piedad la maternidad subrogada y a quienes han recurrido a ella para convertirse en padres o madres.

Puede que te guste también...

6 Comments

Maria (Miren Casavieja) 6 septiembre, 2016 at 1:58 am

Principesa, sabes que te sigo allá donde vayas, pero esta vez, por primera vez, no estoy de acuerdo.
Sí estoy de acuerdo que al artículo le falta fondo. Yo creo que el objetivo era explicar a fondo la teoría Feminista sobre el tema pero acaba mezclando cosas y no quedan las cosas claras.
En mi opinión la maternidad subrogada es “el todo vale”.
Todos tenemos, y cada vez más, amigos/familiares alrededor que ante su deseo de ser padres y no poder conseguirlo hacen lo posible y lo imposible, y en mi caso siempre he apoyado y apoyaré las medidas que tomen. Y por eso creo además que todas esas medidas tienen que estar cada vez más abiertas ya que están demasiado motivadas por cuestiones económicas. Pero en el caso de la subrogación hablamos de alquilar el cuerpo de una mujer por dinero que después de gestar durante 9 meses un bebé lo entrega a la pareja receptora, siempre y cuando esté sano ya que en caso de malformación los receptores no suelen quererlo. No creo que está sea la solución

Como siempre leerte un placer.
Gracias

Reply
Principesa de Preslav 6 septiembre, 2016 at 9:19 am

Hola Miren!
Por supuesto, respeto que no estés a favor de la maternidad subrogada. Yo creo que es un tema controvertido y muy complicado y me atrevo a compararlo con el aborto (ya sé que son temas contrarios, pero el impacto moral y ético es el mismo). Hay quien no está de acuerdo con que se permita abortar porque se “deshace” de una vida, otros creemos en los tiempos establecidos y en el derecho de cada mujer a hacer lo que desee… sin embargo, no deja de ser un tema controvertido al igual que la subrogación. Yo creo que, como todo, merece reflexión y sobre todo regulación.
Cuando una mujer está embarazada y desea dar en adopción a su bebé (por los motivos que sean), los adoptantes también suelen rechazar esos bebés si no están sanos. No es un problema de la subrogación sino del deseo de las familias a tener bebés sanos y normales.
Como te decía, es complejo.
Un beso y gracias por seguirme.

Reply
Encarni M. 6 septiembre, 2016 at 5:44 pm

Estoy de acuerdo contigo Princesa. Además creo que el artículo del Huffington Post adolece de contradicciones (la persona que lo escribe, y que se defiende ella misma como activista, no es coherente entre todo lo que defiende y lo que critica), y su falta de información sobre el tema es patente.

Me gustaría dejar bien claro que en los países donde exite una buena regulación ni la gestante ni la familia receptora pueden “echarse atrás”. No entiendo por qué este argumento es siempre el que utilizan, a veces el único, aquellos que están en contra de la maternidad subrogada.

Hay veces que la gestante es la propia tía del bebé, o una amiga de la madre, por ejemplo (cumpliendo todos los requisitos legales, acudiendo a un notario, habiendo ya sido madres previamente, siendo los óvulos de otra persona distinta a la gestante, entre otras cosas). ¿Por qué los que están en contra de esta realidad solo ven el aspecto económico? ¿No es acaso España un país solidario en muchos otros ámbitos?

Solo nos hace falta que se regule, al igual que está regulado el aborto, estemos de acuerdo o no en cualquiera de estas prácticas. Tampoco somos quién para criticar a quienes recurren a todo ello si lo hacen dentro de la legalidad, y más si van a países o estados con todas las garantías.

Lo importante es que el asunto está en la calle, un paso más para su regulación en España.

Saludos.

Reply
Principesa de Preslav 6 septiembre, 2016 at 9:44 pm

Hola Encarni,Me ha gustado mucho tu comentario y te agradezco la información adicional, de la que no tenía ni idea. Se agradece saber más cosas sobre el tema.
Estoy de acuerdo en que el tema debe debatirse, que esté en la calle, para darle visibilidad.
Un beso

Reply
Mahelvamp 8 septiembre, 2016 at 10:54 am

Me ha gustado tu post.
Yo soy de las que estan a favor de la legislación de la maternidad subrogada y también de que se ponga una solución a la lentitud de las adopciones nacionales (en las internacionales no te puedes meter por que cada país tiene sus normas).
Como ha dicho Encarni que exista una ley que regule hacer algo no implica que te obliguen a hacerlo, como el aborto, pero sí cubre tus derechos y los de los demás.
En fin, es un gran debate, pero como mujer no me voy a sentir atacada ni nada parecido si en un futuro aparece una norma que regule la maternidad subrogada.
Besos.

Reply
Principesa de Preslav 8 septiembre, 2016 at 3:43 pm

Hola!
Totalmente de acuerdo en que algo se puede y se debe hacer para agilizar las adopciones nacionales. Es necesario.
Un saludo!

Reply

Leave a Comment