Top
Las tetas de Emma Watson y el feminismo | Principesa de Preslav
fade
6622
post-template-default,single,single-post,postid-6622,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.6,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Las tetas de Emma Watson y el feminismo

Para quien no lo sepa, Emma Watson lleva tiempo siendo abanderada del movimiento feminista. Acude a manifestaciones, a la ONU, realiza entrevistas a personajes de renombre que se han convertido en heroínas de la lucha de las mujeres por la igualdad y se muestra firme y convincente cada vez que defiende sus ideas.

Las tetas de Emma Watson y el feminismo

Esta es Emma Watson:

Parte del discurso de He for She en la ONU

Si por algo se ha caracterizado Emma Watson, una niña a la que hemos visto crecer en la gran pantalla, es por su coherencia. Dejó la interpretación durante una temporada, después del éxito y desgaste de Harry Potter, para matricularse en la universidad de Brown y graduarse años después en literatura inglesa (complementó sus estudios con un curso en Oxford).

Es complicado defender tus principios trabajando en la industria del cine. Hace poco se supo que se había negado a interpretar a la Ceninicienta y que se había decantado por hacer de Bella en la nueva versión de Disney del clásico. ¿Por qué? ambas son princesas Disney, ambas están algo estereotipadas, pero para Watson, Bella es “curiosa, compasiva y de mente abierta. Este es el tipo de mujer que quiero interpretar como modelo a seguir”. Y después añadió: “Bella desafía el status quo del lugar dónde vive y eso es inspirador”. Es una manera de ver a Bella, como también fue su petición expresa no usar corsé.

Por este y muchos otros motivos conocemos a Emma Watson, pero esta semana han ocurrido dos cosas que la han puesto en el punto de mira por dos motivos diferentes: 1) Limpió la barbilla de una periodista española de tinta de bolígrafo para evitar que se avergonzara después al verse en la tele, un gesto aplaudido y que enterneció a muchos por su amabilidad no fingida. 2) Algunas personas decidieron que no se puede ser feminista y posar ligera de ropa en la portada de una publicación. ¡Así de profunda es nuestra existencia!

No puedes ser feminista y enseñar las tetas

Para empezar: no enseña las tetas, no lleva sujetador y sus pechos están estratégicamente cubiertos por lo que parece una torera (que yo jamás me pondría, no porque me avergüence de mi cuerpo, sino porque no me gusta).

Para continuar: ¿qué lleva haciendo Femmen todo este tiempo? enseñar los pechos. ¿Por qué? porque parece que una mujer, irónicamente, deja de ser una mujer en pleno uso de sus facultades si está enseñando las tetas. En serio, ¿qué le pasa a la humanidad con las tetas? y profundizando un poco más, ¿qué les pasa a algunas mujeres con las tetas?

Me cuesta asimilar que venga de boca o tweet de una mujer la crítica a Emma Watson, como si no hubiera conductas censurables por las que quejarse a diario sin tener que recurrir a criticar a otra mujer.

El feminismo es sobre dar opciones a las mujeres, el feminismo no es una vara con la que golpear a otras mujeres, es sobre libertad, es sobre liberación, es sobre equidad, no sé qué tienen que ver mis tetas con eso.

Conseguir la igualdad entre hombres y mujeres no implica detestar a los hombres, no supone ningunearles o tratarles como la sociedad ha tratado a las mujeres a lo largo de todos estos años de humanidad. Se trata de poder elegir libremente, de obtener una igualdad en el salario, de no ser discriminada a la hora de ser contratada por tener tetas o tener un útero y estar dispuesto a usarlo. Todo eso es feminismo y todo eso promueve Emma Watson con coherencia e inteligencia.

Alguien comentaba:

Se puede ser feminista y estar orgullosa de tu cuerpo. La entrega de Emma Watson en una sesión de fotos reveladora no anula su compromiso feminista.

Fijaos, se puede ser feminista y no sentir vergüenza de tener un cuerpo diferente al de Emma Watson y no sentir reparos en enseñarlo. Se puede ser feminista y salir medio en pelotas a una gala de los Grammys como han hecho toda la vida personajes como Katy Perry o Madonna, y no he visto nunca a otras mujeres alzarse enloquecidas a criticarlas.

Las estrellas de la música y su carencia de ropa

Fijaos que este es un tema que me parece más digno de mención que el posado de Emma Watson en Vanity Fair.

Siempre que veo se acercan las galas de los Gammy, MTV Music Awards, el show de la Súper Bowl… me pregunto el aspecto que lucirán las reinas y princesas del pop. Me fascina que en un mundo, el de la música, dónde las mujeres colman las listas de ventas, decidan sistemáticamente ir desvestidas en sus conciertos o videoclips o galas.

Este asunto choca directamente con mis principios de que las mujeres pueden y deben vestirse como les de la real gana. Me siento una hipócrita diciéndoos esto que os voy a decir, sobre todo después de todo lo expuesto más arriba sobre Emma Watson, pero si no lo digo exploto: no entiendo la necesidad de las artistas de rodar vídeos que perpetúen a la mujer como un objeto sexual o quizá es que en realidad lo que están haciendo es refrendar su libertad sexual. Tengo un dilema con esto.

Os animo a encontrar un videoclip de un grupo con integrantes o solistas masculinos de música latina o pop, en el que no salgan mujeres ligeras de ropa haciendo bailes sexys. Y después, buscad entre los videoclips de Britney Spears, Rihanna, Madonna… soy plenamente consciente de que tienen total derecho a sentirse sexys y vestirse como quieran, pero no dejo de pensar si tendrían el mismo éxito si fuera tan sobrias como lo puede ser Adele, por ejemplo. ¿Creéis que Beyoncé seguiría siendo la artista que es si no llevara la braga metida por el culo en sus conciertos? Son dudas que me surgen.

Me dirán: “es envidia”, que es básicamente lo primero que te sueltan a la cara cuando comentas alguna de estas actitudes. Pues no os voy a decir que no.
A mí me gustaría saber cuántas de estas artistas se visten así por gusto o porque creen que es lo que se espera de ellas. Creo que ese es el matiz que marcaría la diferencia.

En fin, tenéis abiertos los comentarios para explicarme qué pensáis al respecto de esta pequeña reflexión.

Escribe un comentario

¿Te gusta nuestro Instagram? ¡Pues vente!