Los niños nacidos en diciembre están perdidos

posted by Principesa de Preslav 25 septiembre, 2017 6 Comments

Personalmente estoy hasta más allá de Marte de leer cosas como estas: “Los niños nacidos en diciembre lo tienen más difícil” y más difícil que lo tendrán si de ante mano vamos pensando que van a sufrir como condenados simplemente por ser de diciembre. Hay estudios, miles al parecer, hay confirmaciones científicas y después la wikipedia de madres y padres dónde por todos es sabido que estos niños lo tienen chungo, tanto, que es mejor que no los escolaricemos porque total, ¿para qué?

Esta semana leía el último mensaje de alarma para los que tenemos niños nacidos en diciembre y ya me ha terminado de tocar los huevos el asunto, así que vamos a hablar de ello.

Los titulares son de lo más variopintos, como esos a los que nos tienen acostumbrados los periodistas de hoy en día dónde todo parece que nos conduce al fin del mundo. Veamos algunos ejemplos:

  • La importancia de nacer en diciembre.
  • La maldición de nacer en diciembre.
  • Ser el más pequeño de clase tiene sus riesgos.
  • Los niños nacidos en diciembre sacan peores notas.

Y podría hartarme. Mi hija es uno de esos críos nacidos en diciembre y encima es la más pequeña de su clase, así que puedo contaros algunas cosas al respecto.

Voy a tomar como referencia algunos de los puntos que se afirma sufrirán los nacidos en diciembre:

El primer escollo: el control de esfínteres.

Pues mire usted, esto es un escollo porque en los colegios se empeñan en obligar a los críos a dejar el pañal antes de lo que les correspondería. Es decir, habrá críos de diciembre, noviembre u octubre que lo dejen voluntariamente en Semana Santa (por ejemplo) y otros a los que se les tendrá que animar a dejarlo porque en el siguiente curso no está permitido usar pañal. Por lo tanto ¿quién hace de este tema un problema? Es asunto no es haber nacido en diciembre, el asunto es que los centros se empeñen en lo respetar los tempos de cada niño PARA SU PROPIA COMODIDAD.

Los nacidos en diciembre tendrán baja autoestima.

Es que es leerlo y encenderme. Una psicóloga de un centro psicopedagógico afirma que: En Primaria los niños comienzan a hacer comparativas. Entonces pueden pensar ‘no llego’, ‘no valgo’… son conscientes de las diferencias.

No hace falta llegar a Primaria. En Infantil, son las propias actividades del centro las que empiezan a delimitar las aptitudes de los críos. El famoso test de detección temprana de “anomalías” que ha impuesto el Gobierno Vasco el año pasado, anima a los tutores a detectar carencias en los críos y es inevitable que se fijen en que fulanito y menganito de enero y mayo, son mucho más ágiles que petula y banana de noviembre y diciembre.

¿Y qué? volvemos a lo mismo del punto anterior: fulanito y menganito sacan casi un año de vida a petula y banana. ¿Eso quiere decir que son mejores? No, para nada, quiere decir que han tenido más meses de vida para espabilar en ciertos aspectos. En una jodida comparativa, que es a lo que se tiende siempre que se les valoran ciertos aspectos, lo más probable es que los del últimos trimestre salgan perdiendo.

Lo que más me cruje de todo esto son las afirmaciones. Las malditas afirmaciones categóricas. No te dicen que pueda pasar que haya quien sufra de baja autoestima si ha nacido en diciembre, no, te dicen que tendrán baja autoestima. ¿En serio? ¿esta es la seriedad que ofrecen en ese centro psicopedagógico? Recuerdo casos de personas con baja autoestima en mi clase, en primaria, y no eran precisamente los de diciembre.

Mi hija tiene cuatro años para espabilarse porque sino en primaria la van a tomar por el pito de un sereno.

Más riesgo de que le achaquen un trastorno.

¡Pues claro! Por lo mismo que lo anterior. Tienen casi todas las papeletas de que les achaquen un trastorno porque hacen las valoraciones comparándolos con los demás críos. El año pasado, nos hartamos de escuchar a la tutora de nuestra hija decirnos que tenía la psicomotricidad menos desarrollada que… ¿qué quién? ¿que el crío que le saca 360 días?

En el famoso test de detección temprana nos comentaron que debía mejorar prácticamente todos los aspectos físicos. Dónde los demás subían escaleras, ella pedía ayuda. Dónde los demás corrían y saltaban, ella pedía la mano para hacerlo. Al parecer no supieron valorar que era una niña que necesitaba seguridad y que no solo tenía que ver con la fecha de su nacimiento. ¿Cómo puede ser que la auxiliar fue de las primeras cosas que comentó? ¿cómo es que este curso, que entra más feliz que una perdíz y se apaña bien en los aspecto físicos, una de las primeras cosas que nos ha comentado su nueva tutora es que es una niña sensible que necesita tiempo para hacerse a los cambiospero claro, es más fácil achacarle un trastorno que darle tiempo.

Por otro lado, en clase hay 5 niños nacidos entre octubre y diciembre, cada uno de su padre y de su madre: tenemos una niña de noviembre que ha sido como Tarzán desde el año pasado y que no tiene miedo a nada físicamente hablando. ¿Qué pasa con ella? ¿es una excepción? ¿y qué pasa si mi hija, la más pequeña de clase, ha aprendido a hablar mucho y mejor que otros de su clase? ¿eso no se valora?

Desprecio de los compañeros.

En Infantil son demasiado pequeños para las burlas, pero en Primaria… la cosa cambia. Si un niño no hace algo que otros sí, «le empiezan a señalar», admite la psicóloga. En este sentido, es necesario estar muy alerta.

Volvemos a las afirmaciones de la psicóloga esta en la que basan el artículo. ¿Qué clase de afirmación es esta? Al parecer solo los nacidos en diciembre, noviembre y octubre van a sufrir las burlas de los demás. ¡Qué movida! en mi colegio se llevaban tortas y burlas todos por igual y el artífice de todo aquello era el enano cabrón nacido en diciembre, que de alguna manera tenía que suplir el complejo que tenía.

Empiezo a estar confundida si con rontundidades como esta pretendemos corregir los problemas que vayan a surgir en el colegio. Quiero pensar que mi hija está en manos de mejores profesionales que los que pretenden sembrar el pánico entre los padres.

En deportes, también por detrás.

Ya no sé si echarme a llorar llegados a este punto. Pero antes de hacerlo, voy a abrir Google y hacer una pequeña búsqueda: deportistas de élite nacidos en el mes de diciembre.

Seguramente no encuentre ninguno y si los hay, serán mejores que otros nacidos en años posteriores porque es imposible que hayan destacado en los de su misma edad siendo de diciembre.

Resultados: Gonzalo Higuain, Alberto Contador, David Villa, Robert Jubica (claro, este tuvo un accidente de la ostia, seguramente por ser de diciembre), Iker Muniain (a quién no solo le pasó factura deportivamente ser de diciembre sino que debutó en primera siendo menor de edad)… claro que todo tiene sentido porque “no serás deportista de élite si has nacido en diciembre” titulaba el AS después de un estudio hecho por varias universidades: ver aquí el análisis de mi mami es logopeda.

«Puedo decir sin temor a equivocarme que, tiempo atrás, la inseguridad era algo desconocido para mí. Siempre fui el mejor de mi clase. El más alto, el más rápido… Pensaba que era Superman. Al final resultó que era porque había nacido en enero y era más mayor que mis compañeros».
Gert Verhulst, actor belga, marzo 2013

Ser nacido en enero es como pertenecer a una familia adinerada, tienes más opciones de triunfar en la vida. ¡Qué mal repartido está el mundo! y todo por haber follado un día de marzo y haber condenado a nuestra hija a ser de diciembre.

Sacarán peores notas.

Todos y cada uno de los críos nacidos en diciembre sacarán peores notas que los nacidos en otros meses del año. Es un estigma, es mejor que vayamos ahorrando para apuntar a los críos a una academia porque sabemos de antemano, gracias a tantos expertos, que nuestros hijos van a ser un puto desastre en matemáticas, física, química… y no te cuento en educación física. Un entrenador personal para que sean capaces de aprender a nadar y no se ahoguen en la playa, porque al ser de diciembre, no las tenemos todas con nosotros de que vaya a aprender por su cuenta, sin ayuda.

Estamos prejuzgando a todo este carro de criaturas a que van a tener más problemas sólo por el mes en el que han nacido. Si hicieran los cursos escolares de enero a junio y de julio a diciembre, los más “retrasados” tendrían más opciones de destacar, pero compartiendo clase con alguien de enero, mi hija no tiene nada que hacer en la vida. ¡Pobre criatura! menos mal que tiene unos padres a los que todas estas tonterías se la bufan y le recordarán que NO PASA NADA por tropezar dónde otros saltan, porque es cuestión de TIEMPO y CONSTANCIA que lo consiga.

Y sino, pues ya tiene excusa: “ama he suspendido mate porque soy de diciembre”, me parecerá lo más normal del mundo.

Los compañeros de clase de mi hija que son del primer semestre del año explotaron en Semana Santa algunas de sus aptitudes. Mi hija lo ha hecho en verano. Eso son 3 meses de diferencia para conseguir cosas parecidas.

A parte de todo esto: qué importante es el docente de turno que le toque en clase. Qué importante será que no la traten como a alguien inferior o con la incapacidad de entender las cosas solo por haber nacido en diciembre, ¡qué injusto siquiera insinuarlo! Mi hija no ha hecho otra cosa que sorprenderme en sus casi tres años de vida como para no esperar de ella que siga cumpliendo hitos poco a poco, a su ritmo, a su ritmo biológico, fisiológico y físico… ¡joder! con el handicap de que es sensible. ¡Si es que le tenía que tocar todo en esta vida: ser de diciembre y sensible!

Por otra parte: si mi hija en marzo del año pasado ya hablaba y comprendía y aprendía las cosas mejor que algunos nacidos en marzo, ¿qué esperanza hay para ellos? porque de la mía se espera que lo tenga más difícil por ser de diciembre, pero no quiero ni imaginar el tormento al que estará destinado ese pequeño chavalito de marzo que salta y corre como una gacela Thompson, pero no habla. ¿Habrán tenido en cuenta a estos niños esos estudios? ¿o es que puede haber excepciones? Nunca me ha gustado la estadística, porque la estadística es engañosa.

¿Sabéis cuando dicen que los españoles beben 50 litros de cerveza al año? bueno pues alguien que se está bebiendo 100 litros porque yo no bebo cerveza.

Y basándome en eso, sé que hay esperanza para los nacidos en diciembre, porque son la resistencia.

Fuentes:

  • Los niños nacidos en diciembre sacan peores notas: un 51 por ciento de posibilidades de retraso en su curso si ha nacido en diciembre, pero solamente el 35 por ciento si ha nacido en enero – fuente
  • La importancia de nacer en diciembre: fuente
  • Ser el más pequeño de clase tiene sus riesgos: fuente
  • La influencia de la fecha de nacimiento en el deporte de élite: fuente

Famosos nacidos en diciembre.

Por listar algunos otros fracasados nacidos en diciembre:

  • Paul Klee (pintor)
  • Lars Ulrich (batería de Metallica): este además, tenía el añadido de que era de origen danés. De diciembre y danés, no me explico cómo consiguió llegar a fundar una banda de rock de éxito internacional.
  • Keith Richards (guitarrista de Rolling Stones): nacido en diciembre e inmortal. Después de todo lo que se ha metido, ahí sigue, con doscientos años. Igual también es la llave de la longevidad.
  • Steven Spielberg (director): ¡Buah! ¡Qué horror! seguramente a Spielberg le dijeron que se olvidara de intentar hacer cine porque habiendo nacido en diciembre lo mejor era que aspirara a ser extra.
  • Brad Pitt (actor): ¡Otro! por eso uno de sus primeros trabajos fue de pollo anunciando una cadena de comida rápida, porque es de diciembre. Lo demás ya fue cuestión de suerte.
  • Alejandro Sanz (músico): a mí este no me gusta especialmente, pero no tiene nada que ver con haber nacido en diciembre.
  • DJ Lethal (DJ de Limp Bizkit): a este lo he puesto por hacer bulto y porque me gustan Limp Bizkit.
  • Arantxa Sánchez Vicario (tenista): ya ves, una tenistas española que consiguió ganar Roland Garros y una medalla de oro en unas olimpiadas, pero el problema de no saber administrar su fortuna es porque es de diciembre. Lo otro no.
  • Katie Holmes (actriz): ¡otra fracasada! de verdad que yo no sé como naciendo en diciembre se empeñan en emprender una carrera de éxito en Hollydood.
  • Ricky Martin (cantante): a ver, que Ricky lo ha tenido más complicado que los demás porque a parte de haber nacido en diciembre, es gay. ¡Cómo para esperar que consiga nada en la vida!
  • Jared Leto (actor y músico): este es muy rarito, ya sabéis por qué. El peor Joker de la historia se lo debemos al mes de diciembre.
  • Denzel Washington (actor): al igual que Ricky, Denzel tenía otro problema y es que era negro. De diciembre y negro, ¿cómo ha podido ganar un Oscar?

¡Larga vida y prosperidad a los nacidos en diciembre!

Puede que te guste también...

6 Comments

María (Miren Casavieja) 25 septiembre, 2017 at 5:42 pm

Voy en el tren muerta de la risa, pero no por el post (que también) sino por la bibliografía para el post!!!! Madreeeeee
Buhita es de diciembre, del 30!! Y : dejó el pañal antes que sus hermanos que son de marzo, nunca se ha hecho pis en la cama cuando uno de sus hermanos ha llevado pañal por la noche hasta hace poco, desde bien pequeña hablaba mejor que la mayoría de los niños de su clase. En el tema físico he de decir que siempre ha sido más torpona que sus hermanos, pero es que ellos han sido siempre monos!!! Y si les comparas pues claro, parece torpona.
El problema está ahí, en comparar… Nos empeñamos en comparar y la jodemos…
Muchas gracias como siempre.
A sus pies

Reply
Principesa de Preslav 26 septiembre, 2017 at 7:45 am

Es que yo cuando me pongo, me informo bien jajaja
Mi hija del 26D y en marzo de este año ya hablaba más que los del primer trimestre. Físicamente, sí, es torpona, y además es muy miedosa y le gusta observar entonces en entornos hostiles (rodeada de niños) pues se asusta.
Yo entiendo que nosotros los comparemos, pero los docentes… ellos no pueden hacer eso, cada niño es un ser individual.
Un besito y gracias por leer, como siempre.

Reply
Escondite de mamá 25 septiembre, 2017 at 7:18 pm

Que de chorras se dicen basando todo en “Estudios cientificos de…” Mi segundo hijo es del 30 de noviembre, tiene 10 años y no cumple con nada de lo q se comenta. Que manera de meterles miedo e inseguridades a los padres con artículos ridículos. Menos mal q luego se leen post como los tuyos y caemos en cuenta de que es mejor tomarse las cosas con humor y dejar q cada niño se desarrolle de acuerdo a sus capacidades que en general nada tienen que ver con los meses del año.

Reply
Principesa de Preslav 26 septiembre, 2017 at 7:45 am

Mira, con los comentarios recibidos en FB sobre el tema, podemos escribir un estudio basado en hechos reales. Quizá lo haga. Besis.

Reply
Aventuras Menudas 2 octubre, 2017 at 10:02 am

Vaya pedazo de artículo. Yo también he flipado mucho con eso, la verdad. En mi caso tengo dos, dos de diciembre (sí hija, puntería que tienen unos). Uno del 28 de Diciembre (en su clase aún hay otra peque del 30 de diciembre) y mi hija del 26 de Diciembre como la tuya, que es la más peque de la clase. Pasando de todos los comentarios, todo depende de ellos mismos, su carácter y su manera de ser. En mi caso tengo comprobado que no depende del mes… que sí, que si tienen en clase niños de Enero parecen los padres de los míos, por supuesto. Que es un año de diferencia y desde luego el tema de escolarizar por el año de nacimiento no se si está del todo correcto… pues también (a lo mejor deberían entrar en cada curso a partir de cumplir sus correspondientes años de ese curso, no se…). Pero bueno, mi hijo fue uno de los primeros en leer (“a pesar de ser de diciembre, palabras de la profesora”), tiene un control sobre su cuerpo brutal con lo que hace piruetas y cosas que otros niños no les sale, se nota más pequeño en su madurez, pues sí, pero por lo demás, no he visto nada que vaya por detrás de los demás. Mi hija, también influenciada por ser la segunda, andó a los 9 meses (socorro, eso si que es un peligro… jajaja). Dejó el pañal por voluntad propia a los 18 meses (no sabes las peloteras para ponerle el pañal y decía que no quería llevar eso y yo, pues me tienes que pedir pipi, si si, me decía, coñi y cuando no tuve más posibilidad que confiar en ella, tenía razón la muchacha, sabía hacerlo!!!!), y lo más fuerte, está intentando leer (que encima le va saliendo a la tía) con 3 años a principio de curso de 2º de infantil. Que nadie me diga todo lo que has puesto ahí sobre mis hijos de diciembre, porque tengo muestras de que nada depende de ser de diciembre o no, sino de su motivación, su forma de ser y su interés por las cosas. Depende de ellos mismos. Pasa de todo y sigue a tu peque y apoyala en todo, que es lo que realmente vale la pena. Besotes

Reply
Principesa de Preslav 2 octubre, 2017 at 2:10 pm

Gracias por leerme. Mi hija va sobre ruedas también, con timidez, que no tiene nada que ver con la edad y feliz.
Como tú dices ellos mismos nos dan lecciones.
Un beso

Reply

Leave a Comment