Los piojos han vuelto – World War P

posted by Principesa de Preslav 13 septiembre, 2017 0 comments

Piojos. Los piojos son como los zombies solo que sobre zombies se escriben novelas, comics, se hacen series y películas con Brad Pitt de protagonista; y a los piojos se les deja en el olvido. Bueno, en el olvido no, porque son la pesadilla de padres y madres curso tras curso. ¿De dónde vienen? ¿quién sería el mono cepa, el primer infectado, el zombie primigenio, en el caso de los piojos? ¿Cómo puede ser que después de todo un verano con cada crío en su casa y ausencia total de piojos, lleven 4 días en el colegio y ya haya dos casos?

Luego nos tachan de conspiranoides, pero ojo es porque ¡queremos saber!

PD/ Cuando se desengadene World War P, Brad Pitt ya sabe dónde buscar.

Brad Pitt combatiendo piojos

Yo también luzco así de imponente en mi lucha contra los piojos (foto vía 20minutos)

Ya sabéis que el año pasado libré una batalla hasta la extenuación por liberar la cabeza de mi hija de los malditos piojos. Cuando parecía que todo había terminado, como cuando Brad llega a la otra parte del mundo en busca de respuestas, los piojos volvía a aparecer. No quiero ni hacer cálculos del dinero que nos dejamos en: árbol de té, lendreras, gel de prevención, tratamientos para quitar, gorros de baño de plástico… pero si pienso en ello, me veo a mí misma como el científico especializado que llevan y se pega un tiro a sí mismo al resbalar bajando del avión.

Sin ir más lejos, el año pasado uno de los piojos de la cabeza de mi hija me escribió una carta el muy sinvergüenza. Normal, estaba como en Marina Dor ¡qué guay!

4 días de colegio

Desde abril de este año que no volvimos a tener visitantes en la cabeza de la niña (ni en la mía, que no recuerdo cosa más espeluznante que sentir cosquilleo en el cuero cabelludo, rascarme y sacarme un puto piojo). Pasaban los meses y éramos felices, todo eran bandas sonoras de Hans Zimmer mientras jugábamos en la playa, llovía en pleno agosto y nos divertíamos en familia. Entonces legó septiembre y la vuelta al cole.

Parece que esté hablando de hace meses pero no, el colegio empezó el jueves pasado. Es decir, ayer hacía 4 días que habían vuelto al colegio y ha hay dos casos de piojos en clase. ¿Que me expliquen cómo ha podido pasar?

Yo nunca he sido de conspiranoias pero me parece muy significativo que hayan empezado los anuncios de tratamientos anti piojos en la televisión y cuatro días después los tengamos en clase. Con menos pruebas que estas Estados Unidos invade un país y lo deja patas arriba, eh.

Nuestros trucos contra los piojos

Me parecía feo poner una foto de un piojo así que he puesto de pijos

Otro de estos engañabobos que nos quieren meter con calzador es el maldito árbol de té. Como experta en el tema, os garantizo que si un crío es propenso a coger piojos, no hay árbol de té que lo impida. En palabras de nuestro pediatra: “si un niño NO es propenso a coger piojos, no importa que se bañe en ellos (que la imagen da asco solo de pensarlo), no los cogerá”. Al contrario ya sabéis lo que pasa.

Nosotros usamos vinagre. El vinagre de toda la vida diluido en agua es lo único que nos sirvió para repelerlos y dejar de cogerlos. Total, no penséis que el árbol de té huele mejor. Por otro lado, después de probar varias marcas para deshacernos de ellos, la que mejor nos fue era Goibi (pero creo que por casualidad) y después descubrimos un champú de Mercadona (mucho más barato, claro está) que tanto quita piojos como liendres y nos funcionó muy bien.

Ayer Salomé me hizo llegar un spray vía Twitter que parece matarlos del ambiente (de sofás, sábanas, toallas, etc) esto ya sería para recomendar encarecidamente a las escuelas, porque no importa lo que trabajemos en casa si después allí pululan a sus anchas porque, puede ser, que las marcas se encarguen de ello (súper presuntamente). Os lo dejo por si acaso os interesayo no lo he usado y no sé si a parte de matar piojos acaba con otras formas de vida así que cuidado y leed bien las instrucciones.

¡Seguimos en la brecha!

Puede que te guste también...

Leave a Comment