El momento en el que empieza el concierto y no ves nada

posted by Principesa de Preslav 25 agosto, 2017 0 comments

El título hace referencia a los conciertos pero, vamos a ver, me refiero a cualquier evento festivo en el que llevas tiempo esperando para asegurarte un sitio en el que disfrutar y poco a antes de que empiece… se hace la noche y no ves nada.

¡Es frustrante! Y esta es la crónica de algunas de mis experiencias.

Y no ves nada

Son las fiestas de Bilbao, la Aste Nagusia, y aquí la fiesta es ir de txosnas (unas casetas gestionadas por las comparsas que lo ponen todo a disposición de la gente para pasarlo bien). Cada comparsa tiene su estilo y organizan concursos, comidas, conciertos…

Una de ellas, Pinpilipauxa, es famosa por su purpurina. No es una purpurina cualquiera, es esa que te delata, que te hace imposible ocultar dónde has estado y que aunque te frotes con Volvone, no desaparece. Hay casos donde años después descubres una motita de purpurina pegada en alguna parte de tu piel y te recuerda que una vez fuiste joven.

Total, La Pinpi es conocida por sus conciertos, dónde año tras año invitan a grandes divas: Sonia (de Sonia y Selena), Yurena (antes Tamara), Viceversa (tu piel morena sobre la arena, nadas igual que una sirena), Chimo Bayo (hu-ha), Malena Gracia… un sin fin de buenos momentos dónde la calle se colapsa. Espero que alguna vez recuperen a Locomía.
Ayer era el momento de Azúcar Moreno y no podía faltar, porque Bandido es una santo temazo.

Imaginad el Arena de Bilbao lleno de gente expectante de ver a Toñi y Encarna Salazar. Chorros de purpurina, bebidas en vasos de plástico re utilizables y todos recordando canciones de las divas. Llevas un rato esperando, bochorno bilbaíno aderezado con xirimiri (ese que te destroza el pelo, pero no parece mojarte) y empujones constantes de la gente que quiere, en el último momento, encontrar el mejor sitio. De eso hablo. ¿Lo habéis sufrido verdad?

Imagen del desfile de la ballena (foto de El Mundo)

Uno de los eventos más concurridos de la Aste Nagusia de Bilbao es el desfile de la ballena. Cuando me refiero al desfile de una ballena, entended que esto es Bilbao, ¿eh?. Este desfile se contrató en el aniversario de la fundación de Bilbao por la Fundación Bilbao 700 y de repente se hizo habitual cada año. Legiones de niños, niñas, padres, madres, jubilados… abarrotan la Gran Vía para ver estos enormes globos atravesar el cielo, batukadas, pescadores con confeti, música, cometas de papel… un auténtico espectáculo.

Este año llevé a mi hija por primera vez. Ella es muy asustadiza, pero pensé que le gustaría. Pasamos el día en Bilbao y a las 4.30 nos amparamos en la sombra, en un banco muy acogedor, para merendar y comer helado mientras esperábamos. Empezaba a las 6.

El banco inicialmente estaba vacío, media hora después ya estaba lleno, cuarenta y cinco minutos después dónde cabíamos todos, uno tuvo que ponerse de pie. Una hora después ya estábamos todos de pie menos los recién llegados (es que nunca sabes cómo pasa, pero pasa)
Coloqué la silla estratégicamente para una vez empezara el desfile, poder estar bien con la niña en brazos. Alguien tuvo la necesidad de mover esa silla y quitarnos el sitio y no puedes hacer nada, porque mientras defendes tu espacio en un lado, te lo quitan por el otro.

A ver, que es un evento principalmente para los críos dónde los adultos también disfrutan pero, ¿qué es más importante? ¿Que los chavales vean lo que pasa o que los jubiletas de turno consigan las bolsas festivas que lanzan los bailarines? Seguramente sabés de qué os hablo y os ha pasado algo parecido.

Al final vimos el desfile sí, pasamos de una primera fila a la quinta y como los globos vuelan, puedes verlos.

Me he vuelto muy paciente y conciliadora con los años, pero me hizo especial gracia cuando alguien me dijo: “Puedes ponerte aquí si quieres para verlo mejor” a lo que respondí “es que es ahí dónde estaba antes de que llegaráis y nos echaráis poco a poco”

Yo soy muy de ir a conciertos, lo he sido siempre. Mi preocupación antes era tener un buen sitio para ver a los artístas. Me gusta ir al foso, de pie, saltar, gritar, cantar mal… siempre me ha pasado estar bien feliz con mi sitio y de repente, no sabes cómo, alguien se abre paso diciéndote que va para delante y efectivamente, se va a poner delante de ti y a taparte todo. Lo mejor es cuando les dices que no ves nada y que estabas ahí primero, porque a ellos les importa un puto chiflo.

Ahora me conformo felizmente con que no me pisen, no me tiren bebida encima y no me aplasten. Si escuchas la música es lo mejor. También es cierto que he visto un par en grada las últimas veces.

Por cierto, cuando me daba por hacer fotos absurdas mientras estaba de concierto, siempre me acababa saliendo una persona calva en el puto centro de la foto. Coleccioné fotos de calvos en conciertos de Muse, Metallica, Rammstein, Nightwish, Oofspring, Limp Bizkit, etc y anoche coleccioné otra en Azúcar Moreno.

Contadme, ¿cuántas veces os ha pasado y cómo habéis reaccionado?

Puede que te guste también...

Leave a Comment