Soy mujer y no quiero ser madre

posted by Principesa de Preslav 26 marzo, 2016 18 Comments

Supongo que con el título: Soy mujer y no quiero ser madre, uno se puede hacer a la idea de qué va este post.

Hace tiempo que tengo pendiente hablar de este asunto ya que he visto una serie de comportamientos que me han llevado a hacer una reflexión al respecto. Pensar en por qué la sociedad sigue enquistada en creer que una mujer, por el mero hecho de serlo (que no es poco), deba ser madre me da que pensar.
Seguramente habrá hombres a los que alguien, algún alma perdida, haya algún día preguntado si piensa ser padre o no, pero como es un tema muy focalizado en las mujeres; chicos, lo siento, pero os voy a excluir de mi reflexión.

Este es un tema complejo, así que espero no herir la sensibilidad de nadie.

Antes que nada y para que sirva como ejemplo, vamos a hablar de George Clooney. Siempre es un buen momento para hablar de George Clooney ¿verdad?
Bien, el amigo George, años considerado el hombre más sexy del mundo, con la mirada caída, canas, en su día dueño de un cerdo ya fallecido, soltero de oro, director comprometido… un buen partido, un hombre íntegro con valores y moral. Tiene 54 años y se casó con Amal Ramzi en 2014 dejando, por lo tanto y lógicamente, de ser soltero.

Como bien decía Eva (de Opiniones Incorrectas) el otro día, “Clooney es más viejo que el fuego” y sin embargo, nunca he leído una entrevista en la que le preguntaran si tenía pensado ser padre. Sin embargo, me juego el cuello aunque no tenga datos fehacientes, a que a Amal Ramzi (abogada de renombre internacional activista en pro de los derechos humanos, especializada en Derecho Penal, Internacional, Derechos Humanos y Extradición), ahora mujer de Clooney, de 38 años, sí le han hecho esa pregunta.

Es una de las cosas que tiene nuestra sociedad, que un hombre de 50 años de la categoría de George Clooney (o Leonardo Di Caprio, más joven, pero también soltero) es alabado por su soltería, casi aplaudido por mantenerse “independiente” y, sin embargo, una mujer como Jennifer Aniston haya tenido que ser sometida al juicio del Mundo, de los curiosos, de los cotillas, de rumores, de falsedades, de especulaciones… sobre cuándo sería por fin madre.

En el caso de Aniston parece ser que su deseo era el de ser madre y por eso ahora está esperando gemelas, pero ¿y si no hubiera sido el caso? ¿cuántas veces hemos leído a Cameron Díaz decir que no tenía ninguna intención de ser madre y tener que justificarse por ello? ¿por qué Marivel Verdú debe responder por enésima vez a por qué no desea ser madre? ¿y que hay de todas esas mujeres anónimas que nos rodean y han decidido tomar la misma decisión se deben someter a la censura de muchos?

La pregunta más inapropiada

Me duele reconocer que son las propias mujeres quienes realizan la pregunta más inapropiada e hiriente que se puede realizar a otra mujer. De verdad lo creo. Casi más doloroso que insinuar que una mujer no es capaz de conseguir cualquier propósito que se proponga en la vida por el mero hecho de ser mujer, es afirmar que una de las metas de toda mujer es tener hijos. Es hiriente, maldita sea, como si las mujeres sólo hubiéramos sido concebidas para ser madres.

¿Por qué me parece inapropiado? pues porque se pueden dar dos casos:

  1. Que la mujer en cuestión haya tomado la decisión, personal y consciente, de que no desea tener hijos (por el puñetero santo motivo que le haya dando la real gana y que no tiene que justificar ante nadie) y por lo tanto, cada vez que se le insiste en el tema no se hace más que incidir en que, de alguna forma, está faltando al deber de ser mujer.
  2. Que la mujer en cuestión tenga deseos de ser madre y que la biología se lo esté poniendo complicado o, simplemente, no haya conseguido la situación personal propicia con la que le gustaría ser madre.

En el primero de los casos, estas mujeres no necesitan que les miren de esa manera llena de juicio e incluso lástima porque están en su pleno derecho a decidir qué hacer con su vida. Tener matriz no es inherente a tener el deber de concebir una vida y no querer tener hijos no convierte a una mujer en menos mujer. Me parece mentira que haya personas a las que haya que explicar esto.

Lo he dicho y lo repetiré las veces que sea necesario: “Ser madre no te hace mejor mujer (ni persona)” por mucho que las motherbitches (como de ahora en adelante llamaré a las nazis de la maternidad) se empeñen. Un cristiano no es mejor persona por el mero hecho de ser católico y de eso sabemos mucho leyendo la prensa.

En el segundo de los casos, la intención con la que se realiza esa pregunta sea buena o mala, causa dolor. Porque puede que esa mujer lleve tiempo intentándolo y no lo haya conseguido, porque esa es una situación hiriente que desencadena mucha frustración. Porque quizá esa mujer se imaginó que encontraría una situación personal “X” con la que ser madre y no lo haya conseguido (ya sea sentimental, laboral o lo que sea). En cualquier de los casos, la pregunta está fuera de lugar.

Recuerdo como hace años, después de una cena de amigas, nos encontramos a la salida del restaurante con unas compañeras del instituto. Recuerdo como una de ellas, rezumando progesterona, comenzó a interesarse por el estado de algunas de nosotras y cómo miró a la más mayor del grupo y le soltó a bocajarro: “¿Y cuántos años tienen tus hijos?”. Recuerdo como se paró el tiempo y nos quedamos calladas. Mi amiga, siempre alegre, respondió: “Yo no tengo hijos” a lo que la otra comentó: “¿Todavía no tienes hijos?”

Os juro que habría dado cualquier cosa por tener la capacidad de parar el tiempo al estilo de Max Payne, sacar un palo, uno largo, y arrearle una somanta de ostias a esa señora que después de años sin saber de nosotras no tiene ni idea de la situación personal de nadie como para emitir ningún juicio y mucho menos, para humillar a una persona.

Soy mujer y no quiero ser madre

El otro día leía este artículo en Smoda de El País a cuenta de la nueva moda de no querer ser madre.

Para empezar, he de decir que me parece absurdo la tendencia que tenemos a etiquetar todo. ¿Una moda? leía en otro artículo de Cromos un titular que decía: “¿Será un nuevo estilo de vida entre algunas famosas?” ¿Pero de qué estamos hablando?

Para empezar, una mujer no tendría que dar ninguna explicación sobre por qué ha decidido no ser madre. Es más, no debería ser ni un tema a discutir, ni tema de debate, ni respuesta a una pregunta. Debería ser una decisión privada de la que no se debería preguntar. Sí señor, al igual que en Suecia está terminantemente prohibido preguntar si una mujer piensa tener hijos, aquí debería ser igual a todos los niveles.

Una moda es que los hombres se dejen barba o que vuelvan a llevarse las hombreras. Si por un casual un día se pone en auge estudiar arquitectura o magisterio, no creo que consideremos que se haya puesto de moda ser arquitecto o maestro. Quizá entendamos que sean carreras con más salida. Es un mero ejemplo.
Si estamos hablando de la forma en la que las personas han decidido vivir su vida, me parece una frivolidad pensar que se debe una moda. Repito, moda es esto de llevar los selfies a límites absurdos, no querer tener hijos es una decisión demasiado personal como para considerarla moda.

Indagando un poco sobre este asunto, he descubierto que 1 de cada 5 mujeres de Irlanda, Reino Unido, Canadá, EEUU o Australia y que se encuentran en edades superiores a los 45 años no tienen hijos. En el caso de Japón y Alemania son 1 de cada 3. De todas esas mujeres, que no son pocas (como para llamarlo moda o nuevo estilo de vida), el 10% ha decidido por voluntad propia no ser madres, otro 10% no ha podido serlo por problemas biológicos y el 80% restante no lo ha sido por las circunstancias personales en las que se han visto envueltas.

(Estos datos han sido extraídos de Gateway Women, una web dedicada a estas mujeres y donde se habla de todas las situaciones sin prejuicios para ayudar en la medida de lo posible a las mujeres que no son madres y buscan mujeres como ellas)

Antaño (y esta vez, cuando digo antaño no hace remontarse muy atrás en el tiempo) era casi habitual, normal, natural, que una mujer irrumpiera su carrera profesional para ser madres y cuidar de los niños. Ahora se achaca a la “liberalización de la mujer” que haya aumentado el número de mujeres que ha decidido sacrificar una vida familiar para tener una carrera profesional de éxito.

¿Nos cuesta tanto entender que haya mujeres que no quieran ser madres? ¿por qué? ¿por qué no nos cuesta tanto asimilar que haya hombres que no quieran ser padres? porque es exactamente lo mismo. Dicha mujer puede tener una carrera brillante, una vida plena, tiempo libre para hacer lo que le de la real gana, habrá a quien no le gusten los niños (que no es un crimen) o sólo le gusten los niños ajenos (que tampoco es un crimen)… el asunto es ¿a ti qué te importa?

Una amiga, a la que aprovecho para saludar desde aquí, nos daba una visión muy particular sobre este tema:

Para mi, estas mujeres y hombres están haciendo un gran favor a la humanidad al decidir no tener descendencia biológica, ya que a nivel global el problema de la superpoblación es grave y se prevé que incrementará. El planeta y sus recursos son limitados.Cuidemos de los que ya están

Apuntad esta otra opinión al respecto:

Lo que ocurre en la vida de esas mujeres es mucho más complejo de lo que parece, pues no siempre se trata de una decisión propia o una cuestión biológica. Hay mucho más

Se trata de la opinión de Joy Day, fundadora de Gateway Women y autora del libro Rocking the life unexpected dirigido al 47% de mujeres de entre 15 y 47 años que no tienen hijos. Biblia de este asunto, que “atormenta” a más mujeres de las que pensamos, en parte, por culpa del egoísmo que impera en nuestra sociedad.

Conclusión

Yo soy madre. Lo soy porque un día recibí la llamada de la naturaleza y esperé a encontrarme en el momento personal adecuado (que por suerte conseguí) para intentar serlo. Un día me quedé embarazada y ahora mi hija tiene 15 meses.

Puedo decir orgullosa, porque me parece que mis padres me educaron bien, que nunca he realizado la pregunta fatídica a una mujer o un hombre. Puedo decir que a mi alrededor han surgido todo tipo de situaciones que nunca he juzgado, otras en las que me gustaría creer que he servido de ayuda, otras en las que no he podido más que lamentarme y muchas de las que me he alegrado.

Mi carácter me hace ser empática, puede que a veces tonta o inocente, pero me niego ser cruel de forma deliberada.

La próxima vez que sientas la curiosidad de saber si una mujer tiene hijos, si pretende ser madre o si no lo es saber por qué. Si alguna vez te da por pensar que es raro que haya mujeres que no quieran tener hijos, piensa en las que deciden tenerlos para después desentenderse de ellos por pereza, por comodidad o por egoísmo.

Puede que te guste también...

18 Comments

Montse morte 26 marzo, 2016 at 1:45 pm

Simplemente genial!! Creo que el problema es de las personas que tienen hijos porque simplemente lo manda la sociedad. Mi hijo también tiene 15 meses y ahora la pregunta del millón es “¿has pensado ya en tener otro?” y si respondes que no, pues viene el discurso de que los hermanos tienen muchos beneficios, se hacen compañía…Pero y si ni yo lo sé, porque hay que estar explicándose constantemente!! En fin, que lo has narrado de maravilla. Saludos!!

Reply
Principesa de Preslav 26 marzo, 2016 at 3:25 pm

Es cierto, ahora lo que toca es cuándo el segundo. Pues cuando me salga del higo… Literalmente! Qué gente más petarda.

Reply
Opiniones Incorrectas 26 marzo, 2016 at 3:44 pm

Jajaja el post es buenísimo, tía.

Es que es súper fuerte, a las mujeres sin hijos siempre se les pregunta lo mismo, aunque tengan un pedazo de trabajo y unos proyectos impresionantes.

A mí, con un libro de éxito recién publicado, mis primas (me sacan entre 15-20 años) sólo atinaban a preguntarme que cuando me iba a casar. Ni una pregunta sobre de qué iba el libro, qué tal la presentación, enséñanos las entrevistas o cómo es Vargas Llosa en persona. De llorar me daban ganas…

Besos

Reply
Principesa de Preslav 26 marzo, 2016 at 6:38 pm

Yo creo que la educación que hemos recibido tiene mucho que ver y si no te han enseñado a respetar un mínimo y a entender que las mujetes somos mucho más que tetas y vagina; mal vamos.
Ya ves, escribes un libro, que no lo hace cualquiera y no saben ni valorarlo.
En fin, besis

Reply
Maruta 26 marzo, 2016 at 5:25 pm

Estupendo artículo, yo no tengo hijos por qué no me ha salido del higo. Punto. Y he tenido que aguantar comentarios hirientes tanto de hombres (cágate lorito) como de mujeres. Y muy de acuerdo con lo de la superpoblación, para que traer más niños cuando ya sobramos? Lo que más me gusta es que lo haya escrito una madre, ahora te admiro mucho mucho más! Hay una frase muy buena no recuerdo de quién… No tengo que tener hijos solo por tener un útero, como no tengo que ser cantante solo por poseer cuerdas vocales. Un beso

Reply
Principesa de Preslav 26 marzo, 2016 at 6:36 pm

Hola Maruta! Me alegra verte por aquí.
Efectivamente, basta de tener que dar explicaciones por todo y mucho más por temas tan personales.
Un besote muy fuerte y la admiración es mutua porque me encanta lo que haces.
Un besote

Reply
Paty 27 marzo, 2016 at 1:10 pm

Lo de hacer preguntas impertinentes es una forma de ser en este pais. Si no estas casado, para cuando? Si no tienes,hijos y el bebe para cuando? Si tienes un hijo, y el hermanito? Parece que la felicidad es estar casado y llenos de hijos. Y si puede serlo para algunas personas pero no para otras.

Reply
Enrique 27 marzo, 2016 at 8:37 pm

Tiene bemoles que haya que llegar a prohibirlo legislativamente para que nos demos cuenta. No sabía que en algún país ya lo hubieran hecho; yo de momento simplemente defendía que la respuesta asociada a ese tipo de preguntas debería ser un tortazo con la mano abierta o, en caso de que el inquisidor bocazas sea un hombre, un rodillazo en la entrepierna al ritmo de un «y tú, ¿ya has sido padre antes de este rodillazo?».

Eso en el ámbito personal; cualquier pregunta de ese tipo en una entrevista de trabajo, por ejemplo, no es que esté fuera de lugar, es que debería ser tan sancionable como que te pregunten por tus creencias religiosas. Otra cosa es lo difícil que pueda ser demostrar sobre qué te han preguntado en esa situación, porque incluso llevar una grabadora encima tendría dudosa validez en un juicio, diría yo.

Lo malo, como en tantas otras cosas que os perjudican a las mujeres en un mundo diseñado a menudo por y para los hombres, es que en el aspecto biológico nosotros jugamos con cierta ventaja. Y me explico: hasta cierto punto, entiendo que la preocupación por la edad sea mayor en una mujer que en un hombre. Nosotros lo tenemos más fácil para ser padres de edad avanzada, mientras que en vuestro caso, no es raro que conseguirlo sea a costa de mucho esfuerzo económico y personal una vez que el cuerpo decide que ya no lo ve tan claro. Es una jodienda, pero es así, ¿no? Eso no quita para que haya que ser bocazas para preguntar o insinuar siquiera este tema si nadie te ha dado vela en el entierro.

En cualquier caso, parece mentira que con lo que ha cambiado nuestra sociedad en apenas 30 años tanta gente —gente joven, incluso— siga anclada en estereotipos tan caducos. Que no, coñe, que no hace falta estar casado, con coche, hijo e hipoteca a los 30 para estar a gusto.

Con lo único que no estoy del todo de acuerdo es con el argumento del exceso de población. En un mundo ideal sería perfectamente válido, pero no olvidemos que vivimos separados por numerosas fronteras, y que el reparto de la población y los recursos no es precisamente uniforme. Sería genial que ambos se repartieran equitativamente por el globo pero, de momento, lo que tenemos es un país con una balanza de población preocupantemente deficitaria. Da para otra discusión enormemente compleja los problemas que eso podría traer en el futuro. Que sí, que los que queden tendrán más sitio y más recursos por cabeza, pero sólo con empezar a hablar de las pensiones ya podríamos cuestionar seriamente si es una ventaja o no que la natalidad española sea tan baja.

Buena entrada en cualquier caso 😉

Reply
Principesa de Preslav 27 marzo, 2016 at 8:57 pm

Hola Enrique,
Yo tampoco estoy muy de acuerdo con el tema de la población. Es un argumento que me dio una amiga y quien si lo analizamos puede ser interesante.
Quizá quienes no quieran tener hijos biológicos podrían valorar a futuro hacerse cargo de niños huérfanos mayores (que nadie los suele querer). Por poner un ejemplo.
En Suecia decían que estaba penado preguntarlo por invadir la privacidad de las personas. En el mismo reportaje se daba una lección de cómo enfocar la maternidad como algo normal y no como un problema.
Graciad por leerlo y comentar.

Reply
Mami esto está chuli 28 marzo, 2016 at 5:15 pm

Siempre hay comentarios o preguntas para todo. Si tardas un poco en tener hijos que cuando vas a tener, y luego ques cuando el segundo. En mi caso como eran dos niños que cuando iba a ir a por la niña. La cuestión meterse en la vida de los demás e indagar. Me encanta tu post. Es genial. Un beso

Reply
Principesa de Preslav 28 marzo, 2016 at 6:15 pm

Es que la gente nunca va a tener suficiente en la organización de las vidas ajenas. Ahora que en las suyas propias pueden hacer lo que quieran.
Besos!

Reply
Naar 28 marzo, 2016 at 11:51 pm

HOla!! Vengo por “culpa” de Eva de Opiniones Incorrectas que recomendó este post y tuve que venir por fuerza, claro. Yo no quiero ser madre. No he querido nunca. Y no sé si cambiaré de opinión (francamente, no lo creo) pero estoy hasta el moño de las preguntas, las presiones y los juicios. Que yo no le he dicho a mis amigas “huy, has tenido un hijo, qué asco de vida te espera, ya no vas a disfrutar de nada nunca más y todo tu mundo serán pañales, cacas y mocos.” Pues no, claro, porque sé que es su vida, su decisión y que yo tengo una opinión muy sesgada del asunto. Pues ellas sí me han dicho cosas semejantes de mi estado de soltería o de no querer hijos. Y me cabrea y me toca los cojones, así te lo digo. Así que gracias por escribir sobre el tema una vez más, por rehibindicar el derecho a hacer lo que nos de la gana y por pedir que no se pregunte tanto, que la gente es una impertinente y una tocapelotas.
Y ya de paso, que me quedo por aquí. Nos leemos!!

Reply
Principesa de Preslav 29 marzo, 2016 at 7:31 am

Eres y serás bienvenida!
Mira, yo cuando me preguntan insustancialidades sobre mi hija o cuando tendré el segundo o por qué no doy pecho… Les respondo alguna tragedia inventada.
Qué cuando el segundo: me quedé estéril dando a luz al primero
Que por qué no das pecho: porque tengo una enfermedad cronic y me atiborro a medicamentos que puedo transferir a la niña
Y la cara de subnormal que se le queda a la gente impertinente y cotilla no tiene precio

Reply
ELENA 5 abril, 2016 at 3:53 pm

Estoy de acuerdo en el 99% de lo que dices, pero tampoco creo que el mero hecho de preguntar si se tienen hijos o no (que lo he hecho alguna vez, tanto a hombres como a mujeres) sea para nada de mala educación. Otra cosa es preguntar el porqué o asustarse cuando no se tienen. Es como la edad, no entiendo por qué no se le puede preguntar la edad a la gente, (especialmente a las mujeres), me parece sexista y totalmente discriminatorio, la edad es la edad queramos o no y ya está Un poco más de naturalidad tampoco vendria mal. Otra cosa es por ejemplo las entrevistas de trabajo: ahi prohibiria tanto la pregunta de los hijos como la edad, ya que pueden ser objeto de discriminación.

Reply
Principesa de Preslav 5 abril, 2016 at 4:03 pm

Estoy de acuerdo, la pregunta en sí no es de mala educación. Creo que es el tono y a quien le lances la pregunta lo que puede crear malestar.
Lo la edad por ejemplo a mí no me molesta. Como cumplir años, que tampoco me traumatiza.
Gracias por comentar 😀

Reply
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) 9 abril, 2016 at 1:47 am

Principesa, es genial tu post. Hace falta más conciencia sobre esto porque preguntar sobre si tener o no hijos es invadir la privacidad de la gente. A menos que estén en una conversación donde venga a cuento y con una persona de confianza, yo no la haría, aunque antaño lo hacía.

Ahora tengo amigas que no quieren tener niños o se están decidiendo y desde luego de mí no van a escuchar nada al respecto a menos que me pregunten.

Un abrazo!

Reply
Ana 19 junio, 2016 at 6:19 pm

Excelente post. Yo aplico para el segundo de los casos que mencionas: con deseos de ser madre, pero por alguna razón no ocurría, 3 años en ese proceso, ya te imaginarás: la tristeza, la ansiedad, aunado todo esto a la “presión social”, porque quiérase o no te encuentras en tal estado de vulnerabilidad que te permites caer en esa espiral de negatividad y presión de tu entorno.

Lo más lamentable, es que son mujeres las que te preguntan, hacen bromas, te insisten con el tema, tú le llamas crueldad, yo llegue a catalogarlo como maldad.

Ahora mi hijo tiene 17 meses, nacido casi a mis 40 años, un embarazo y un parto perfectos, nada de alto riesgo, como todos deducen por tu edad, etc, etc.

No me arrepiento de haber recorrido ese camino, porque aprendí, sané, reflexioné y me reafirmo en mi posición de que yo JAMÁS le haría eso a otro mujer, no lo hice antes de ser madre y estoy segura que no lo haré ahora.

Algún día escribiré un post sobre esto.

Gracias por tu post.

Reply
Principesa de Preslav 19 junio, 2016 at 6:38 pm

Gracias por leerlo.

Tienes razón en que nos dejamos influenciar por el entorno. Es duro cuando esperas que pase y no pasa, más si de alarga demasiado (años como dices) y encima se sufre la negatividad de alrededor. Es que es un tema muy sensible y personal y se deivoliza demasiado al respecto. En cualquiera de los casos.

Me alegro de que ahora seas feliz y hayas sanado. Un besazo

Reply

Leave a Comment