Top
Tendencias: homo sapiens vegano | Principesa de Preslav
fade
6630
post-template-default,single,single-post,postid-6630,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.6,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Tendencias: homo sapiens vegano

Los que no me conocéis no sabéis que uno de mis temas favoritos de debate es el veganismo, sobre todo, si el debate es con un vegano que tiene ganas de debatir. La cosa mejora mucho si es un vegano que quiere convertirme al veganismo sin saber que yo no dejaré de comer carne, huevos, leche o lo que sea de origen animal, hasta que empiece otra guerra y no me quede más remedio que comer raíces.

Esta semana saltaba una noticia muy alentadora para la raza vegana en la que se decía:

Un restaurante vegano prohíbe a una madre dar el biberón a su hijo por ser leche animal

Y claro, me caigo de culo, doy una pirivuelta y hago la croqueta (de origen animal).

Profundizando en la noticia descubrimos que ‘El Vergel’, un restaurante de cocina vegetariana de Tarragona y tras el “incidente” publicó un mensaje en sus redes sociales para explicar que adoran a las madres, a todas las madres, incluida la vaca que había generado la leche que formaba parte del biberón de la madre que se sentía humillada por el trato recibido.

Lo que más me choca es la defensa del camarero que impidió a la madre darle el biberón a su bebé:

“Las madres verdaderamente humilladas son aquellas violadas durante toda su vida para tener bebés que son robados: estas madres son las vacas, ovejas y cabras, víctimas del biberón de su hijo”

¿No me digáis que esta parte no es para cagarse en la estupidez de este ser humano? coincido que una madre humillada es aquella que ha sido violada toda su vida, por supuesto que sí, pero usar ese argumento para defender no dar un biberón con leche de vaca me toca los cojones. Evidentemente no habla de madres humanas, habla de madres animales obligadas a que se las tiren sementales de la misma especie para criar y robarles sus hijos para después comérnoslas nosotros los omnívoros asesinos. Ordeñar una vaca, al parecer, es una tortura tipificada en el código penal de los animalistas (que puede serlo, no lo sé)

Esta era la afirmación completa:

“Las madres verdaderamente humilladas son aquellas violadas durante toda su vida para tener bebés que son robados y descuartizados para que los humanos les arrebatemos la leche que era para ellos: estas madres son las vacas, ovejas y cabras, víctimas del biberón de su hijo

Supongo que antes de que una mujer/hombre dé de comer a su bebé algo de origen vegetal, prefieren:

  1. Que esas personas NO vayan a su restaurante.
  2. Que den de comer al bebé en la puta calle.

Me parece incomprensible, sobre todo después de ver algunas de sus respuestas a comentarios negativos en Trip Advisor y comentar a un cliente que no le aconseja abrir ningún negocio ya que no tendría ni idea de cómo gestionarlo. Sin embargo ellos se permiten decirle a una persona que no puede alimentar a su bebé (de 4 meses).

Como dice la “madre humillada”: si prohíben biberones de origen animal también deberían prohibir que la gente entrara con ropa de piel para ser del todo coherentes.

No me parece ni siquiera una cuestión de creencias alimenticias (por llamarlo de alguna forma) me parece de sentido común permitir que alguien dé de comer a un bebé, a su bebé. Y ya puestos, me parece muy valiente por parte del camarero dejarle una notita sobre la mesa en vez de tener huevos de decírselo a la cara. No tiene huevos claro, porque también son de origen animal.

Llegados a este punto, tengo que decir que adoro a los animales, que los respeto tremendamente y que hago todo lo posible por defender sus derechos. Sin embargo, soy omnívora, defiendo el hecho de que los humanos hemos llegado a desarrollar el cerebro que tenemos después de empezar a ingerir carne y, aún entendiendo que los animales que me como no han llevado una vida buena, sigo comiendo carne. También me deshago de los mosquitos que me acribillan en verano, intento matar a los piojos que pueblan la cabeza de mi hija y si tuviera que cazar, probablemente sería vegetariana yo también porque no creo que pudiera soportar tener que matar yo misma al animalejo y tener que preparármelo (igual esto me convierte en hipócrita)

Ahora bien, el camarero se defendía en la crítica recibida en Trip Advisor de la siguiente manera:

“Para nosotros tampoco es fácil afrontar estas situaciones. Lamentablemente, durante el tiempo que lleva abierto el restaurante hemos tenido que presenciar el suministro de potitos con ingredientes de origen animal tanto de manera directa como a escondidas por parte de algunos padres, motivo por el que hemos decidido que no se consuma ningún tipo de comida del exterior”

Han presenciado la atrocidad de alimentar a niños y bebés y no han podido soportarlo y por eso, aconseja a la madre humillada que la próxima vez que vaya al restaurante cambie la leche de vaca por leche de origen vegetal porque a su bebé de 4 meses le va a sentar genial. Es que a parte de vegetariano y vegano es pediatra también.

Tengo un problema con los veganos

Es a la conclusión que he llegado después de varios debates y encontrarme con este tipo de vegano radical que no comprende que haya gente que no comparta sus creencias. Me pasa un poco como con los que vienen a la revista a decirle a Ladycat que le parece muy bien que defienda la acogida de niños saharauis, pero no tanto que les compre la ropa en Zara a sus hijos. ¿Sabéis por qué? porque hay que tener una conciencia muy limpia y un comportamiento muy digno en todos los aspectos de la vida, para dar lecciones de moral a nadie.

Ojalá pudiera decir que la carne que ingiero ha sido tratada dignamente y que no se desperdicia comida como se hace actualmente. Ojalá, ¿me sentiría mejor conmigo misma? seguramente, ¿me siento mal comiéndome una hamburguesa? no, ni por lo que engorda ni por ser de origen animal.

Es decir, tu eres vegano, no comes nada de origen animal pero si vegetal porque los animales sienten y las plantas (seres vivios también) no sienten una puta mierda. Discrepo claro, porque después de estudiar biología tres años aprendí mucho de las plantas y les tengo el mismo respeto que a los animales.
Sin embargo, cuando a estos veganos que vienen a decirme que están un poco más evolucionados que los homo sapiens porque han comprendido que pueden llevar una dieta digna con la naturaleza, les pregunto dónde compran la ropa o si reciclan o si usan medios de transporte que contaminan poco etc. se quedan callados como putas. Al parecer, ya hacen bastante por la naturaleza no comiendo animales, pero les importa tres pares de cojones que unos niños explotados les hagan las Nike o que sus camisetas las hayan tejido personas explotadas.

Yo como animales y compro en Zara la ropa de mi hija, además, tengo unas Nike para ir al gimnasio… podéis imaginar la tortura que me espera cuando muera y me enfrente al juicio final.

Una cosa está clara: que cada uno viva del modo que crea conveniente, a ser posible, tratando de ser consciente del mundo que nos rodea y respetuoso con los demás seres humanos. Yo personalmente antepondré en la mayoría de los casos a los humanos, sobre todo los niños. Pero ante todo, seré educada, que al final, es lo que falta en este tipo de personas que pretenden sentar cátedra.

Veganos que me he encontrado

Solo os contaré dos maravillosas anécdotas acontecidas con una persona vegana que tuve la suerte de cruzarme en el trabajo:

  1. Un día nos comentó que los veganos estaban más evolucionados que los demás porque llevaban una vida sostenible. Estaba muy orgullosa de pasar hambre (porque ella pasaba hambre) a base de comer frutas y zumos naturales. Sin embargo, no tenía ningún reparo en usar maquillaje y champús clínicamente testados en animalitos y su documentación y enseres los llevaba en un bolso precioso de piel.
    Al preguntarle sobre esto último, comentó que lo había comprado antes de ser vegana y que no se la podía juzgar por eso.
  2. La segunda cosa maravillosa que nos comentó es que los animales saben perfectamente qué deben comer, cuál es su objetivo primordial y que los leones, por ejemplo, se habían acostumbrado a comer antílopes, cebras… lo que fuera que había en la sabana. Por eso estaba convencida de que si ella iba donde un león y se le plantaba delante, él no le haría ni caso porque no comen humanos. Le sugerí que lo pusiera en práctica… sólo os diré que ya no trabaja con nosotros.

Escribe un comentario

¿Te gusta nuestro Instagram? ¡Pues vente!