6 Comentarios dolorosos después de sufrir un aborto

posted by Principesa de Preslav 22 noviembre, 2017 7 Comments

La semana pasaba os contaba mi experiencia tras la pérdida de un embarazo y esta semana vamos a comentar algunos comentarios dolorosos que se escuchan después de sufrir un aborto.

Es deporte opinar sobre todo, tanto como lo es quejarse de todo. Quizá sea por eso que la gente tiende a minimizar el dolor de los demás anteponiendo el suyo propio. Cada persona y sus circunstancias son personales, por lo que el resto no tiene por qué saber lo que sufren los demás.

La mayoría de las personas que no han sufrido un aborto tienden a minimizar sus efectos y tratan de quitarle importancia creyendo que así ayudan a quien lo ha sufrido.

Os diré que no me voy a andar con tonterías, no voy a filtrar mi opinión al respecto de algunos comentarios y voy a hablar del asunto sin anestesia.

1.- Por suerte ya tienes una niña.

Seguramente no veamos normal (y sabéis lo mucho que odio usar la palabra normal) que alguien que ha perdido un hermano tenga que escuchar que por suerte le queda otro. Es una barbaridad, ¿verdad?. Entonces, ¿qué le hace pensar a alguien que el hecho de tener otro hijo/a minimiza el dolor de sufrir un aborto?

Hablamos de un embarazo deseado, por lo que se debería comprender que supone una ilusión, unos planes cumplidos, lo que sea. Perderlo abruptamente y el sufrimiento posterior (pastillas, legrados…) parecen quedar en una puta bicoca porque ya tienes otro hijo. Joder, cómo si tu mismo no fueras consciente de que ya tienes un hijo. Es precisamente por esa criatura que te obligas a recuperarte antes para seguir adelante. No hace falta que nadie te lo recuerde y además, NO SIRVE PARA NADA DECIRLO.

Y otra cosa: si se ha ido a por un segundo bebé y se pierde, es que era deseado y perderlo duele. PUNTO. Si nos “conformáramos” con un único hijo, no habríamos ido a por otro.

2.- Mujer legrada mujer embarazada.

Mujer legrada… me cago en tu puta madre lo llamo yo (con perdón de la expresión). ¿En serio me vas a venir con dichos populares que a saber quién cojones inventó y a saber en qué evidencias están basados? ¿Qué pasa, que una vez te hacen un legrado tienes un útero divino que albergará vida chasqueando los dedos?

Parece ser que te reinicien el útero ayuda a la concepción… parece ser. Para mí, es como decirle a una persona con Crohn que por suerte no va a tener estreñimiento (es una falsedad)

Para empezar, el cuerpo necesita meses de recuperación porque ha estado preparándose para un embarazo y hayan pasado semanas o meses, debe volver a su estado original. Fisicamente es una puta carnicería y los dolores no invitan a querer ponerse a crear vida en cuanto viene la primera regla. Pero claro, esto no se lo vas a explicar a un/a persona que no tiene ni idea del tema y te ha soltado la frase mágica post sufrir un aborto y que parece soluconarlo todo.

Ah, qué genial. Yo que llevaba 8 meses buscando un embarazo, ahora que me han hecho un legrado, podré quedarme embarazada rápidamente. ¡Qué ilusión! ¡Menos mal!

Y otra cosa: ¿qué os hace pensar que ese legrado ha sido el primero y qué os hace pensar que será el último? ¿Y si después del embarazo que sucede al legrado viene otro legrado? ¿vas a tener los santos cojones de volver a usar semejante frase?

3.- Por suerte era de pocas semanas.

¿Por suerte para quién?

Evidentemente, será menos traumático que sea inferior a doce semanas. De ahí en adelante suceden otros factores que hacen que la mujer deba sufrir mucho más una vez se produce el aborto (parir, por ejemplo). Pero esto no es una carrera por ver quién sufre más o menos. No va a consolar a nadie saber que la de al lado está sufriendo más, es más, sentirás pena por ella y la somatizaras tú también.

Acabas de sufrir un aborto y la suerte es que era de pocas semanas. ¿Te parecen pocas semanas 11? ¿Te parece poco lo que viene después? Pues sí, cabe ampararse en que podría haber sido mucho peor de haber sido más adelante, pero eso no hace sentirte bien en ningún caso.

4.- Eso es que venía mal, así que mejor que haya pasado.

Se me ha olvidado deciros que junto con el carnet de opinador y de quejica, viene el de todos somos facultativos y podemos saber que el embarazo venía mal porque también hay visionarios. Está claro, si lo has perdido solo puede ser por eso. ¡Veis qué fácil! no me explico cómo hay gente que después de sufrir varios abortos se somete a estudios clínicos para saber el por qué y, casualidades de la vida, no obtienen una respuesta a ese por qué. Pero siempre habrá alguien que te diga “pues porque no venía bien”. ¿No te vale con eso o qué?

Por informar levemente (de diferentes casos que conozco de mi entorno): algunos casos fueron porque el cuerpo de la madre luchaba contra el embrión hasta expulsarlo, porque sufrió una infección durante el embarazo y la medicación hizo que abortara, porque sufría una anomalía que al quedarse embarazada le obligaba a tomar una medicación para evitar perderlo… y, evidentemente, otros sería porque venía mal. En cualquier caso… no consuela y no mitiga el dolor de la pérdida.

5.- El 20% de los embarazos acaba en aborto.

¡Ah bueno! sabiendo esto no veo cómo podemos ponernos tristes. El 20% de los embarazos acaba en aborto, eso quiere decir que el otro 80% no tiene por qué terminar en aborto, por lo tanto, ¿por qué íbamos a tener que sentirnos mejor por pertenecer a ese desgraciado 20%? ¡Somos especiales, joder, que somos del 20%!

En serio, pensad en qué momento puede servir de ayuda o apoyo emocional a una mujer que acaba de sufrir un aborto, que le recuerden que a otras también les pasa. Mal de muchos consuelo de tontos. ¿Se te ocurriría decirle a una persona que acaba de ser diagnosticada de cáncer que se consuele sabiendo que una de cada tres personas sufrirá uno a lo largo de su vida?

6.- Después del legrado todo termina.

Lo cierto es que después del legrado lo único que termina es el embarazo en sí. Ya no tienes lo que iba a ser tu bebé en el interior y el cuerpo comienza a asimilar que todo ha terminado. Más allá de eso, nada ha terminado. Es más, diría que todo no ha hecho más que empezar. Empieza el calvario emocional, empieza el dolor físico, empiezan las preguntas.

Os diré que desde el legrado hasta la primera regla yo me sentí liberada. Me fui de vacaciones,e me entretuve con mi hija, disfruté del buen tiempo. Sin embargo, con la primera regla volvieron las hormonas, el dolor, la intriga por saber por qué había pasado, la tristeza descontrolada. Después empezaron los dolores (tal cual me pasó después de mi primer embarazo) mientras el cuerpo vuelve a su lugar. De ahí que escuchar “estabas de poco” toque los huevos, porque estaba de poco, pero duele todo el cuerpo. Dos meses después, por fin ha dejado de dolerme el cuerpo y parece que todo haya vuelto a su ser, así que NO, después del legrado no termina todo, simplemente, empieza otra etapa de tu vida.

Conclusiones

Veréis, yo he estado en el otro lado y nunca se me ha ocurrido soltar alguno de estos 6 comentarios porque estaba frente a personas que quiero y que estaban tristes.

Para bien o para mal, pasar por todo esto me ha hecho conocer casos de otras familias y mujeres y poder consolarme hablando con ellas y poniendo opiniones en común. Es bien cierto que comentarlo con otras personas que han pasado por lo mismo ayuda. La mayoría, compartíamos la falta de empatía por desconocimiento de nuestro entorno. Esa maldita necesidad de minimizar el dolor. ¿Por qué? Joder, si me duele, tendré derecho a quejarme. Ya se nos pasará el dolor, pero es necesario llorar la pérdida, asumirla.

¿Entendéis ahora por qué las mujeres no suelen hablar de esto? quizá por no tener que escuchar esta sarta de gilipolleces basadas en ninguna experiencia que no hacen más que daño. Es una pena, ¿no creéis? no poder hablar de ello por miedo a que no comprendan tu dolor. Al fin y al cabo, has pasado por un parto en casa o el quirófano… ¿qué importancia puede tener?

Asumiendo la presunta buena voluntad de la gente enfrentándose a esta situación, ajena a ellos, de verdad que no hace faltar decir nada en un momento como este. De verdad que no. Hace falta comprensión y puede que un abrazo. Incluso algún día nos de por hablaros de lo que sentimos y, en ese caso, lo último que necesitamos es un juicio hecho sin conocimiento. 

A veces las palabras sobran.
En este caso concreto, sino sabes qué decir, es mejor que no digas nada.

Puede que te guste también...

7 Comments

Mami Rebelde 22 noviembre, 2017 at 3:53 pm

Tienes toda la razón. Sé que no es comparable pero a mí me ponía de una mala leche por comentarios del estilo con la depresión postparto. Y solo necesitaba q alguien dijese, q putada, quéjate, tienes todo el derecho porque es una mierda q estés así.

Reply
Principesa de Preslav 23 noviembre, 2017 at 9:39 pm

Cualquier situación de dolor de uno mismo, no importa de dónde provenga, no debería de minimizarse. ¿Por qué? En este mundo parece que está mal visto estar triste y se menosprecia la salud mental.
En fin.

Reply
Itziar 22 noviembre, 2017 at 4:44 pm

Haces muy bien expresando tu dolor y quejandote, es como cuando un niño se cae y le dicen no llores, ese niño y tú teneis todo el derecho a llorar, os duele ya está. No he pasado por ello, pero tampoco soy de las de minimizar el dolor, al contrario, tiene que doler o serías inhumana. Enhorabuena porque ayudarás a muchas, sabrán que tienen derecho a quejarse, a mandar a la mierda y a sufrir, porque es duro y duele. Un abrazo enorme

Reply
Principesa de Preslav 23 noviembre, 2017 at 9:39 pm

Está claro que se debería respetar el dolor de cada uno porque es algo íntimo que no se tiene ni por qué entender.
Un beso.

Reply
LaTitaFriki 22 noviembre, 2017 at 10:39 pm

¡Amén hermana!

Reply
Principesa de Preslav 23 noviembre, 2017 at 9:38 pm

Gracias Tita!

Reply
Susana 7 diciembre, 2017 at 3:01 pm

Joder con los opinólogos, con temas de embarazo y crianza veo que proliferan especialmente. Cállate, acompaña a la persona, Y NO SIENTES CÁTEDRA SI NO TIENES NI PUTA IDEA.

Reply

Leave a Comment