El momento de el embarazo y conciliación

posted by Principesa de Preslav 25 marzo, 2015 4 Comments

Siempre había entendido que la palabra conciliación iba ligada a la vida de las madres y los padres, una vez habían nacido sus bebés. Sin embargo, durante mi embarazo, comprendí, que es un término que debería extenderse a la gestación. El embarazo y la conciliación laboral. Imaginad las volteretas que hay que hacer para que esto sea digno.

Todo el mundo ha oído hablar de los síntomas más frecuentes durante el primer trimestre del embarazo. Yo también los sabía, sin embargo, el único síntoma que me acompañó esos tres primeros meses fue una somnolencia perpetua que me impedía concentrarme en absolutamente nada.
Era un humano inútil, incapaz de dedicarle el tiempo necesario al trabajo y capaz de dormirme con los ojos abiertos (sí, es posible)

Seguro que todos habéis tenido una de esas resacas de boca pastosa y ojos pesados que no te deja ni concentrarte en la película que estás viendo (independientemente de que le película sea de Oscar o el telefilm de Antena3 de después de comer); pues la somnolencia del embarazo es prácticamente la misma, sólo que es así todos los días. TODOS LOS DÍAS, desde las primeras semanas, hasta cumplirse el tercer mes.

Embarazo y conciliación

Cuando trabajas por cuenta ajena, todo parece más sencillo. Sólo tienes que respetar un horario y realizar tus tareas de forma responsable y profesional. Se cobra al llegar el fin de mes y te coges unas felices vacaciones cuando te corresponde pudiendo desconectar completamente del trabajo.
Evidentemente, cada trabajo es un mundo, y yo también he sufrido el estrés desquiciante de trabajar por cuenta ajena que me ha llevado incluso a una dermatitis aguda.

Sin embargo, nada como ser empresario (aunque en realidad siempre serás autónomo). Cuando tienes tu propia empresa y esa empresa es de servicios y esos servicios son para clientes que pueden trabajar con su teléfono móvil… entonces eres trabajador 24 horas al día y 365 días del año (366 si es bisiesto). Para bien o para mal, es lo que tienen Internet y la informática.

Tengo una amiga que trabaja en una guardería y que gracias a su convenio colectivo, podía cogerse la baja desde la el cuarto mes. Digo podía porque no era un deber.
A lo largo de mi experiencia laboral me he encontrado todo tipo de mujeres embarazadas: las que trabajaron del primer al último día del mismo, las que tuvieron que cogerse una baja debido a una dolencia o a un riesgo del bebé, las que “hecha la regla hecha la trampa” recurrieron a un especialista para conseguir una baja cuando empezaron a estar “demasiado” cansadas….

Personalmente creo que cada una es libre de hacer lo que desee, pero estoy convencida de que somos plenamente capaces de desarrollar nuestro trabajo, siempre y cuando tengamos un embarazo dentro de la normalidad, y nuestro trabajo no implique un riesgo directo a nuestra situación.

En mi caso, sabía perfectamente que siendo autónoma no iba a poder tener una baja por cansancio. Además, he tenido un embarazo perfecto y sin ninguna complicación (a parte de la somnolencia) que me impidiera desplazarme al trabajo o llevarlo a cabo desde casa.
Bien es cierto que estuve a punto de rendirme en el sexto mes de embarazo porque estaba agotada mental y físicamente. Sin embargo, tal cual me vine abajo, renací y pude seguir trabajando hasta dos semanas antes de que naciera mi hija.

La realidad es que cuando se es autónomo y se está empezando (aunque llevemos ya 2 años), no desconectas del trabajo cuando te vas de vacaciones (Gracias Internet), ni cuando estás enfermo, ni cuando estás en la cama de un hospital después de haber parido, ni cuando se supone que debes de estar de baja por maternidad. ¡Esa es la auténtica realidad de una mujer autónoma!

¿Me hace esto mejor o peor mujer? no me hace ni una cosa ni la otra. Simplemente pienso que, como en las bajas de maternidad (tema que, evidentemente, para los autónomos es también subrealista), las mujeres debemos ser conscientes de nuestros derechos y no abusar de dichos derechos para no caer en frivolidades.

Creo que es más envidia que otra cosa saber que una mujer sin causa aparente se pueda coger una baja por embarazo cuando en realidad, podría perfectamente estar trabajando. Creo que, aunque yo pude haberlo hecho porque mi socia así me lo dijo, no dejé de trabajar porque sopesé mis responsabilidades y llegué a conclusión de que debía ser trabajando. Creo que debería haber un derecho para TODA MUJER a descansar, por lo menos, el último mes de gestación (cuando subir escaleras ya es un infierno, cuando ir de pie en el metro agota y cuando todo,, absolutamente todo, cansa). Pero, también creo, que es algo que no sucederá jamás y que seguirá siendo cosa de los convenios laborales, de ser un trabajador público o no y de ser autónomo o no.

NOTA: mi hija nació el 26 de diciembre de 2014 y yo realicé mi última tarea para el trabajo el 23 de diciembre de 2014. Después, sólo descansé tres semanas porque mis compañeros requerían de mi ayuda para sacar un par de proyectos y porque el tiempo y Haciencia, no espera a bajas de maternidad.

 

Puede que te guste también...

4 Comments

El momento de la maternidad y la conciliación: 16 semanas | Principesa de Preslav 13 abril, 2015 at 8:25 am

[…] ya comenté en un post anterior sobre el embarazo y la conciliación, cuando se es autónomo (o empresauria, como me gusta llamarlo a mí) muchas de las normas que […]

Reply
El momento de empezar la guardería y enfermar 14 octubre, 2015 at 11:46 am

[…] y absurda baja por maternidad, situación que se agravaba más aún teniendo en cuenta que soy empresaria autónoma (lo que vilmente se denomina “emprendedor” y que causa furor sólo entre los […]

Reply
Con Ñ de Cariño 22 octubre, 2015 at 12:36 pm

Muy bueno!!! Yo tuve también esa sensación y vómitos constantes hasta los meses!!! pero nada al pie del cañon. Hay veces que la baja por maternidad no es cuestionable, pero muchas embarazadas se lo pillan como si fuese una enfermedad y … bueno cada cual que se apañe con su conciencia.
Saludos cariñosos

Reply
Principesa de Preslav 22 octubre, 2015 at 1:07 pm

Gracias!
Con el tiempo he cambiado el resquemor que sentía por las mujeres que se aprobechaban de ma baja durante el embarazo por envidia cochina.
🙁
Pero creo que es por el agotamiento!
Un besote!

Reply

Leave a Comment