El momento de la anticoncepción

posted by Principesa de Preslav 29 junio, 2016 4 Comments

Sí, ha llegado el momento de hablar de esto porque a lo largo de mi corta vida (porque 35 años son pocos), me he quedado de piedra al escuchar a famosos, gente de la Iglesia, personas mayores y ahora vlogers de moda, decir todo tipo de cosas que, seamos sinceros, no son verdad.

Así que voy a hacer un sofrito de todos estos momentos y pensamientos al respecto. ¿Os parece?

Así de primeras, siempre me ha sorprendido cuando sale un famoso de turno en la televisión anunciando un embarazo y suelta “ha sido por sorpresa porque no lo buscábamos”. A ver, seamos serios, si no lo buscabas y vas a foie, sabes perfectamente qué debes hacer para no encontrarlo. Todo el que haya recibido una educación sexual mínima lo sabe.
Cuando el famoso de turno es Kiko Rivera y esta no es la primera, ni la segunda, ni la tercera vez que le pasa… entonces ya sospechamos de que aún sabiendo qué debería hacer, el chico NO lo hace (o la chica, claro). En el caso de él, no sabría decir si es por motivos religiosos, en los casos de ellas y siendo una arpía, me atrevería a decir que es para tener un hijo que le de via libre a una vida resuelta (es duro, pero creo que pasa)

Los anticonceptivos

Hay quien todavía no sabe para qué sirven y mira que el nombre lo dice bien claro: anti de en contra, de prevención, de contrario… y concepción, de concebir una vida. Es decir, resumiendo: evitar la concepción. ¿Cómo puede dar lugar a dudas?

Partiendo de esta base, los anticonceptivos no solo sirven para eso. También sirven para prevenir ETS y transmitir enfermedades graves como el SIDA o el Zika (que ahora está muy de moda).

A lo largo de décadas, las personas que trabajan en los países del tercer mundo, han luchado mucho para enseñar a esas personas a usar preservativos, evitar embarazos no deseados, frenar la transmisión del SIDA y, en definitva, educarlos sexualmente.
¿Y qué pasa si el Papa viaja a África y dice esto?

El Papa advierte en África que el condón agrava el azote del SIDA

Pues que de golpe y porrazo y teniendo en cuenta que el catolicismo en África es muy elevado, se carga todo el trabajo de los cooperantes que intentan educar a estar personas en la prevención y el uso de anticonceptivos.
En el mismo artículo veréis como recomienda “que la única receta contra el SIDA es la doctrina sexual cristiana”. Si algún cristiano es tan amable de pasarse por aquí a explicar dicha doctrimna, le estaría muy agradecida.

Os diré que siempre me ha parecido fascinante como esta gente (la Iglesia) habla tanto de matrimonio, familia, sexualidad, sexo, etc. cuando ni practicas sexo (ejem), ni tienen descendencia (ejem), ni tienen permitido casarse. Supongo que está todo escrito en la Biblia, claro.

Para que veáis el grado de cultura de algunos de estos miembros: El arzobispo de Toledo nos recuerda que los zurdos y los pelirrojos son criaturas de Satán.
No sé sus fieles, pero yo leo este tipo de declaraciones y me río cuando nos da por escandalizarnos al saber que en África se comen a los albinos. ¡Pero si el problema lo tenemos aquí! ¡Cuidado con los pelirrojos! ¡Y cuidado con los zurdos!
Ahora, también os digo, prefiero que este arzobispo se ponga a hablar de zurdos y pelirrojos que a darnos lecciones de sexualidad.

La ovulación

Yo os voy a hablar desde la experiencia de personas a mi alrededor. Mi madre y mi tía se llevan 9 meses exactos, mi prima tiene dos hijos que se llevan 10 meses… son dos casos, pero conozco más y tienen nombre y apellidos.

Recuerdo una de las clases de preparación al parto, donde tratábamos el postparto. Un día estuvo dedicado a la ovulación y recuerdo perfectamente la frase: “Que no tengáis la regla no quiere decir que no ovuléis” y esto ha sido así de toda la vida de Dios. La ausencia de regla no implica falta de ovulación y viceversa. Después, que cada uno diga lo que quiera al respecto añadiendo cifras, ciencia, lo que sea…

No tengo constancia de que con lactancia materna exclusiva, prolongada o lo que sea, se evite la ovulación. Y en todo caso, no creo que sin que sea una “ciencia exacta” sea recomendable insinuarlo cuando tienes una legión de fans adolescentes en cuyo cerebro calará hondo ducho mensaje. Me parece una irresponsabilidad.

No voy a decir que este sea el caso, pero si alguien dice algo semejante y después descubres que tiene 6 hijos, puede saltar la alarma.

Creencias y familia

Es innegable que la educación que hemos recibido en casa y colegio, influye en nosotros. Tener o no una creencia religiosa también influye, sobre todo si esta creencia deja bien claro que el objetivo de las familias es tener descendencia y se lleva a rajatabla.

Yo no soy una experta en esto. Yo he estudiado en un colegio público donde se nos dieron clases de sexualidad de la mano de uno de los ginecólogos de prestigio de Euskadi (al que podría sacar los colores si quisiera, pero no es el caso, ni el momento) y posteriormente, en el instituto, tuvimos todo tipo de información al respecto de anticoncepción, ETS, etc.
A mí nunca me hablaron del método ogino y no supe de qué iba hasta que estudié cómo conocer el ciclo de ovulación y leí un artículo donde recomendaban aplicar el método ogino al revés.

Yo he tenido siempre claro que en caso de foie y no querer embarazos no deseados, debía poner anticonceptivos de por medio. En mi caso, además, debido a la intolerancia a una de las hormonas que se segrega en la menstruación, siempre he tenido que usar parches o aros anticonceptivos.

Pero volviendo a esto de las creencias. En mi pueblo hay varios varios: el obrero, el de clase media y el de clase alta. Dentro de estos barrios están los nacionalistas, los de izquierdas y los de derechas. Es un hecho. También es un hecho que verás familias de unos 33-35 años con su primer hijo en el parque si vas a los barrios a) y b), pero también que encontrarás cuidadoras con niños de entre 0 y 6 años en los parques del barrio c)

No me olvidaré nunca de una conversación entre dos mujeres del barrio c) en el metro. Ya sabéis que uso mucho el metro. Bueno, estaban hablando de sus respectivos hijos. Una sumaba 3 y la otra sumaba 5. Ninguna de las dos era mayor que yo (tendrían 30 como mucho) y las dos eran “mujeres de” hombres con altos cargos. Ambas con crucifijos colgando del cuello, ambas dedicadas a sus familias.
¿Hay algo malo en ello? No, pero es significativo, ¿no creéis? Es decir, las creencias influyen.

La conclusión

Es bien sencilla:

a) Si no quieres un embarazo no deseado: o bien no foie o bien pones a tu disposición la anticoncepción

b) Si tus creencias te impiden la anticoncepción: dejara que la Naturaleza siga su curso, pero entonces no te sorprendas del resultado

c) Que no tienes claro cómo va el asunto de la ovulación: pues consulta con un ginecólogo que te de toda la información al respecto antes, después o durante lactancias, etc… porque por esta regla de tres, si la LME evita la ovulación y quedarse embarazada, ¿cuánto pasa desde que das el primer biberón hasta que sueltas el primer óvulo? ¿Es instantáneo? ¿pasa un ciclo?

Simplemente quería contaros esto.

Puede que te guste también...

4 Comments

Escondite de Mamá 29 junio, 2016 at 11:50 am

Aquí estoy en mi salsa! Mi primer hijo fue buscado…A la primera embarazo! El segundo…Dia de los enamorados, una cosa lleva a la otra…zasca! Embarazo…con el primero con 5 meses. Luego tuvimos unos 8 años de anticoncepción y coherencia hasta que un desliz…y zasca! Las gemelas! Por lo cual cada vez q lo hemos hecho mal embarazo. Asi que en mi caso, atea y de clase media todo fue cuestión de inconciencia jaja

Reply
Principesa de Preslav 29 junio, 2016 at 12:26 pm

jajaja ¡Genial! coño, eres súper fértil y los muñecos de tu marido son un portento.
Pues mira, tienes 4, si sois felices ¡Es lo que importa!

Reply
Naar 29 junio, 2016 at 3:23 pm

A mi abuela le dijeron que mientras daba el pecho no podía quedarse embarazada. Ella se lo creyó. 10 meses después de mí tío nació mi padre. O sea, que funcionó estupendamente, vaya. Lo único que evita un embarazo 100 % es la abstinencia, pero como no mola, el preservativos es la solución (además de las es, obviamente). Que no nos cuenten rollos,nunca podemos saber seguro si estamos ovulando o cuando va a ocurrir.
Un beso!

Reply
Aprendemos con mamá 2 julio, 2016 at 4:26 pm

El embarazo no se tiene que tomar a broma, es una persona a bordo que luego necesitará cuidados y una buena educación. Ya no hablamos sólo de dinero, que también si no tienes ni para las facturas no sé cómo vas a comprar lo mínimo de un bebé¿? Sino que se le tendrá que dedicar muchas horas y diría yo que la vida entera.

Los preservativos protegen de las enfermedades de transmisión pero no son 100% efectivas. Porque a veces la otra persona no lo sabe aún o no lo dice por miedo al rechazo o lo que sea y las enfermedades más graves tipo Sida y Hepatitis se transmiten con facilidad e incluso con la saliva y el sudor y con sangre de las encías o de cualquier otra parte. Hay que tener mucho más cuidado.

Reply

Leave a Comment