La plagiocefalia postural en un bebé

posted by Principesa de Preslav 1 septiembre, 2015 2 Comments

Para empezar entendiendo el problema y el por qué del mismo, os explico lo que es la plagiocefalia postural:

La plagiocefalia posicional o postural es un trastorno del cráneo caracterizado por el aplanamiento uni o bilateral de la región occipital en relación directa con el apoyo continuado del cráneo infantil, tanto durante la vida intrauterina como después del nacimiento, manteniendo abiertas las suturas posteriores.

En nuestro caso, la niña dormía siempre boca arriba y no había forma de conseguir que se pusiera de costado. Además, ha sido un bebé que siempre ha dormido mucho (los primeros meses estaba más tiempo dormida que despierta) porque lo que, con el tiempo, nos dimos cuenta de que la cabeza se le quedaba plana por detrás.
En la revisión de los 3 meses ya nos dijeron que teníamos que controlarlo y realizar algunos cambios en su rutina tales como:

  1. Cambiarle la orientación en la cuna cada semana: así los estímulos que le vienen siempre del mismo lado pasaban al otro. Teniendo en cuenta que seguía durmiendo boca arriba, no cambió mucho la situación.
  2. Tenerla a diario boca abajo haciendo los ejercicios para fortalecer el cuello y la espalda.
  3. Trabajar con ella ambos brazos para que aprendiera a usar ambas manos por igual (por entonces usaba más el izquierdo que el derecho y en edades tempranas no significa que sea zurdo y hay que evitarlo)
  4. Intentar que durmiera de lado con ayuda de almohadas o cuñas, forzando que no pueda volverse: esto fue imposible.

 

En el caso de la niña, como la “malformación” era únicamente en la parte trasera de la cabeza, la plagiocefalia era braquiocefalia. Además, era totalmente simétrica por lo que no entrañaba ningún tipo de riesgo neurológico.
En otros casos, las suturas del cráneo se cierran demasiado pronto por la presión o la deformidad es irregular, lo que conlleva el uso del casco ortopédico durante unos meses para corregirlo.

Dentro del nerviosismo que me provocaba toda la situación, hasta que supimos que no era más que una anomalía estética y que tenía solución, pensé que sólo accedería al sudo del casco ortopédico en caso de que hubiera riesgo funcional.

La plagiocefalia postural

Cascos ortopédicos personalizados

Ya sabéis que Internet está para lo bueno y para lo malo. Desde que vi que la niña tenía el problema estuve indagando y dado que nuestro caso era leve, me fui tranquilizando y descubriendo distintas formas y materiales para favorecer la corrección de la cabeza.
Pero poniéndome en lo peor, miré webs de cascos ortopédicos y pensé “si tenemos que ponerle uno, por lo menos que sea chulo”, y encontré esto: “artísta convierte cascos ortopédicos en obras de arte

Ejercicios y rutinas para la corrección

Del pediatra nos mandaron a rehabilitación y de rehabilitación a neuropediatría. En rehabilitación nos dijeron que era postural y que no recomendaban el uso del casco porque era una cuestión estética, por lo que respiré más aliviada.
En neuropediatría, donde os puedo asegurar que el mejor de los males era lo que nos pasaba a nosotros y donde la sala de espera es sobrecogedora; nos comentaron que sólo usaba la mano izquierda, así que debíamos estimular a la niña el lado derecho.
De ahí nos mandaron a rehabilitación otra vez y tuvimos que volver una última vez a neuropediatría para que nos dieran el alta cuando ya tenía 6 meses.

La ayuda física que nos recomendaron llevar a cabo consistía en:

  • Colocar al bebé varias veces al día boca abajo hasta que se sostuviera sola y durante bastante tiempo
  • Jugar con ella con objetos que llamaran su atención e intentar que cogiera todo con una mano y con la otra
  • Cambiarle la posición en la cuna: dos semanas con los estímulos a su derecha y dos semanas con los estímulos a su izquierda
  • Tratar de que durmiera de una postura que no fuera boca arriba

Conseguimos todos los puntos salvo, de nuevo, el último.

Objetos de ayuda para la corrección

En este caso particular, lo único que nos ha servido y con lo que hemos ido viendo una mejora progresiva ha sido: el cojín mimos.

Dado que empezamos a corregir la braquicefalia con 3 meses, compramos el cojín talla XXL con la funda (para que transpirara) por 55€.

 

Usábamos la almohada para cuando dormía en la cuna, siendo el único método con el que conseguíamos que no se saliera de ella y pasara toda la noche reposando la cabeza en el agujero y así liberando la presión del cráneo de la nuca.
La colocábamos en el capazo de paseo, donde pasaba la mayor parte del tiempo que no estaba durmiendo. La poníamos en la alfombra de juegos y ya, por último, en la silla de paseo hasta que empezó a ir erguida y la cabeza no estaba tanto tiempo apoyada.

En 3 meses habíamos percibido la mejoría y como empezaba a corregirse.

 

Antes del cojín mimos, gastamos el dinero en un par de trastos que tenemos guardados en el armario en la sección “trastos de Klaudia que no han servido para nada”.

 

Uno de ellos era esta almohada Molto: se supone que facilita “obligar” al bebé a que duerma de costado porque tiene dos rodillos que impiden que el bebé pueda girarse. Digo “se supone” porque recién dormida, la niña sí que se quedaba en la zona marcada, pero una vez empezaba a cambiar de postura, prácticamente acababa con la almohada de sombrero o la tiraba bien lejos para no volver a verla.
Un par de noches nos duró el invento.

Y otro artilugio fue una almohada especial para “evitar y corregir” la plagiocefalia que resultó ser una almohada de biscolatex la mar de cómoda, pero que no hacía absolutamente nada. Esta la tenemos guardada para cuando empiece a usar almohada normal porque es cómoda.

Calculo que nos dejamos unos 125€ en probar cosas hasta que dimos con el cojín adecuado.

Hoy día, con 7 meses, sigue durmiendo con la almohada mimos XL.

Referencias

Por si alguien quiere saber más sobre la plagiocefalia o tiene el mismo problema que nosotros y quiere informarse, os dejo unas cuantas referencias que leí en su momento:

Puede que te guste también...

2 Comments

Loqueven 7 octubre, 2015 at 9:37 am

Hola!
Nosotros también pasamos por el problema de la plagiocefalia y terminó en casco. Hicimos todo lo que comentas, incluyendo el tema del porteo a tome para que al menos durante los paseos no hubiera presión sobre la cabeza y así pudiera ir creciendo con la forma correcta, pero nada funcionó y tuvo que estar tres meses con el dichoso casco durante todo el día y un mes mas por la noche.
Aunque al principio parece un dramón poner a tu bebe un casco, lo cierto es que es preferible ponerlo a que de mayor tenga una deformidad aunque sólo sea estética.
Una vez pasada la primera semana con casco la verdad que todos nos acostumbranos y no es para tanto, es verdad que es algo que es preferible evitar, pero bueno, que todos los males sean esos.
Nosotros el casco lo personalizamos con algunas pegatinas infantiles y la verdad que dentro de lo que cabe, el peque iba bien molón!
Un beso.

Reply
Principesa de Preslav 7 octubre, 2015 at 9:40 am

Muchas gracias por pasarte y contarme tu experiencia. En nuestro caso era una deformación muy leve, por eso decidimos que el casco no era una oción. POrque era imperceptible. Como bien dices, si va a ser algo más severo, como vuestro caso, efectivamente el casco puede ser la solución.
Me alegro de que os solucionara el problema.
Un abrazo!!

Reply

Leave a Comment