Reflexión sobre la extinción

posted by Principesa de Preslav 31 mayo, 2016 3 Comments

Aunque hable de la Madre Naturaleza, este post no va de maternidad. A veces es bueno desconectar y esta es otra de esas reflexiones que me ronda la cabeza de forma recurrente (como ya me pasara con lo del nudismo que os conté).
En este caso, la reflexión es sobre cómo nos llevamos las manos a la cabeza por que el pobre oso panda gigante esté en peligro de extinción y, sin embargo, nos la bufe que el atún rojo esté corriendo la misma suerte. ¿Sabíais lo del atún? ¿y qué opinión os merece ahora que lo sabéis? sed sinceros… no tenéis ningún tipo de empatía hacia el atún rojo, sobre todo porque comemos atún, pero el panda nos parece ultra tierno.

Pues os voy a contar mi reflexión sobre la extinción.

Os voy a empezar hablando de la sobrevaloración del oso panda. Particularmente creo que cuando la evolución creó a este animal, la Madre Naturaleza ya tenía previsto que no iba a perdurar en el tiempo. Sería como un divertimento para ella, como juntar trozos de muchos animales para hacer el ornitorrinco para volver loco al humano intentando catalogarlo en algún género.

¿Que por qué? sencillamente porque es imposible pensar que este animal tenga visos de reproducirse como Dios manda si sus hembras sólo son fértiles 72 horas al año. Es decir, que si para los humanos ya es complicado reproducirnos, imaginad si hay que averiguar los malditos 3 días al año que está lista una panda para concebir, que en esos 3 días haya un panda dispuesto a procrear (que seguramente si hay un panda cerca estará más que dispuesto teniendo en cuenta las escasas oportunidades de fua) y que, dado el caso, el oso de en la diana de la osa y creen vida. ¿Cómo coño no van a estar avocados al fracaso como especie?

Son animales solitarios que sólo se juntan para el celo. Imaginad el revuelo: que la señora panda va a estar de celo sus 3 días de rigor y corre la voz entre todos los pandas de la zona que empezarán el viaje para merodearla y ver quién es el elegido para aprovechar al máximo las horas que queden de celo desde que se conocen hasta que se dan amor.

Cuando nacen, las crías de panda pesan la 1/900 parte del peso de su madre. Estamos todos a vueltas con eso de los zoos y tal, pero ¿os imagináis a un bebé panda sobreviviendo en estado salvaje (donde sólo quedan unos 1600 pandas? ¿Habéis visto alguna vez un bebé panda recién nacido? aquí tenéis uno:

reflexión-sobre-la-extincionSi este fuera su estado habitual, seguramente nos importaría tres pepinos que estuviera a punto de extinguirse y sino, a las pruebas del atún rojo me remito.
Sin embargo, en unos meses, adquieren este aspecto:

reflexión-sobre-la-extincion-bebe

Y claro, a este animalillo ya no podemos decirle que no a nada. Pero no os engañéis, no es porque seáis animalistas ni nada de eso, es porque es un animal tierno y bonito.

Esté es el atún rojo en extinción:

web_230607_1_49066

Es bonito ¿verdad? (tenía que hacer el chiste)

Pero, a ver, por favor, si hasta el logo de WWF es un panda. ¿Os imagináis poniendo el atún rojo de logo de WWF? ¿o un murciélago? Evidentemente el murciélago no podía ser porque, aunque esté en peligro también, el choteo sería máximo al relacionarlo con Batman. Y el atún, por razones evidentes, tampoco generaría mucha empatía. Pero un panda sí, lo sabéis, un panda, un gorila, un tigre, un oso polar… esos mamíferos nos enternecen y por eso son mejor reclamo que un maldito pescado que solemos comer. ¿Comemos panda? no, pues eso. Por cierto, en China se penaliza con la muerte dar caza y muerte a un oso panda, así que cuidado con hacer alguna gracieta sin vais allí de turisteo y os encontráis uno.

Pero, ¿que nos pasa con la caza de ballenas o los cachiporrazos que se les dan a las foquitas en época de caza? que nos revuelven el estómago. Sin embargo, ver una granja de pollos o como los franchutes ahogan a las ocas para hacer foie (que no fua, que aquí se puede crear confusión) les molesta a los animalistas y a los demás nos deja igual. Si las foquitas molidas a palos tuvieran este aspecto, nos importarían un huevo:

uranoscopidos-top-animales-mas-feos-oceano

Pero ojo, con esta reflexión no quiero dar por hecho que esté a favor de la violencia contra los animales. Es decir, el hombre come animales aunque es el único que caza y no para comer, sino por pieles, tráfico de marfil y demás barbaridades que nada tienen que ver con mi reflexión pero que, sin embargo, son los motivos que llevan a la extinción a muchas especies.

La propia reflexión

Está clara cual es la reflexión de la extinción, ¿no? Por un lado, el humano lucha contra sí mismo por preservar algunas especies maravillosas de las cuales cada vez quedan menos unidades y la mayoría de estas especies son mamíferos. Será porque a la vista nos parecen más agradables o por ser fieles a nuestra clase. Será quizá por eso que los mamíferos nos parecen más atractivos que los reptiles.

Quizá también debería desvincularme de la norma porque a mí siempre me han gustado los animales tirando a feos, nos inadaptados socialmente, aquellos que WWF nunca pondría en su logo y por los que la mayoría de humanos no haría una campaña para evitar que se extinguiera. Sino, preguntadle a Consorte qué animales elijo cuando me plantea el dilema.

En España tenemos una especie de esas que en breve habrá desaparecido, el lince ibérico. No importa lo mucho que se luche por su reproducción, la Madre Naturaleza ya ha puesto su maquinaria en marcha para terminar con él, ella y la carretera que cruza Doñana donde unos cuantos humanos atropellan a este animalejo unas cuantas veces al año. Y los osos pardos libres de Pirineos y Picos. Antes se decía cuántos había viviendo de forma salvaje, pero entonces volvían las cazas ilegales así que ahora se lleva en secreto y se cree que ya hay una comunidad más razonable de osos como para no desaparecer.

Como en todo, se ve que lo estético prima sobre muchas otras cosas y en esto de la extinción también pasa. Pensadlo la próxima vez que veáis una noticia sobre una masacre de elefantes sólo para quitarles el marfil, sobre un cazador famoso que haya abatido un guepardo, sobre la caza de ballenas por parte de los japoneses o el linchamiento a las foquitas en Groenlandia… pensad en el dragón de Comoro (que lo habréis visto con Frank de la Jungla), pensad en mi amigo el Atún rojo, en la abeja Franklin (que no será hermosa pero da equilibrio a la biosfera), pensad en el tiburón ballena y esa boca buzón que tiene el pobre que le habrá costado risas varias en el océano, pensad en el murciélago rojo… reflexionad sobre los animales en general y el daño que les estamos haciendo aunque sólo sea visitando animalarios, zoos o aquarios.

¿Pensáis que es lícito pro parte del hombre luchar contra la extinción criando estos animales en cautiverio? porque yo reconozco que me pirran estos animales, las jirafas, todos los monos y simios, los delfines, los elefantes (que tengo pasión por ellos) y me gusta ir a parques como el de Cabárceno a verlos, pero no sin tener un resentimiento moral por ello.

Y ahora viene la pregunta, ¿de qué equipo de extinción sois?

la-extincion-feos la-extincion-mamiferos

Puede que te guste también...

3 Comments

Carolina Mamá Resiliente 31 mayo, 2016 at 2:52 pm

Qué buen post… yo también pienso mucho sobre qué puñetas está haciendo el ser humano… y al final siempre llego a la misma conclusión, somos una especie que actúa como una enfermedad.

Luchamos por un animal pero a otro que le den. Nuestros perros y gatos viven como reyes, pero nos comemos los cerdos que tiran directamente a las cuchillas para hacer jamón york sin rechistar.

Es una gran contradicción.

Cada ser vivo nace con dos o tres taras que le llevará a la muerte. ¿Qué nos hace pensar que el planeta, como organismo vivo que es, no está regido por esta norma? ¿Y si el ser humano es la especie que acabará con el planeta?

Hoy mismo he escrito sobre ecología también…

Un beso!

Reply
Principesa de Preslav 31 mayo, 2016 at 7:42 pm

Es que el ser humano está arriba de la cadena y da igual lo buenos que seamos que el impacto qué generamos solo viviendo ya afecta a todo alrededor.
Es un tema digno de reflexión!

Reply
Las incoherencias del PACMA | Principesa de Preslav 19 julio, 2017 at 10:11 am

[…] sabéis lo que opino de este tema y sino, aquí tenéis un post al respecto. El impacto del hombre en el entorno del oso panda hizo que las plantaciones de bambú […]

Reply

Leave a Comment